• Obituario

Se marchó un adeco de rancia estirpe

11 meses antes
Por Editor Gustavo Gil

Se marchó un adeco de rancia estirpe

La figura de Octavio Lepage (1923-2017) está ligada a los años dorados de la democracia, pero también a la era gris de las dictaduras.

Tras padecer los embates del régimen perezjimenista, Lepage es exiliado pero a la caída del hombre fuerte de Michelena y con la instauración del sistema de libertades es designado como embajador en Bélgica y a su regreso al país asume la secretaría general de AD.

En 1975 fue electo como senador del estado Miranda, pero el recién electo presidente Carlos Andrés Pérez lo nombra ministro del Interior, cargo que ocuparía nuevamente durante el gobierno de Jaime Lusinchi. 

Javier Conde, el periodista que escribió la más reciente reseña biográfica de Lepage intitulada “La conjura final”, refiere que el dirigente político prefirió moverse tras bastidores.

“No tenía un peso propio, y en mi libro refiere que nunca se dedicó a crear una parcela. En AD se habló del `betancurismo’, del `lusinchismo’ y del `perecismo’, pero nunca del `lepagismo’. Fue una figura que se mantuvo en segundo plano, detrás de personajes como Betancourt y Pérez”.afirma Conde.

Tras ejercer la presidencia interina de Venezuela, luego de los sucesos del Caracazo y la posterior destitución de CAP, Lepage se retira de la vida pública no sin elevar su voz de protesta ante lo que consideraba atropellos por parte del gobierno de Hugo Chávez.

Este jueves, el dirigente político falleció a la edad de 93 años.

Compartido
Loading...

Noticias recientes