Publicidad

El Carnaval ¿Cuál es su origen?

El origen de la palabra carnaval viene del latin vulgar y parece ser que quiere decir el carnem o carnelevarium “la carne”. Otros dicen que la palabra italiana carnevale, significa barco sobre ruedas, lo que podría estar asociado al recuerdo de los desfiles por las calles en los festejos de la Roma antigua.

“Barco sobre ruedas” es también un concepto disparatado que expresa muy bien el desorden y la alegría que reina esos días. La antigua Roma celebraba la Saturnalia, que era festejos relacionados con el comienzo de la primavera. Con este u otro nombre se organizaban festejos, ritos y ceremonias en distintas culturas europeas.

Al imponerse el cristianismo, la instauración por la iglesia de la cuaresma, período de cuarenta días de duración dedicados a la penitencia, durante el que estaba prohibido comer carne y se suspendía todo tipo de festejos, motivó a que, antes de este recogimiento el pueblo se entregara al disfrute al que debían renunciar días después.

De este modo, la tradición pagana enlazó con el calendario de las tierras cristianas, y la antigua celebración de los ritos de la primavera dio  lugar a los festejos de carnaval, en días que anteceden al miércoles de ceniza.

En el mundo contemporáneo el carnaval se celebra en casi todos los países, inclusive aquellos sin tradición cristiana. Los festejos populares de carnaval se organizan con disfraces, bailes, mascaradas y escenificaciones callejeras con carrozas y música.

Carnaval en Venezuela

Durante la época de la colonia, los carnavales en Venezuela consistían en juegos bruscos, los cuales trataban de mojarse con tobos llenos de agua, lanzarse polvos y otras sustancias. En las calles hombres y mujeres bailaban donde compartían gestos considerados indecentes.

En siglo XVIII, el Obispo de Caracas Diez Madroñero, le dio un giro a los carnavales, y lo convirtió en tres días de júbilo, los cuales se rezaba rosarios y se hacían procesiones.

Años más tarde gracias al intendente José Abalos, devolvió la esencia del carnaval, pero esta vez incluyó carrozas, comparsas y confites para toda la familia, quienes salían a disfrutar del espectáculo en las calles y se intentó eliminar estos juegos tan descorteses.

No fue sino hasta el siglo XIX, cuando volvieron los juegos bruscos, pero en esta ocasión las personas utilizaban sustancias como el azulillo, harina, negro humo, almidón y posturas de gallinas, causando muchos problemas entre los ciudadanos, que trajo como consecuencia que las autoridades prohibieran el juego con la utilización de estas sustancias.

En pleno siglo XX, los carnavales de antaño también tenían estampas bonitas y curiosas como los “templetes” que eran grandes tarimas para bailes, construidas como mucha creatividad por los diseñadores de la época.

Los niños salían a la calle y gritaban ¡AQUÍ ES! ¡AQUÍ ES! y desde las carrozas les lanzaban caramelos y serpentinas.

Los disfraces más utilizados en la Caracas de Ataño fueron los arlequines, odalisca, María Antonieta, dominó, mamarracho y la  protagonista del Carnaval Caraqueño la Negrita; sin menos preciar el disfraz de la burriquita, que consiste en la figura de un burro hecha con cartón, telas, alambres y barniz. El bailador se coloca la armadura la cual la sujeta a la cintura simulando que está cabalgando a la burra.

Para ese entonces eran famosas la burriquita de La Pastora, San José y la Candelaria. Y por supuesto, no podía faltar la elección de la Reina, que se hacía por votación popular, y la elegida era coronada en medio de una gran fiesta.

El Callao Tonight

A mediados del siglo XIX llegaron a la región de Guayana muchos franceses, inglés y antillanos (particularmente de Martinica, Antigua, Dominica, Granada y Trinidad) atraídos por la explotación minera.

Se establecieron en el pueblo de El Callao, en el estado Bolívar, y se mezclaron con los habitantes de esa zona originando un interesante proceso de integración social y cultural que podemos ver expresado en el famoso carnaval de El Callao.

La música principal del carnaval de El Callao es la Calipso, un ritmo de origen caribeño que se toca con tambores, cuatro, maracas, rallos y pitos. La letra incluye estribillos en español, inglés y patuá. Las comparsitas de niños disfrazados, las madamas con sus trajes coloridos, los diablos de grandes máscaras  y el recuerdo de la negra Isidora, máxima organizadora de las fiestas, son los grandes personajes del carnaval de El Callao, uno del más colorido y alegre de nuestro país.

En el año 2017 los carnavales de El Callao fueron decretados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Sathya Arteaga

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad