Publicidad

Bachaqueros: “Pranes de los alimentos”

Cada día inventan otras formas de estafar y de superar sus ganancias

Los venezolanos se enfrentan hoy en día a una nueva amenaza en comparación con épocas anteriores conocidos como los “Bachaqueros”. Lo cierto es que no todos los “pranes” usan armas, estos grupos corruptos también atentan contra la vida de los ciudadanos.

Para ser parte de este grupo oportunistas, muy amplio en la actualidad, solo debes de disponer de mucho tiempo, reunir un agrupar a sujetos de confianza y con deseos de ganar mucho dinero al invertir poco. No es necesario contar con títulos profesionales o experiencia previa y tampoco discrimina entre sexo o edad.

En teoría, estas personas se dedican a la compra productos de primera necesidad subsidiados por el Estado en la red de establecimientos dedicados a la venta de comestibles para revenderlo con un costo 50 veces mayor al adquirido, según reveló la encuestadora Hinterlaces.

Lo preocupante de estos grupos de ciudadanos es que la compra indiscriminada del producto sin intenciones de consumirlo, limita la oferta del mismo para los demás interesados lo que provoca el desabastecimiento también llamado escasez. Esa situación desencadena enormes colas a las afueras de los supermercados para adquirir los productos regulados o desaparecidos del sistema hace mucho tiempo.

Ahora bien, como todo el mundo avanza los modus operandi de los bachaqueros también sufren algunas alteraciones y por ello han inventado otras formas de estafar y para superar sus ganancias.

El primero de ellos, es la conocida venta de cupos en las colas, donde se revende puestos en cercanos al inició de las colas a costos de mil bolívares o más, esto va a depender del establecimiento.

Uno de los personajes conocido por este procedimiento es una dama conocida como “La China”, que opera en la zona Este de Caracas, específicamente el Farmatodo de Las Palmas, donde la mujer se acerca a la cola y asegura de manera arbitraria que tiene 20 personas delante de ella. Esos lugares son vendidos la personas que le interesa adquirir algún producto en Bs. 600.

Desde hace unos meses las redes sociales han denunciado estafas al comprar productos a personas desconocidas en las zonas de alta comercialización ilegal. Estos oportunistas alteran el producto comprado de manera regulada con elementos en ocasiones nocivos para la salud, bajo el engaño de los compradores, quienes confían en comprar la presentación original.

Este fue el caso de una usuaria de Facebook, quien denunció la compra de una formula láctea para su pequeña de apenas tres meses de edad a Bs. 1.700, para su sorpresa el complemento alimenticio le hizo daño a la pequeña, al parecer fue mezclada con otro elemento y la niña tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, pues sus intestinos se habían obstruidos.

Así como esta historia existen otras que inundan las redes y las páginas de los diarios. Con casos de jabones en barra catalogados como artesanales pero que son hojas mojadas y piedras compactadas o de jabones mezclados con polvo para matar chiripas.

Últimas Noticias reseño como estos alteran los productos que venden para ganar mayores recursos. En una de las explicaciones, un sujeto sin identificar narraba que sancochan el alpiste, luego lo tostaban en la cocina para que parezca arroz integral.

Tras ese procedimiento solo les queda vaciar el empaque original del alimento por un pequeño orificio y llenarlo con el producto elaborado en casa. Destacó que cuentan con una selladora, que les permite cerrar las bolsas como si nunca han sido abiertas.

Estos vendedores suelen cambiar de puntos de venta para evitar confrontaciones con los afectados.

Cada cambio trae consigo una adaptación

La sociedad crea costumbres y se adapta a las situaciones complejas para afrontar la realidad venezolana.

En la actualidad los ciudadanos solicitan permisos en sus trabajos para faltar el día de su terminal de cédula o se retiran durante un par de horas para realizar las colas respectivas que buscan controlar la compra de los consumibles de la cesta básica. Mientras otros optan por el trueque de productos.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Katherine Dona Cumana

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad