Publicidad

Desamparados a causa de la diáspora

Casas de abrigo reciben diariamente niños cuyos sus padres debieron emigrarar

Las casas de abrigo de niños huérfanos o en situación de abandono reportan que ya no se dan abasto y casi a diario reciben la visita de familiares y de personas que han quedado a cargo de menores de edad tras la partida de sus padres que preguntan si los pueden dejar en esos albergues.

“Los chamos están quedando a cargo de un familiar o de algún vecino porque los padres se están yendo hacia Colombia o hacia otros países a trabajar, y por supuesto que lo hemos notado en la calle”, dijo el director de la asociación civil Red de Casas Don Bosco, el abogado Leonardo Rodríguez.

A esta asociación pertenecen 10 casas que dan cobijo a más de 1.300 menores de edad de todo el país y forman parte de los 86 albergues infantiles que no dependen del Estado que, sumados a los 27 estatales, pueden estar cobijando a unos 5.000 niños y adolescentes remitidos por tribunales, dice el abogado.

Comenta que hay menores de edad que se han ido de sus hogares y solo pasan por los “patios abiertos” de las casas Don Bosco para bañarse, descansar un poco y comer algo, pero retoman la vida en la calle.

“En promedio unos 16 chamos pasan por los patios abiertos y muchos nos han reportado que su mamá y su papá ya no están en el país y que ahora ellos están viviendo con alguna tía, con alguna abuela”, dice Rodríguez y señala que los chicos aseguran que prefirieron irse a la calle en vez de quedarse con estos familiares.

Otra situación que están afrontando los responsables de estas casas hogares es que cada semana reciben “solicitudes de tías, de abuelas, de familiares” para ingresar a niños “cuyos padres se fueron del país y que dejaron a sus hijos bajo la responsabilidad de ellos”.

“Dicen que no tienen cómo mantenerlos”, comenta el abogado y señala que para los encargados de los albergues “es nuevo esto de recibir familias en la puerta de la casa hogar pidiendo el ingreso de ese niño” pues “el procedimiento ordinario” es que sean remitidos por tribunales de protección de niños y adolescentes.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad