Publicidad

Gustavo Gil: Robin Williams

Cuatro años se cumplen del fallecimiento del comediante norteamericano que se quitó la vida

De la súbita muerte del actor Robin Williams se cumplirán cuatro años, este sábado. HBO ha puesto en antena un documental que narra los momentos más cruciales en la vida de este comediante que contó con el respaldo de amigos como Billy Cristal y Jack Nicholson.

Pesqué por casualidad el documental en cuestión intitulado Come in side my mind y al final una reflexión me asaltó: las cámaras y los escenarios definitavmente matan a sus protagonistas.

Muchos de los más grandes artistas de televisión mueren antes de los 70 años, debido a la alza de su presión arterial. Durante cada show o en cada presentación personal, estos profesionales son sometidos a una tensión que parecen dominar pero que finalmente les pasa factura.

Williams no fue la excepción. Por el contrario, su hijo Zacary reveló que el actor hacía énfasis en actuar incluso en sus más íntimos contactos sociales. Parecía obligado a hacer reir a cualquiera en cualquier circunstancia.

El actor se casó tres veces, fue prolijo en trabajos tanto para Hollywood como para los distintos teatros y salas de espectáculo. Se hizo adicto a la drogas y pudo salir de este tunel; cayó en las manos del alcohol y logró sobreponerse. Cuando todo parecía indicar que su vida terminaría envejeciendo felizmente y tras someterse a una operación de corazón abierto,  un diágnóstico de mal de Parkinson (muerte súbita e inexplicable de células cerebrales encaragadas de controlar movimientos y coordinación) lo puso de nuevo en el carril de la desolación y se suicidó.

 

Tips………………..Tips……………………………Tips………….Tips……………..

José Saramago es el escritor que más me ha impresionado, por su imaginación ilimitada. En una de sus novelas más premiadas y llevada al cine, narra como una comunidad es atacada por una ceguera endémica. Todo comienza con una pareja que va a bordo de su carro y de repente el hombre que conduce se queda ciego y choca en el primer semáforo con el que se tropieza. El periodista brasileño Ricardo Viel presentará próximamente la obra  Un país levantado en alegría, que intenta contar cómo fue que Saramago se hizo con el Premio Nobel de Literatura, el 8 de octubre de 1998. El prologuista Sergio Ramírez califica el relato de Viel como un “thriller” en el que el autor reconstruye aquellos días que rodearon el nombramiento del Nobel, echando mano de relatos desconocidos, reacciones de otros escritores y también del público en general. El 8, 9 y 10 de octubre se celebrará el Primer Congreso Internacional sobre José Saramago en la Universidad de Coimbra (Portugal).

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad