Publicidad

Venezuela tiene la tasa más alta de muertes asociadas al alcohol

Las muertes de hombres en Venezuela, generadas por el alcohol, obtienen una cifra de 96,6 fallecimientos por cada 100 mil habitantes y en las mujeres unos 6,2 fallecimientos por cada 100 mil

El consumo de alcohol puede resultar divertido en eventos sociales y reuniones familiares, pero si es ingerido en exceso puede generar una serie peligros psicológicos y hasta sociales, como la muerte.

El alcoholismo se refiere al consumo excesivo de alcohol, de forma prolongada y continúa en el tiempo, generando una dependencia a esta sustancia. Se considera una enfermedad, en la que el paciente no es capaz de controlar la ingesta de bebidas alcohólicas.

Los principales motivos del consumo alcohólico es sentirse aceptados por un grupo social,  diversión, como un facilitador de las relaciones sociales o una vía de escape a los problemas.

Los principales factores sociales que pueden afectar durante esta enfermedad son el desempleo, conflictos en la familia y mantener un patrón de consumo de dependencia.

Se pueden observar algunos hogares venezolanos con parientes consumidores de alcohol de manera regular, pero ¿cómo saber que es un problema de alcoholismo? Estudios han determinado ciertas actitudes que lo pueden identificar:

  • Aumentar el deseo de beber alcohol
  • La falta de control en la cantidad ingerida o la suspensión del consumo.
  • Falta de interés en sus responsabilidades y en las relaciones afectivas.
  • Poca tolerancia hacia la sustancia, necesita beber más para alcanzar los mismos efectos que un principio.

El alcoholismo también puede generar una serie de consecuencias físicas, a corto plazo puede causar una intoxicación aguda de alcohol provocando un coma o hasta la muerte. A largo plazo afecta el desarrollo de enfermedades como trastornos cardiológicos, aumento de padecer cáncer bucal, cirrosis, enfermedades en el aparato digestivo como gastritis o una úlcera gastroduodenal y hasta disfunciones sexuales.

Un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), América Latina es la segunda región del mudo con mayor consumo de alcohol, y Venezuela es el tercer país con mayor índice de ingesta en la región.

En el mundo se consumen anualmente 6,2 litros de alcohol puro per cápita, según la OMS, explicado por Shakhar Saxena, director del departamento de salud mental y abuso de substancias de la organización.
Saxena explica que más de 3,3 millones de personas murieron en el mundo hace cinco años por consumo abusivo de alcohol, lo que constituye el 6% de las muertes a nivel mundial, lo que es igual a una muerte cada diez segundos.

El tipo de alcohol más consumido en América Latina es la cerveza con un 53%, en segundo lugar los licores (whisky, vodka) con un 32,6% y el vino con 11,7%.

El principal país de ingesta alcohólica en América es Chile, con un consumo per cápita de 9,6 litros de alcohol puro por año.

Argentina se encuentra en el segundo lugar, con un consumo total de 9,3 litros per cápita.

El tercer lugar es ocupado por Venezuela, con 8,9 litros de alcohol puro per cápita, 12, 7 consumido por hombres y 5,2 por mujeres. También es considerado el país con la tasa más alta de muertes atribuidas al alcohol.

Las muertes de hombres en Venezuela, generadas por el alcohol, obtienen una cifra de 96,6 fallecimientos por cada 100 mil habitantes y en las mujeres unos 6,2 fallecimientos por cada 100 mil habitantes, una cifra más baja.

El alcoholismo es un problema que no solo afecta al consumidor, si no a todo el que lo rodea.

El profesor Hernán Matute, fundador y coordinador general de la Cátedra libre antidrogas (Cliad), ha señalado el aumento cualitativo y cuantitativo sin control del consumo de bebidas alcohólicas en el país, asegurando que las cifras impartidas por la OMS son ciertas.

Las consecuencias del consumo excesivo de alcohol se miden en vidas humanas. La muerte de miles de venezolanos está relacionada con el alcoholismo, que genera además enfermedades y lesiones.

Esta enfermedad puede ser atendida, lo primero que se debe hacer es tomar conciencia del problema y contar con la voluntad de abandonar el vicio, es lo primordial.

En la mayoría de los casos graves de alcoholismo se requiere de ayuda profesional, generados por la depresión y ansiedad generados por el alcohol. Si el enfermo reconoce que tiene un problema, facilita el tratamiento que favorece a su evolución.

Un buen tratamiento conlleva a una pronta recuperación y una evolución positiva del país, para así disminuir muertes y enfermedades.

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

María Díaz

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad