Publicidad

Un híbrido de una tigresa con un león sorprende por su gran tamaño

Apolo, es un ligre (hijo de un león y de una tigresa) vive felizmente en el Safari Myrtle Beach, en Carolina del Sur, y recién se ha vuelto viral gracias a su gran tamaño,evidenciado en las fotografías y videos que sus entrenadores, Mike Holston y Kody Antle, publican.

 

Los conservacionistas de animales Mike Holston y Kody Antle suelen publicar en las redes sociales divertidos momentos que pasan junto con el ligre, que sorprende a todos con el enorme tamaño, ya que usualmente crecen más que cualquiera de las especies parentales.

 

Curiosamente, Apolo era el más pequeño de los cuatro hermanos que salieron de la camada de sus padres, ellos se convirtieron en los primeros ligres albinos del mundo cuando nacieron en diciembre de 2013 de un león macho blanco y de una tigresa blanca.

 

 

En ese momento, Apolo era el más pequeño, y sus dueños decían que se comportaba más como «un gatito de casa, ronroneando todo el tiempo y siempre exigiendo que lo acariciaran».

 

Los ligres son la descendencia híbrida de un león macho y de una tigresa. Son diferentes a los tigones, cuyos padres son una leona y un tigre. Es poco probable que los tigones se den en la naturaleza, debido a que tigres y leones no comparten hábitat.

 

Estos raros híbridos surgieron por primera vez en la India en el siglo XIX y solo se encuentran en cautiverio, ya que los leones y los tigres viven separados en la naturaleza.

 

El registro para el felino vivo más grande, según Guinness World Records, pertenece a Hércules, un ligre macho adulto que también vive en Myrtle Beach Safari en Carolina del Sur, y que además también es el tío de Apolo.

 

 

La denominación «dientes de sable» es un término genérico que se usa para describir a numerosas especies de felinos que han existido a lo largo de la historia(Smilodon, Hoplophoneu, Homotherium, Thylacosmilus, Metailurus, Machairodus, Megantereon, entre otros).

 

Si bien el peso de estas especies que vivieron durante diferentes épocas del Cenozoico era muy similar al de los felinos actuales (entre 300 y 400 kilos), lo que impresionaba de su aspecto eran sus característicos dientes de sable, que en algunas especies llegaban a medir hasta 20 cm.

 

Vía: Infobae

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad