Publicidad

Los océanos saludables necesitan tiburones

A 40 años después, durante el verano de 2015, Américan cinéfilos hace mala publicidad del tiburón para aumentar el terror contra ellos y desconociendo la labor de limpieza que hacen en los océanos propagan: “Se conoció a un animal que "vive para matar ... una máquina de comer incómoda ... que te tragará todo",  palabras que desde el tráiler de la liberación de "Jaws" de junio de 1975, reforzaron  la imagen errónea y muy arraigada de los tiburones como voraces devoradores de hombres

A 40 años después, durante el verano de 2015, Américan cinéfilos hace mala publicidad del tiburón para aumentar el terror contra ellos y desconociendo la labor de limpieza que hacen en los océanos propagan: “Se conoció a un animal que “vive para matar … una máquina de comer incómoda … que te tragará todo”,  palabras que desde el tráiler de la liberación de “Jaws” de junio de 1975, reforzaron  la imagen errónea y muy arraigada de los tiburones como voraces devoradores de hombres.

En estas décadas desde el lanzamiento de “Jaws”, el número de tiburones en los océanos del mundo ha caído dramáticamente. Se estima que aproximadamente 100 millones de estos animales acuáticos mueren cada año, un número profundamente insostenible que está empujando algunas especies hacia la extinción.  Tiburones sedosos y tiburones martillo han sido cazados a menos del 20 por ciento de su tamaño de la población anterior en gran parte de su rango, y los tiburones oceánicos han disminuido en más de 99 por ciento en algunas regiones.

A muchos otros tipos de tiburones no les está yendo mucho mejor, y se necesita una acción global inmediata para salvarlos. Los tiburones son peligrosos probablemente porque son los depredadores más eficaces en la tierra, limpian de peces débiles y enfermos  y sus cadáveres los mares, protegen el ecosistema, sin embargo, se calcula que unos 270.000 tiburones mueren a diario.

El autor de JAWS, Peter Benchley, quien luchó apasionadamente por la protección de los tiburones durante años hasta su muerte en 2006, con frecuencia se lamentaba del miedo generalizado a los tiburones generados por su libro y la película. En uno de sus muchos lamentos públicos sobre el tema, Benchley dijo, “los tiburones no apuntan a los seres humanos, y ciertamente no guardan rencor.”

Bueno es saberlo, mejor es recordalo, porque durante mucho tiempo hemos dado a los tiburones una amplia razón para hacer ambas cosas. Ahora debemos trabajar para darles una razón para darnos las gracias.

Científicos demuestran que el agotamiento de los tiburones en todos los océanos, están resultando en la pérdida de especies de peces y mariscos de importancia comercial en la cadena alimentaria, incluidas pescas claves, como el atún, que mantienen saludables a los arrecifes de coral. la perspectiva de su extinción puede significar el final para muchas más especies.

Este tema es particularmente significativo ahora que miembros del Congreso, representantes de gobiernos estatales y locales, académicos, expertos en negocios, científicos y conservacionistas oceánicos se reúnen en D.C. para Capitol Hill Ocean Week. Al respecto, el Presidente Obama designó a junio como el mes nacional de los océanos, diciendo que “un océano saludable y próspero es esencial para todas las personas durante todo el año”.

La alarmante disminución de los tiburones se debe principalmente a la demanda de sopa de aleta de tiburón en China, donde se considera un manjar y un símbolo de riqueza y éxito. Los tiburones son asesinados por un alimento que ha asumido un valor cultural, pero que no es importante para la supervivencia o la salud humana.

La demanda de aletas amenaza a los tiburones de todo el mundo, desde el Caribe y el mar Mediterráneo hasta los océanos Índico, Atlántico y Pacífico. En febrero de 2014, un proveedor de pescado de San Francisco fue capturado con más de 2.000 libras de aletas de tiburón, y es seguro asumir que representa sólo una fracción de las aletas que entran a la corriente global de comercio todos los días.

Decenas de millones de tiburones son capturados intencionalmente o son atrapados accidentalmente por pescadores que buscan otros peces, como el atún o el pez espada en lo que se conoce como “captura incidental” o “accidental”, pero, la mayoría de los veces, es el resultado de un aparejo de pesca indiscriminado que casi siempre atrapa a los peces que no son de interés para los pescadores y luego son arrojados al océano, muertos o moribundos.

Uno de los más usados y perniciosos de estos engranajes consiste en una línea de monofilamento que puede extenderse hasta 40 millas detrás de un buque pesquero, cebada con miles de anzuelos. Las aves marinas, las tortugas marinas y un sinfín de otras especies también se enganchan al intentar tomar el cebo y son arrastradas bajo el agua y se ahogan. Esta matanza generalizada de tiburones debe ser detenida si estos predadores del ápice deben permanecer en los océanos del mundo.

La vida en los océanos, que cubre 2/3 de nuestro planeta, ha disfrutado de una relación con los tiburones por cerca de 450 millones de años, pero,  los tiburones modernos evolucionaron hace 100 millones de años.

Su presencia continua es importante por muchas razones:

  • Los tiburones mantienen las poblaciones de presas saludables eliminando a los enfermos y los más débiles de sus poblaciones de presas, y algunos también limpian el fondo del mar para alimentarse de cadáveres e impiden la propagación de enfermedades y previenen brotes que podrían ser devastadores. Así fortalecen las reservas genéticas de las especies de presas que quedan.
  • Los tiburones mantienen los lechos de algas marinas y otros hábitats vitales sanos por medio de la intimidación  regulan el comportamiento de las especies de presa, y evitan el exceso de pastoreo en hábitats vitales porque los tiburones necesitan arrecifes saludables para sobrevivir y de esta manera contribuyen al mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas marinos y ayudan a asegurar un adecuado equilibrio de vida en la red de alimentos marinos.
  • Los tiburones también regulan muchas poblaciones de vida marina, para que esas especies de presa no causen daño al ecosistema, mediante la superpoblación.
  • Como consecuencia de la baja poblacional de tiburones ha aumentado desmesuradamente la población de rayas y de tiburones más pequeños que, al contar con pocos depredadores naturales, se multiplican y requieren de cada vez más vieiras para alimentarse. Cuando acaben con las vieiras que también colecta el hombre, comenzarán a alimentarse de otras especies, dañando tanto la salud del ecosistema como la economía de determinados sectores recolectores.
  • Economicamente, los tiburones valen mucho más vivos porque son los principales encargados de evitar “invasiones” de especies sobre otras, optimizando que los arrecifes, por ejemplo, mantengan su diversidad. eliminando los muertos. Muchos buceadores recreacionales y otros entusiastas del océano buscan lugares para visitar en los cuales el ecosistema marino está intacto, lo cual es señalizado por la presencia de tiburones. El valor de por vida de un tiburón de arrecife en el agua es un estimado de $1,9 millones, mientras que el mismo tiburón muerto por su carne y aletas es típicamente vale alrededor de $108.

Los tiburones crecen lentamente, se reproducen relativamente tarde en la vida, y tienen pocos jóvenes, factores que podrían ponerlos en una vía rápida a la extinción sin medidas agresivas de conservación. Estos esfuerzos deben abarcar tres frentes: reducir la demanda de productos de tiburón; establecer fuertes protecciones para salvaguardar a estos leones del mar; y cumplir rigurosamente las leyes que protegen a los tiburones.

La buena noticia es que estamos empezando a ver el progreso en todas estas áreas. En marzo de 2013, la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) enumeró cinco especies de tiburones — oceánico oceánicas, marrajo sardinero y tres especies de cabezas de martillo — que no pueden comerciarse sin permisos CITES y con pruebas de que el/los animales fueron atrapados de manera sustentable y legalmente. Pew y otros grupos interesados lucharon arduamente para asegurar estos anuncios, y se está llevando a cabo un esfuerzo global para asegurar que se implementen efectivamente.

Ahora casi el 70 por ciento de los residentes de Hong Kong encuestados en 2014 han reducido o dejado totalmente de consumir sopa de aleta de tiburón, según investigaciones conducidas por la Asociación Bloom y la Universidad de Hong Kong y refleja una tendencia que también han visto las principales cadenas de hoteles y restaurantes en China y otras partes del sudeste asiático  en un plato que ha sido ofrecido durante mucho tiempo en los menús de la boda.

De manera especial,  las Bahamas, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Cook, los Estados federados de Micronesia, la Polinesia francesa, Honduras, las Maldivas, las Islas Marshall, Nueva Caledonia y Palau han acordado crear santuarios de tiburones que en conjunto abarcan casi 6 millones de kilómetros cuadrados de océano.

Debemos aprovechar estos éxitos, con un sentido de urgencia, o arriesgar una serie de impactos negativos en nuestros océanos y en la vida que contienen. El tiburón garantiza la subsistencia, tanto del ecosistema como de la economía regional.

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad