Publicidad

Se fue la audición de victoriano ejemplar

Hoy, en horas de la mañana, víctima de una larga y penosa enfermedad, falleció en la ciudad de Carcas el conocido cómico y músico victoriano Rafael Cayito Aponte.

 

Cayito, como era conocido desde su nacimiento, el día de San Cayo, se destacó en múltiples facetas, desde el canto lírico hasta la gastronomía, tal como se refleja en un trabajo especial publicado por El Clarín en el año 2010 y que a continuación se transcribe como un homenaje y un recuerdo a esta figura insigne del arte nacional.

 

Si alguien pregunta en La Victoria o en Venezuela por Rafael José Aponte Álvarez, tal vez muy pocos puedan contestar, pero de seguro si la interrogante es por  “Cayito”, todos, absolutamente todos, sabrán de quien se está hablando.

 

Este singular personaje, conocido por su trabajo humorístico de más de 50 años en la “Radio Rochela”, nació en la heroica ciudad un 22 de abril, (día de San Cayo, por lo que le viene su apodo) durante la primera mitad del siglo XX. Creció en la casa de su padre, Don Carlos Aponte, ubicada en la Plaza Ribas y considerada como un Ateneo de facto de la ciudad, pues allí convergían en tertulias, poetas, escritores, músicos o simplemente amantes de las artes provenientes de diversas partes del país.

 

Para alguien que crezca en este ambiente, es muy difícil desligarse del arte en cualquiera de sus manifestaciones, de allí entonces que Rafael “Cayito” Aponte, desde muy joven comenzó a cultivar el canto lírico como tenor. Cabe señalar que en esta faceta, no tan conocida como la humorística, Cayito también destacó, llegando a actuar incluso en el  Teatro Nacional de Caracas, en 1961, con un repertorio que contó con más de 20 títulos de las zarzuelas más conocidas. En la misma década de los sesenta participó en el Teatro Ribas de La Victoria con la Compañía de Zarzuelas y Operetas María Francisca Caballer.

 

Entre las obras interpretadas que le dieron resonancia se cuentan: «Don Pasquale», «Elixir De Amor», «Tosca», «Rigoletto», «Bohemme», «Rita», «Don Giovanni», «Barbero De Sevilla», «Caballería Rusticana», «Il Campanello», «La Serva Padrona», entre otras. Por otra parte, ha cantado los oratorios: «Réquiem» de Mozart, «Réquiem» de Verdi y «Stabat Mater» de Rossini.

 

También desde niño, en la casa de Don Carlos, hacía imitaciones de políticos y cantantes de moda, inclinación está que llevó hasta la facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela cuando inició estudios superiores de donde fue sacado por Charles Barry y otro grupo de cómicos de Radio Caracas Televisión para que trabajara en el famoso Show de las 12 de Víctor Saume, donde se mantuvo durante tres años haciendo imitaciones de cantantes y luego caricaturas de políticos. Pero fue en 1960 cuando los cómicos rocheleros tuvieron un espacio producido por Tito Martínez del Box, de ahí partió también «Radio Rochela Radio»  y otros programas que se transmitían al interior del país en cadenas de 27 emisoras.

 

Su pasión por las artes escénicas y musicales, Cayito la comparte por otra afición: la culinaria. Se considera gran amante de la cocina, de allí que a lo largo de su vida ha fundado cinco restaurantes, siendo el primero en La Victoria, donde fue pionero de la venta de carne en vara en el establecimiento que aún se mantiene con el mismo nombre de El Estadero.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Simón Henrique López

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad