Publicidad

Naciones Unidas pide aclarar muerte de niño

Oficina de derechos humanos exige que se establezcan responsabilidades y llama al diálogo

La Oficina Regional para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ( Acnudh) condenó la muerte del joven Kluiverth Roa, quien recibió un disparo en el marco de una protesta en San Cristóbal, estado de Táchira.

El Representante para América del Sur del Acnudh, Amerigo Incalcaterra, expresó su solidaridad con la familia de la víctima y llamó a las autoridades a que se investiguen de forma efectiva e imparcial las circunstancias de la muerte. «Tomamos nota de la condena por parte de las autoridades a este hecho, así como de la detención de un oficial de la policía. Al mismo tiempo, urgimos a que se establezcan cuanto antes las responsabilidades por la muerte de Kluiverth», expresó.

Al respecto, Incalcaterra reiteró la preocupación manifestada por el Acnudh sobre la Resolución 008610 del Ministerio para la Defensa de Venezuela el pasado 10 de febrero. Recordó que el uso de la fuerza letal debe ser el último recurso, solo aplicable según los principios de necesidad y proporcionalidad, y únicamente en situaciones donde es estrictamente inevitable para proteger la vida.

Tensión e inseguridad

El Representante resaltó que la muerte del joven sucedió en un ambiente creciente de tensión e inseguridad en el país, y expresó su preocupación por la información que su Oficina ha recibido sobre otras muertes violentas de jóvenes registradas en las últimas semanas, presuntamente por agentes del orden.

También expresó su preocupación por la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y de otros políticos y manifestantes a las que el Acnudh y el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria han hecho referencia en el pasado, así como por la reiterada intimidación y amenazas contra defensores de derechos humanos.

Finalmente, Incalcaterra hizo votos por la pronta solución pacífica de los conflictos en el país. «El ejercicio responsable de la libertad de expresión y reunión pacífica, la defensa de los derechos humanos y un sistema judicial independiente son la base de una democracia fuerte y duradera. Instamos a la sociedad venezolana a reducir el actual clima de tensión y a buscar el diálogo constructivo, libre de violencia y respetuoso de los derechos humanos para responder a los desafíos que enfrenta», enfatizó.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad