Publicidad

Cangrejos policiales de Aragua: el abogado que nunca volvió

Dos casos, dos familias distintas, dos tragedias iguales once años, seis meses de diferencia. La aguja de reloj dilatada en el tiempo en una profunda herida que no cicatrizara jamás

Muertos en  vida. Así se podría describir la mirada de quienes esperan
volver a ver en esta vida  a un ser querido que si bien no está
muerto, tampoco se puede decir que esté vivo.

El padre del abogado no pierde las esperanzas de volverlo a ver

Se trata de una realidad que ataca al azar a muchos en el país. Es un
secreto a voces que lleva por título “desapariciones”.

“Cada día sacudo su ropa  y mantengo sus cosas limpias y en cada
lugar. Todo está intacto para cuando el regrese”. Estas son las
expresiones de Maura Cristina Fernández de Barreto, madre de Luís
Fernando Barreto joven talentoso abogado y  el mayor de cuatro
hermanos  a quien el destino le jugó una carta que cambio la vida de
su familia entera, al congelarse el futuro en una gran incertidumbre
resumida en una gran interrogante, ¿en donde estas?

La cama del abogado se mantienen limpia e intacta con la esperanza de un mañana

Precisamente esto es lo que se preguntan sus seres queridos y los
cuerpos policiales,  al reconocer no tener pista sobre el paradero del
profesional  tampoco rest os a quien se le pueda llevar flores.
En una narrativa de los hechos, la Señora Maura recuerda  que su hijo
salió muy temprano aquel 21 de junio del 2006, un día normal “de
agenda apretada” solo eso le comento a su madre, quien no supo más de
él hasta  recibir la desesperante llamada.

Su extraña desaparicion se convirtio en un cangrejo policial

Allí comenzó la angustia, el desespero y la incertidumbre.
Visitas, preguntas, inspecciones oculares, reconocimientos de
cadáveres y alivio porque ninguno pertenece al joven, sin embargo a
este tiempo han pasado cuatro largos días luego de la denuncia y seis
de la desaparición.

Maura Cristina Fernandez siente en su corazon de madre, que su hijo esta vivo

 

Un testigo clave llega a escena y confirma tras las investigaciones
haber tenido relación en el caso. Sin embargo se niega a aportar
mayores datos a los sabuesos de la policía científica (CICPC ARAGUA),
en un tono de ironía burla y desafío total,  ya tiene varios delitos
encima y varias entradas a la policía así que se le es fácil jugar con
la paciencia de los detectives.

La investigación sigue un rumbo escalofriante se encuentra el vehículo
del abogado aparcado en otro estado, no hay violencia, no hay huellas
de alguien más; no hay ni una sola pista que diga en donde esta Luís
Fernando.

Su ropa y sus pertenencias, son cuidadas ansiando un pronto regreso

El testigo clave habla, asegura haber matado a un hombre, no confirma
que sea el abogado. Tenía dos encargos ese día. Solo pudo cumplir con
uno.  Quiere negociar su declaración mientras es llevado a la
Penitenciaria General de Venezuela (PGV), y tan solo tres horas de su
ingreso al penal es asesinado y con el,  muere la única pista,
situando al joven Barreto en la línea fronteriza de “ni vivo, ni
muerto”.

Luis Fernando con un futuro prometedor desaparecio sin dejar rastros

De nuevo en punto cero. Las investigaciones se congelan, las
autoridades dan la hipótesis del homicidio. Aún sin cuerpo, se
mantienen  firmes en su convicción de que la victima está muerta.
Maura entra en shock, el resto de la familia también no saben cómo
actuar; “mi corazón de madre me dice que está vivo no puedo renunciar
a su búsqueda solo por una hipótesis”.

Javier Barreto mantiene vivo el ejemplo de su hermano mayor

De esto han pasado 11 años, el furor periodístico apenas alcanzo los
60 días. En la casa Barreto el tiempo se detuvo, todos cumplen año, ya
han nacido tres sobrinos del ahora desaparecido pero el tiempo no
pasa. Fotografías familiares, mensajes, recuerdos solicitudes de
audiencias con organismos nacionales, y la esperanza dilatada en la
aguja del reloj.

Su padre, Luis Barreto con lagrimas en los ojos le dice, “si estás
bien solo te pido se lo hagas saber a tu mamá”. Una promesa rompe la
entrevista, pues Javier su hermano menor, desea hacerle saber a su
ejemplo (Luis Fernando)  que va muy bien en la universidad y que sus
objetos de cacería (otra pasión del abogado), están en perfecto
estado.

“Nadie las tocará hermano todas las mañanas me despierto con tu
música llanera y me mantengo atento en la calle, yo me estoy portando
bien pero quiero que regreses ya, prometo hacerte todos los mandados
sin ninguna comisión” Una sonrisa nostálgica se atraviesa antes de la
explosión de lagrimas.

Este es uno de los cangrejos que han conmocionado a la opinión pública en estado Aragua.

En una próxima entrega de Cangrejos policiales de Aragua estaremos hablando del caso de Roxany Sabrina de tan solo 7 años de edad quien desapareció cuando iba a jugar en un cyber y ya han pasado once años y todavía no se sabe nada de la pequeña.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Ha realizado diversos documentales y videos institucionales, así como haber trabajado en diversos medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad