Publicidad

Venezolanos celebran la fiesta de luz en honor a la virgen de la Candelaria

La tradición de origen canario, de la Isla de Tenerife, donde se ha establecido su primera aparición, fue traída a Venezuela por las familias que migraron al país caribeño a finales del siglo XVII en busca de "la tierra de gracia"

Venezuela celebra el día de la Virgen de la Candelaria, una jornada de los feligreses de la Iglesia católica que pone fin a las celebraciones navideñas de Venezuela que se inicia el 24 de diciembre del año anterior.

La tradición de origen canario, de la Isla de Tenerife, donde se ha establecido su primera aparición, fue traída a Venezuela por las familias que migraron al país caribeño a finales del siglo XVII en busca de “la tierra de gracia”.

Los venezolanos guardan su devoción a la santa considerada como una “guardiana de la luz” que alumbra el camino de los que están muriendo, y por ello en ese día se reparten velas que son encendidas durante la celebración y apagadas al fin de la jornada.

En los pueblos andinos se acostumbra que la candileja vuelve a encenderse cuando las personas están muriendo para que les alumbre el final del camino.

La celebración mariana, que según el calendario litúrgico se venera el 2 de febrero para recordar la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén, es una tradición en los poblados venezolanos de Bailadores, Cantaura, Turmero, San Diego, Valle de la Pascua y Puerto Cumarebo con procesiones, misas y fiestas.

En La Parroquia y El Valle, poblados del andino estado Mérida  se celebra con los Vasallos de la Candelaria o los Locos de la Candelaria en honor a la virgen.

Hoy, como los hacen desde hace 150 años, las comunidades merideñas venezolanas son decoradas y un grupo de hombres y mujeres que han hecho promesas a la virgen de las luces a cambio de favores bailan con coloridos trajes de vasallos por las calles del pueblo.

La celebración de los poblados andinos concluyen el 3 de febrero con la tradición de “El entierro del gallo” donde los pobladores se vendan los ojos para intentar atrapar a un gallo que ha sido liberado en el medio de la plaza pública.

El juego se desarrolla mientras el vendado intenta encontrar el animal, va defendiéndose con un látigo de sus compañeros que tratan de confundirlo, lo que representa la celebración gozosa de la buena cosecha del campo y, una vez logrado el reto, es alzado en brazos por sus compañeros.

La Candelaria, una de las principales parroquias de Caracas, nombrada en honor a la virgen canaria, se convirtió en un asentamiento de los españoles que migraron al país durante los siglos XVIII, XIX, y XX, y también el corazón de una de las cofradías para venerar a la santa patrona.

En este sector se han organizado también las celebraciones de la “fiesta de la luz” y la tradicional “paradura del niño” en la que los creyentes ponen de pie al niño frente a la luz de una vela.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad