Opinión

Eduardo Fernández: Fortaleza

Viernes, 2 Junio 2017
Por

Eduardo Fernández: Fortaleza

En medio de la terrible tragedia que estamos sufriendo resulta reconfortante robustecer la confianza en los valores fundamentales.

El primero de esos valores es la confianza en la existencia de Dios. Saber que Dios existe y que es infinitamente misericordioso e infinitamente justo.

Saber que Dios es amor y que, finalmente, el amor prevalecerá por encima del odio y por encima del sufrimiento.

Saber que Jesucristo resucitó. Sin la resurrección, “vana sería nuestra esperanza y nuestra fe”, como lo dice el apóstol. Gracias a la resurrección la esperanza y la alegría de los cristianos se convierte en una fuerza invencible.

Motivo de fortaleza es saber que tenemos unos pastores formidables. En primer lugar, el papa Francisco, quien desde la cátedra de Pedro nos está dando testimonio de solidaridad y de amor. Además, nos encomienda todos los días en sus oraciones.

Motivo de fortaleza es saber que contamos con la conducción pastoral de la Conferencia Episcopal Venezolana presidida por el arzobispo de Cumaná, monseñor Diego Padrón. La CEV ha venido haciendo un fraternal acompañamiento del sufrimiento colectivo.

Los obispos han estado al lado del pueblo sufriente y, en su última declaración colectiva del 17 de los corrientes, han dicho todo lo que tenía que decirse con un acento profético.

Fortalece tener la confianza de que toda esta tragedia pasará y pasará más pronto que tarde. Amanecerá un nuevo día con libertad, democracia, progreso económico, bienestar social y afirmación de los valores espirituales y morales.

Esa nueva Venezuela que construiremos con el esfuerzo de todos será un país en el que prevalecerá el amor, la justicia y la solidaridad.

Los obispos venezolanos han recordado el pronunciamiento del mártir de América, monseñor Oscar Romero, arzobispo de San Salvador, quien en circunstancias similares a las que estamos viviendo exclamó: “En nombre de Dios y de este sufrido pueblo les ruego, les suplico, les ordeno que cese la represión”.

Fortalece saber que el pueblo venezolano, dando un inmenso testimonio de coraje y de valor, ha salido a las calles en toda la geografía nacional a luchar por la libertad, por la democracia, por el respeto a la Constitución, por el derecho a vivir decentemente, por el pan de sus hijos, por las medicinas para sus enfermos y, sobre todo, por el derecho a la esperanza.

Fortalece saber que vendrán tiempos mejores, y que las vidas que se han perdido en esta lucha y el sufrimiento que hemos padecido no habrán sido en vano.

De toda esta pesadilla surgirá una Venezuela mejor.

Eduardo Fernández
@EFernandezVE