• El Clarín Fitness

Si tienes 60 años y quieres ejercitarte, toma en cuenta estos consejos

Lunes, 13 Febrero 2017
Por Editor Mirley Navas

Si tienes 60 años y quieres ejercitarte, toma en cuenta estos consejos
Fuente http://www.cmdsport.com

Cualquier edad es perfecta para hacer deporte. De todas formas, a partir de los 60 hay que tener en cuenta ciertos aspectos, sobre todo si no se ha realizado una actividad física con anterioridad. Toma nota de los siguientes consejos.

El deporte es saludable siempre y cuando se adapte a la condición física de la persona y a su edad. Las personas que llegan a los 60 años y deciden que es momento de apuntarse al gimnasio y ejercitar su cuerpo, tienen que hacerlo informándose y sobre todo sabiendo y aceptando dónde están sus limitaciones.

Como comenta Carol López, responsable de procesos deportivos en Grupo Duet, “en condiciones ideales, siempre se recomienda una revisión médica previa para disponer de la mayor cantidad de datos posibles como, por ejemplo, el nivel de colesterol, la presión arterial, etc. De esta forma, se puede pautar una actividad mucho más adaptada a las posibles limitaciones que pueda tener su cuerpo y organismo”.

Pasos a seguir

Junto a la revisión, también es importante que la persona siga un proceso de adaptación. “Siempre tiene que haber una progresión. No se puede empezar queriendo hacer mucha actividad. Es importante que el usuario respete los tiempos y sobre todo se deje asesorar y orientar por un técnico especialista”, afirma Carol. En estos casos, el protocolo consta de dos fases o periodos.

– Primera fase: “Se trata de un periodo de adaptación que dura entre 2 y 3 semanas”, explica la especialista de Grupo Duet. “El tiempo de cada sesión se estipula en unos 30 minutos aproximadamente y un máximo de tres días a la semana”. Durante este periodo inicial, se recomienda hacer alguna actividad cardiovascular tranquila en la sala fitness.

– Segunda fase: En este caso, la persona ya puede aumentar el tiempo de actividad física y la frecuencia. “Cuando se ha cumplido con la fase de adaptación, el usuario de 60 años ya puede hacer sesiones más largas hasta los 50 minutos aproximadamente. A partir de ese momento, también puede acudir cada día al gimnasio a realizar ejercicio físico”, puntualiza Carol.

Tipo de entrenamiento:
Con 60 años o más, una persona puede realizar cualquier tipo de trabajo físico con unos condicionantes evidentes. “El primero y fundamental”, argumenta la especialista, “es que la intensidad de la actividad que se realice tiene que ser moderada-baja. Evidentemente, nunca se puede trabajar a altas intensidades. El trabajo siempre será aeróbico y nunca anaeróbico. Por otra parte, hay que evitar al máximo los impactos como, por ejemplo, los saltos”.

La recomendación de la especialista de Grupo Duet es que la persona se centre en actividades dirigidas “ya que están expresamente diseñadas para que los riesgos de lesión sean mínimos. Además, están supervisadas durante el tiempo que dura la actividad y, por supuesto, asesoradas para hacer los ejercicios con la técnica adecuada y, por tanto, de manera correcta para evitar malos gestos y posturas”.

En cuanto al trabajo a realizar, se aconseja combinar una actividad cardiovascular, con otra de fuerza-resistencia y también de conciencia corporal y movilidad con propiocepción. “Esto sería lo recomendable y el trabajo que se debería ir alternando en los días en que se acude al gimnasio”, explica Carol. “Hay actividades dirigidas que ya combinan dos componentes, por ejemplo, el cardio y la fuerza-resistencia. En este caso, sólo faltaría añadir una actividad de conciencia corporal, con movilidad, y con un trabajo mucho más funcional que posteriormente pueda trasladarse a las actividades cotidianas mejorando, de esta forma, la calidad de vida”.

Aparte de las actividades dirigidas, a esta edad también se puede realizar un trabajo menos grupal y más individual. “Existe la posibilidad de ir por libre, siempre pautado por un técnico, o coger un entrenador para hacer un trabajo de tonificación más analítico con máquinas y peso libre combinándolo siempre con un trabajo cardiovascular”, detalla la especialista.

Beneficios:
Hacer deporte a los 60 conlleva una serie de mejoras sobre la salud y la calidad de vida que se pueden concretar en las siguientes:

– Mejora la resistencia cardiovascular.

– Mejora la movilidad y elasticidad en general.

– Fortalece la estructura corporal, tanto ósea como muscular y articular.

– Fortalecimiento del sistema inmunológico.

– Reduce la ansiedad, el estrés y combate la depresión.

– Ayuda a controlar la tensión.

– Cuando se lleva una dieta saludable, disminuye la posibilidad de sufrir diabetes.

– Ayuda a disminuir los niveles de colesterol en la sangre y la reservas de grasa corporal.

En el caso de que una persona sufra alguna dolencia (columna, cadera, rodilla, tensión, etc.) siempre hay que comunicarla a los técnicos que estén en sala. Como explica Carol, “en este caso, siempre deben adaptarse los entrenamientos a las circunstancias personales de cada uno”.

Compartido
Loading...

Noticias recientes