• Exclusiva El Clarin

A dónde se fue la Navidad en Venezuela

Sábado, 24 Diciembre 2016
Por Editor Martín Flores

A dónde se fue la Navidad en Venezuela
Fuente Fotos: Reuters

 Las Vísperas de Navidad que hoy 24 de Diciembre nos reunimos para celebrar el advenimiento de Jesús, debería de ser un día para compartir felices con la familia para alegrarnos de tan magno acontecimiento,  el cual nunca deberíamos olvidar.

Dolorosamente, estas festividades (24 D y 31 D) en Venezuela en este 2016, estarán marcadas en muchos hogares como la más triste que recuerden en su historia, ya que no tendrán su acostumbrada cena navideña que reúne a todos los familiares con alegría, armonía y paz una vez al año.

Es el caso que si la tienen verán su cena reducida en más del 80 al 50% de los productos consumidos durante la navidad del 2015, que en la actualidad el costo mínimo rondaría alrededor de los Bs. 80.000 quedando así muy numerosas familias que no solo no podrán viajar para estar con sus familiares por el alto costo de los pasajes, sino que difícilmente puedan conseguir ni siquiera preparar una modesta hallaca por falta de harina, carne, efectivo y otros insumos.

Demás está decir, que sería un alto lujo el preparar ensaladas, panetones, jamones planchados, torta negra, pavo, dulces, vino, nueces, almendras, avellanas, uvas o cuanto plato en otros diciembre acostumbraban acompañar la comida navideña, pues a pesar de que hubo igualmente una alta inflación la navidad pasada, muy a duras penas, se consiguieron algunos productos para tener una navidad más o menos decente en nuestro humillado país.

En la celebración del 24 de Diciembre,  no solamente se trata de la tradicional reunión familiar y cena navideña, sino de dar el muy esperado regalo del niño Jesús a los más pequeños de la casa, inocentes de toda esta crisis en la que se hunde cada vez más la nación venezolana, y yace postrada por la incertidumbre ante un futuro cercano muy difuso lo que hace prácticamente imposible la adquisición de juguetes por la indetenible hiperinflación que quedará registrada en la historia, como la más depresiva y terrible de la historia de la nación venezolana.

Para hacerlo más claro, podemos hablar del caso de una pareja identificados solo por los nombres de Gabriela y Carlos, quienes indicaron a la agencia AFP que estaban en la búsqueda de un carrito a control remoto en una juguetería y pensaban comprarlo ya que lo habían visto a un precio de 75 mil bolívares y cuando deciden ir a comprarlo en la semana siguiente el mismo estaba en 105 mil bolívares, teniéndose que ir a la casa con las manos vacías e indicarle a su pequeño que este año no tendría niño Jesús.

También está el caso de una niña de tan solo 8 años que vive en la populosa parroquia de Petare y quien habría pedido unos patines rosados de serie de Disney “Soy Luna” que cuestan 400 mil Bolívares y que su familia no puede costear, razón por la cual, tampoco tendrá en estas navidades su anhelado niño Jesús.

Venezuela llega a su tercer año consecutivo de una fuerte recesión, sufre de escasez y una inflación de tres dígitos según la cifra que indica el Fondo Monetario Internacional en que el país cerraría el año con una inflación que sobrepasaría el 475% y si se siguen aplicando la misma medidas económicas para el año entrante cerrará en más del 1.660%, lo cual ha obligado a un número creciente de padres a simplemente cancelar los festejos de la temporada decembrina.

Según una encuesta reciente, alrededor del 38.5% de los venezolanos piensa que esta Navidad será peor que la pasada, y un 35% consideran que serán las peores de su vida según Ratio/Ucab, una consultora de la Universidad Católica Andrés Bello, una de las principales del país en alianza con la firma Ecoanalítica, agregó la agencia Reuters.

Por estas fechas también era costumbre en los venezolanos la típica algarabía decembrina para adquirir los productos navideños, comprar los estrenos, de los niños que traería el niño Jesús, donde era prácticamente imposible caminar por las calles de las distintas ciudades.

Hoy salimos a caminar y encontramos calles desiertas, negocios prácticamente desolados por sus altísimos precios para comprar los ingredientes para preparar las hallacas, el pan de jamón, el vino, el ponche de crema, las nueces, la uvas, el panettón, el pavo, la gallina para la ensalada y el infaltable pernil horneado, son algunos de los productos que serán difícil de conseguir para tenerlo en la cena de esta noche.

Caracas y muchas ciudades, por ejemplo, se lucían por exponer lucidas decoraciones con intrincadas tramas de luces y adornos, con música sonando por todos lados, además de los acostumbrados fuegos artificiales que siempre desde noviembre comenzaban a sonar, pero este año la ciudad se ve apagada y muchos comercios están vacíos, cerrados o tienen a la venta juguetes, árboles y comida navideña, como la tradicional hallaca, a precios exorbitantes.

Para dar un ejemplo tan solo “la travesía” para  poder conseguir la harina de maíz que de paso el Sundde autorizó un aumento de 190 Bolívares para costar más de Bs. 630 si se logra hallar, sin hablar del costo cuando se busca entre los “bachaqueros ”que puede llegar a costar hasta 3.000 bolívares, sin hablar en cuanto saldría, el Aceite, la mantequilla, la salsa de tomate, el queso, la leche, la mayonesa y demás productos básicos que antiguamente uno podía comprar hasta 8 paquetes y ahora de casualidad se consigue uno o dos por milagro.

Según indicó el diario Panorama la cena navideña más pírrica  rondará el precio de los 80 mil bolívares, para una cena de solo cinco personas que incluye hallacas, pan de jamón, ensalada, pernil y un refresco de dos litros que hace de sustituto del vino.

Se puede hacer una comparativa en el precio de la hallaca en el 2015, que la misma tenía un costo de 500 bolívares y hoy está a un precio de 1.500 Bs. Es decir ocho veces más caras que el precio que tenía el año pasado.

El precio del pan de jamón está sobre los 10.000 bolívares, nueve veces más caro que lo que se conseguía en 2015, que rondaba los 1.500 Bs. Esto entre los dos principales productos que se consumen en las navidades venezolanas.

Todo esto se suma a la cifra que indica el Fondo Monetario Internacional y vemos que ante esta situación, el Gobierno que tiene el control de los alimentos le echa la culpa a la “guerra económica” que tienen los empresarios contra la economía del país y a su vez los empresarios culpan al Ejecutivo por el férreo control cambiario y la desigual distribución de divisas y alimentos.

El hecho es que sin importar de quien tenga realmente la culpa, muchos venezolanos no tendrán una cena de navidad esta noche ni podrán entregar el tradicional niño Jesús a sus hijos, y sin hablar de la imposibilidad de los estrenos de fin del año y ese es el motivo que muchos venezolanos se preguntan a dónde se ha ido la navidad en Venezuela este 2016 y piden  esperanzados que para el 2017 se mejore la situación en el país.

La Navidad, es un momento de reencuentro familiar para celebrar una festividad divina, el nacimiento del niño Dios, Jesús, momento de alegría y de armonía donde se comparte con amor, esperanza y generosidad, haciendo votos para que siempre nuestro reencuentro con los que más amamos lo hagamos con dicha y amor, entonando alegres cantos, alabanzas y oraciones que traerá alegría a nuestras familias, lo que hace hermosas las navidades.

Este es la mística y la ternura que se celebraba en el pasado, ahora en el presente, no será lo mismo que antes porque ese significado que representa la esperanza del futuro para seguir adelante, hoy más que alegría será aflicción, porque no será distinto el amor que sentimos por Dios y su divino hijo que nos lleva a realizar esta festividad con bondad, en profunda unión y amistad, con todos aquellos que amamos y debemos perseverar, pero, si será distinto, porque muchos venezolanos, ni podrán tener la cena navideña, repito, muchos, ni todos lograrán reunirse en un reencuentro familiar anhelado durante todo un año por falta de presupuesto para viajar.

Solo nos queda pedirle a niño Jesús con fe, fuerza y esperanza que el mejor regalo de Navidad y año nuevo que nos dé a todos los venezolanos, sea el poder salir pacíficamente de esta crisis, que nos unamos por el desarrollo del país y que este año termine como el fin de las vacas flacas para que el próximo sea un año provechoso para todos sin “mea culpa” o escupe pa arriba, ya que si todos trabajamos juntos podremos reconstruir un país mejor y, puede ser, que entonces, solo entonces,  podremos encontrar de nuevo la navidad que se le ha perdido a los venezolanos tan decrépitamente.

Es mi deseo más sincero que todos los venezolanos en el país o fuera del país se fortalezcan en el amor divino y permanezcan, perseveren en la unión familiar y nacional.

Feliz y santa navidad tengamos todos.

 

Compartido
Loading...

Noticias recientes