Publicidad

El orgullo de ser policía y morir por una pistola

Tras el uniforme, se esconde el pecho de hombre y mujeres orgullosos de ser llamados “Guardianes de seguridad ciudadana” o lo que se traduce en Policía.

Tras el uniforme, se esconde el pecho de hombre y mujeres orgullosos de ser llamados “Guardianes de seguridad ciudadana” o lo que se traduce en Policía. Hoy 16 de Julio conmemoran su día, y siguen siendo la principal profesión que anhela un niño ser al crecer, convirtiéndolos en héroes permanentes.

Los funcionarios de la Policía de Aragua, laboran con la sonrisa de saber que hoy es su día. Felicitaciones, misas y ascensos los acompañaran hoy.  Sin embargo son solo  reminiscencias de una profesión soñada.

Lastimosamente, desde hace unos años a la actualidad, los uniformados se han convertido, en el platillo predilecto de la delincuencia. Aunque parezca insólito, ya es común un titular recurrente en los medios de comunicación, contabilizando el asesinato de esos héroes de la infancia, y ya no es por salvar a una víctima en un atraco, pues ellos son la victima fácil y codiciada tras portar su arma de reglamento.

Exceso de confianza emboscadas o delincuentes mejor armados?

Los modus operandi utilizados por los delincuentes venezolanos son diversos, cuando se trata de atacar a las autoridades. Principalmente utilizan las emboscadas y  además de utilizar armas de fuego de todo calibre, tienen entre sus instrumentos de trabajo granadas fragmentarias con las que han atacado en por lo menos tres oportunidades en lo que va de año a funcionarios policiales,

En la actualidad, los grupos delictivos que hacen vida en Venezuela han demostrado que cuentan con armentos desde los más básicos como son los revólveres, hasta armas sofisticadas como fusiles AR-15 y AK-47.

Según cálculos de la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro),  Los Policías están en la mira de la delincuencia, son apetecibles no solo por el uso de armas de fuego, sino además por el prestigio que gozan dentro del mundo criminal, cualquiera que atente contra la autoridad.

El abogado criminalista Fermín Mármol estima que a finales de este año habrá muerto 18% funcionarios más que en 2015, si se mantienen las cifras.

“El tumor social llamado crimen y violencia hicieron metástasis en el país, porque las políticas de seguridad ciudadana fueron fallidas. Emergió una nueva casta de delincuentes a los que denomino “los coco secos”, que, por lo general, son menores de 25 años y consumen drogas antes y después de cometer el crimen, además el asesinato de policías da más jerarquía en el mundo delincuencial (…) El delincuente se dio cuenta de que la respuesta del Estado es muy débil bajo el manto de la impunidad”, sostiene Mármol.

En casi 50% de los casos los policías fueron despojados de su arma reglamentaria y de sus vehículos, y en los últimos tres años  se han intensificado los ataques a las sedes policiales.

Con esta moda, el policía es la nueva víctima por excelencia de los delincuentes porque les ofrece el trofeo de despojarlo de su arma de reglamento. Lo grave del asunto es que esto es una muestra de que no hay respeto hacia la autoridad.

¿Despojar a un policía de su arma prestigio o negocio?

En Venezuela,  la situación con las armas de fuego comenzó a cambiar desde el año 2010, al iniciar  las restricciones para la libre comercialización de armas,  de igual manera, las policías fueron despojadas de sus armas largas y quedaron solo con armas de fuego cortas, sumado a el monopolio de la compra, venta y asignación de las misma de parte de las autoridades.

 La desigualdad que tienen los policías en comparación con los delincuentes los pone en desventaja. En 2011 se emitió una resolución en la que se estableció que las policías municipales solo pueden utilizar pistolas calibre 9mm y una escopeta calibre 12 por cada 10 funcionarios, mientras que los antisociales tienen cualquier cantidad de armas de todo tipo granadas, fusiles

Inversión e igualdad

Muchos expertos, insisten  en la necesidad de atacar la impunidad e inyectar mayor capital a políticas públicas dirigidas a reforzar la seguridad ciudadana.  Ya que no consideran justo, que el gasto militar duplique el de la seguridad ciudadana. El presupuesto debe ser recompuesto. Así mismo, las instituciones deben estar dirigidas por funcionarios que tengan méritos que los acrediten.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad