Publicidad

Rusia y EEUU no lograron rebajar la tensión sobre Venezuela

Rusia y EEUU acordaron hoy normalizar las relaciones entre los dos países, pero no lograron rebajar la tensión en ninguna de las crisis abiertas, como Venezuela e Irán.

 

«Como somos las dos mayores potencias nucleares, la tensión entre Rusia y EEUU repercute negativamente en la situación en el mundo», dijo el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en rueda de prensa tras reunirse con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo.

 

Por eso, agregó en el balneario ruso de Sochi (mar Negro), «Pompeo y yo hemos coincidido en que hay que intentar dar pasos prácticos para corregir esta situación».

 

Todo fueron buenas intenciones al inicio de la reunión. Pompeo recordó también que el presidente de EEUU, Donald Trump, está decidido a «mejorar» las relaciones con Rusia, ya que es algo que redundará «en beneficio» de ambos pueblos.

 

Lavrov incluso adelantó que si EEUU presenta una propuesta formal, el presidente ruso, Vladímir Putin, aceptará reunirse en la cumbre del G20 en Osaka con su homólogo estadounidense, que canceló abruptamente el encuentro previsto a finales del pasado año en Buenos Aires por el incidente naval en el mar Negro entre Rusia y Ucrania.

 

El propio Putin dijo posteriormente al recibir también a Pompeo que el Kremlin está dispuesto a restablecer «plenamente» las relaciones con la Casa Blanca.

 

«Tengo la impresión de que el presidente (Donald Trump) pretende reconstruir las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y los contactos para resolver los temas de interés mutuo», indicó en la residencia presidencial.

 

Pero las cosas ya no parecieron tan de color de rosa después de tres horas de intensas consultas entre Lavrov y Pompeo en las que repasaron los principales conflictos mundiales.

 

«Estados Unidos y más de 50 países consideran que ha llegado la hora de que (el presidente de Venezuela, Nicolás) Maduro deje el poder», dijo Pompeo, que no perdió la sonrisa en ningún momento en su primera visita a este país.

 

El jefe de la diplomacia estadounidense, cuyo país respalda al líder opositor Juan Guaidó, que ha sido reconocido como presidente del país por más de una cincuentena de naciones, cree que Maduro debe renunciar para que «termine el sufrimiento del pueblo venezolano».

 

«Esperamos que el apoyo ruso a Maduro se termine», enfatizó. Por su parte, Lavrov le replicó de manera no menos tajante: «No se puede instaurar una democracia por la fuerza».

 

Fuente:EFE

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad