Opinión

Germán Carías Sisco: Mi punto cautivo

Lunes, 5 Junio 2017
Por

Germán Carías Sisco: Mi punto cautivo

Son numerosas y reiterativas las denuncias de clientes asiduos por las anomalías en los servicios telefónicos privados. Hay nuevas quejas ante las continuas desigualdades en los cómputos a distancia mediante correos electrónicos y Facebook. Insisten los reclamantes que sus controles personales de duración de llamadas o mega bytes, no coinciden con los que ellos en realidad emplean y los deducidos por Movistar. Protestan, además, por la forma compulsiva que se le suspenden sus comunicaciones sin previa notificación, para inducirlos a recargar sus móviles. Y lo que estiman demasiado coercitivo es que desde hace tiempo se les invite a visitar en la página web “puntocautivo.com” para ampliar sus cupos, “en beneficio (¿o perjuicio?) de los usuarios”. Algunos afectados recalcan que cuando por necesidad o capricho tratan de navegar desde sus portátiles, se les descuentan excesivamente los mega bytes junto con las llamadas contratadas en diferentes tarifas. Una práctica opresiva que desdice de la seriedad y responsabilidad que debe ser revisada para la prestación de mejores servicios. Al igual que recomendamos hace más de un mes en otra Cronística, sería viable explicar ¿cómo efectivamente se fiscalizan los balances de todas las operadoras de teléfonos móviles? Por eso, los usuarios exigen cuentas claras y confiables, a fin de clarificar dudas y suspicacias. Definitivamente, el lema publicitario de “Mi punto cautivo”, cuya voz en Drae o cualquier otro diccionario en español significa prisionero, preso, encarcelado o en cautiverio, desvaloriza los verdaderos designios de cualquier empresa.

gercasisgcs@gmail.com