Opinión

Gustavo Gil: filmarán vida del portero del Real Madrid

7 meses antes
Por

Gustavo Gil: filmarán vida del portero del Real Madrid

Más de dos mil personas se apuntaron en la lista para el casting de la película que relatará la vida del portero del Real Madrid, Keilor Navas, acto que tendrá lugar hoy y mañana en San José de Costa Rica.

Los personajes a los que hay que interpretar y para los que se realiza la selección de artistas son Keylor niño (9-14 años), Keylor joven (17- 20 años), abuela de Keylor (mujeres entre 50 y 60 años), abuelo de Keylor (hombres entre 55 y 65 años) y esposa de Keylor (mujeres entre 20 y 30 años) con ojos verdes.

Además, el primer entrenador de Keylor Navas (hombres entre 35 y 45 años), papá de Keylor Navas (hombres entre 30 y 40 años), mamá de Keylor Navas (mujeres entre 20 y 30 años) y una treintena de extras de 8 años en adelante.

Navas, de 30 años, es todo un personaje en su país y no es para menos. Nació en el pueblo de San Andrés de Pérez Zeledón, una zona agrícola del sur de Costa Rica, y sus dotes de atleta lo llevaron al Saprissa, a la selección de Costa Rica y finalmente a España con el Albacete, el Levante y el Real Madrid.

El arquero que lució mucho en el Mundial Brasil 2014, se vió inseguro en su reaparición del fin de semana pasado en el Santiago Bernabeu al dejar escapar un balón que se le resbaló de las manos. Pero en los minutos finales del cotejo hizo un paradón y salvó al Madrid de un vergonzoso empate.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tips………………Tips…………Tips………..

La diligente periodista Dulce Ramos anuncia que el cineasta venezolano Manuel Trotta, actualmente residenciado en Los Ángeles, vendrá a Venezuela para  estrenar su cortometraje El Astronauta, protagonizado Luigi Sciamanna.

La proyección de la cinta está programada para el miércoles 22 de marzo en el Cine Paseo del Trasnocho Cultural de Caracas, días antes de que Trotta inicie un recorrido por los más importantes festivales internacionales. La producción cinematográfica fue filmada en Los Ángeles y en el desierto de Baja California, locaciones que buscó Trotta con la intención de recrear de alguna forma el paisaje venezolano. El proyecto  fue una coproducción entre Venezuela, Estados Unidos y México.