Publicidad

Germán Fleitas Núñez: Al árbol debemos solícito amor

Para la Fiesta del Árbol, don Ramón Bastidas, autor del “Himno Aragüeño”

El 23 de mayo de 1906 se cumplen siete años de la revolución. Ese día, se inaugura en El Calvario el segundo tanque del Acueducto que ha mandado a construir el general y que aún hoy más de un siglo después, le sigue dando agua a parte de la ciudad histórica.

Es tanto el fervor patriótico que despierta la obra, que un ingeniero de la universidad, propone al Ayuntamiento, que mande a talar todos los árboles que se encuentren en las cabeceras de los ríos y quebradas que surten el acueducto, de forma tal, que cuando llueva, las aguas puedan correr libremente hacia los tanques que ha construido el general, sin ser absorbidas por las raíces de los árboles. Y esa proposición la hace en ese memorable domingo en que se celebra precisamente, el Día del Árbol.

“Él es tan fecundo, rico y sin igual, que sin él, el mundo sería un erial”. Se apaga la voz de los niños frente a los arbolitos recién sembrados y toma la
palabra el ínclito general, “El Siempre Invicto”, el “Siempre Vencedor Jamás Vencido”.

Los alumnos de las escuelas han subido hasta la alta colina para reforestarla. Desde ese Altar de la Restauración, el mirador de Humboldt en 1800 y del Alto Comando del Gobierno en 1902, el Jefe Supremo estremece a los circunstantes con la lectura de un mensaje titulado: “Ofrenda a mi Patria”.

Desde el 9 de abril se ha separado del poder en busca del reposo reparador, pero ahora anuncia su “retiro absoluto” de la vida pública. Sus palabras recuerdan las del Libertador. “Mis últimos votos son por la grandeza de la Patria (…) Si mi retiro contribuyere a la unión y confraternidad de todos los venezolanos (…) me será muy grato permanecer en ese retiro”. “Púyala” debió gritar alguno.

Asaltan la tribuna dos hombres del pueblo llamados Marcelino Rosa y Juan Ramón Pedroza, quienes en elocuentes conceptos le piden a quien llaman “El Magno Andino”, que deponga esa actitud. El orador designado para la Fiesta del Árbol, don Ramón Bastidas, autor del “Himno Aragüeño”, cambia su discurso conservacionista por uno político, y al final del acto, un grupo deniñas entrega al general un ramillete de flores, con una tarjeta dibujada en sus bordes con florecitas coloreadas y las siguientes palabras; “General: a nombre de la República y para bien de nuestra querida Patria, Volved al Capitolio, donde os reclaman los compromisos que habéis contraído. Volved, General”.

El guerrero se retira entre vítores, y una multitud de cinco mil personas lo escolta hasta su casa (en la Calle Real, donde estuvo la escuela “José Félix Ribas”, luego la primera casa de Acción Democrática y después la Panadería Cuatricentenaria). Allí, encaramado en la ventana, habla el doctor Toro Chimíes, luego don Víctor Vicente Maldonado a quien por su belleza física y sus ojos azules llamaban “El Corazón de Jesús” y el doctor J. de J. Montesinos “El Otoño”, inteligentísimo abogado, Presidente del Concejo Municipal quien en todas partes (bautizo, matrimonio, cumpleaños, fechas patrias o en lo que fuera), decía unas breves palabras, las imprimía en su imprenta y las repartía él mismo y le decían “El Otoño”, porque siempre dizque andaba “regando hojitas”. Por último la palabra orientadora de El Restaurador señala un camino: “Decid al heroico y noble pueblo aragüeño, que cuando todos los pueblos de la República piensen y pidan lo que él, yo volveré gustoso al Capitolio Federal”.

Es la señal esperada; hay esperanzas. Comienza el episodio de “La Aclamación”. El pueblo, como el 19 de abril de 1810, llama a Cabildo. Un Acuerdo del Ilustre Concejo Municipal de La Victoria (firmado por casi los mismos que después firmarán el acuerdo contra Castro), se trasmite a todas las municipalidades del país y comienzan a llegar los telegramas de apoyo. Nos contaba don Anfiloquio Pimentel, hijo del telegrafista, que su padre tuvo que llamar a los telegrafistas de los pueblos vecinos para que se vinieran a ayudarlo.

Todos los papeles que llegan son parecidos, pero hay uno que merece ser estudiado cuidadosamente: “Caracas, 24 de mayo de 1906. (…) le agradeceré que venga a esta capital lo más pronto posible porque comprendo la urgencia que hay de calmar la excitación que se ha producido. Jamás he tenido deseo de ser político. Fue usted quien me hizo salir de mi hacienda y entrar en la vida pública. Venga a hacerse cargo del gobierno. Yo tengo ya suficientes decepciones en mi alma de patriota, para resistir esta lucha, más terrible que la de los campamentos. Su amigo de siempre, Juan Vicente Gómez”.

Quienes lo leyeron sin darle mayor importancia, tuvieron tres largas décadas para arrepentirse del craso error. Comienza el contrapunteo solapado de telegramas. Por la redacción de los documentos cruzados se comprende que los redactan sendos “equipos” Mientras tanto, la excitación es general; fiestas, desfiles, banderas, discursos, y el 11 de junio, Aniversario de la Batalla de Zumbador, una Asamblea de Delegados de las Entidades Autonómicas, se reúne en la Casa de Gobierno de Aragua; es la Gran Comisión Plebiscitaria.

El programa es sencillo: exornación de la ciudad, Gran Parada Militar, Salva de Artillería, Banquete Popular en la planicie del cuartel, Paseo Cívico Militar, iluminación de las plazas “Ribas” y “Castro”, Gran Baile en el “Club Victoria”, obsequio del Presidente del Estado, General Francisco Linares Alcántara. La Asamblea cumple con patriotismo su cometido y el 5 de julio, el “Ínclito Ciudadano” reasume su función; La Patria está salvada.

Pero ahora hay castristas y gomecistas. En realidad siempre los hubo, pero la Restauración sale resquebrajada de esta innecesaria “Aclamación”.

Con un pie en Caracas y otro en La Victoria, el presidente enfrenta los graves asuntos del estado y cultiva el cariño del pueblo que lo tiene como su benefactor. Construye aquí su palacio y su cuartel. Sigue la fiesta; florecen la agricultura, la ganadería, el comercio y las bellas artes, especialmente la música y la literatura.

Durante el castrismo, en Aragua aparecen más de cien periódicos. Uno sólo es diario; los demás son semanarios y bisemanarios, pero hay prensa escrita todos los días, mañana y tarde, porque diariamente salen dos y tres. En la sola capital aparecen más de cincuenta. “El Industrial”, de don Carlos Bejarano García, que circuló durante cuarenta y nueve años y nueve meses, hasta la muerte de su director; “El Copey” de Víctor Vicente Maldonado; “El Patriota” de Cosme Damián Maza; “El Eco Liberal”, “El Restaurador de Aragua” del Dr. Belisario Plaza; “El Aragüeño”, “El Atalaya” del Dr. José Eustaquio Machado; “El Bien Público” de los Ochoa Blank; otro “El Aragüeño” de Juan Piñango Ordóñez, hijo del general Judas Tadeo Piñango; la “Gaceta Oficial de Aragua”, creada el 1 de enero del 1900; “El Correo de Aragua”, “El Demócrata” de Julio Bolet Monagas; “Aragua”, del Dr. Pérez Armas; “El Eco Liberal”, “El Regional” de don Carlos Blank y el poeta Sergio Medina; “La Rochela”, “Castro Único” dirigido por Juan Ramón Pedroza, el humilde artesano que habló en El Calvario el día de “La Aclamación”, ahora metido a periodista político. Todos sirven a un mismo ideal, a una misma causa y a un mismo y único jefe.

Al presidente le gustan los toros coleados. No colea pero asiste caballero en brioso corcel a despejar la manga y cortejar a las hermosas aragüeñas que llevan cintas para los diestros coleadores. Se le brindan sonrisas y cintas. Los hombres le brindan toros. Todos ríen sus ocurrentes salidas y su buen humor.

Un día el doctor Olayzola, diestro coleador carabobeño, le ofrece una coleada; “Se lo voy a tumbar por el filo del lomo, general”. Hay expectativa. Viene la carrera y Olayzola hala la cola con todas sus fuerzas, pero el toro apenas resbala en cuatro patas, gira sobre sí mismo y queda con la cabeza hacia atrás; pero no se cae. El avergonzado coleador le grita desde el caballo: “Perdone general, pero en el momento crucial me faltó caballo”. El general Castro hace estallar las carcajadas de las muchachas que lo rodean cuando le contesta: “No, Olayzola, lo que le pasó fue que en el momento crucial, le sobró toro”.

“Ese es mi gallo”, grita un borracho y las muchachas, que ya tenían sus cintas listas para adornar al jinete, se las colocan todas al “Siempre Invicto”. El buen brandy perfuma el ambiente que una vez olió a pólvora.

Viene “La Conjura”. Los riñones del jefe se resienten de tanta parranda. Los doctores de Valencia y “Panchito” Alcántara sirven los tragos y sacan cuentas.

La lucha es sorda, palaciega y doméstica. Lo que está en juego es la herencia política de la Revolución Liberal Restauradora”, ahora en manos de un hombre que está al borde del sepulcro. Dos grupos se disputan la herencia: uno encabezado por el general Alcántara y el otro por el general Juan Vicente Gómez. Tal vez ha sido el tema mejor estudiado de esos días. Su epicentro es La Victoria, porque aquí vive “Panchito” Alcántara. Cuenta él mismo, por boca de su hijo, nuestro amigo don Francisco Segundo Alcántara, que el general Gómez lo invitó a que fuera a Maracay a conversar con él y antes de ir, llamó al general Castro para pedirle autorización. La respuesta fue lapidaria: “Pancho”, eso es como que una mujer le pidiera permiso al marido para pegarle cachos”.

Al final, viaja el presidente y se encarga del poder el general Gómez. El general Castro ha dejado muy claras las instrucciones a los suyos: “Rodeadle y servidle como si fuera a mí mismo”. Nunca la voluntad de un caído ha sido cumplida tan al pie de la letra. No se ha desdibujado en el mar la estela del barco ni se han secado en las mejillas las lágrimas de la despedida, cuando casi todo el mundo, se pasa con armas y bagajes, a cumplir la voluntad del viajero; todos rodean al nuevo jefe y comienzan a servirle “como si fuera a él mismo”; esa es la orden.

Tan fiel y rápidamente ha sido cumplida, que don Francisco Segundo decía graciosamente, parafraseando al general Castro, que era como si un marido le ordenara a la mujer “pegarle cachos”, y que no tuviera tiempo de entregarle la orden, porque antes de firmarla, ya la mujer se hubiera abalanzado en brazos del amante”.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Ángel Medina

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad