Publicidad

Gustavo Gil: Steve Buscemi en TV

Si hay algo peor que la ley seca es la ley del revolver

Si hay algo peor que la ley seca es la ley del revolver. Y una cosa genera la otra. En los años 20 del s.XX, mientras el gobierno mojigato de Estados Unidos prohibía el consumo y por ende la venta de las bebidas alcohólicas, los más encumbrados magnates norteamericanos y no pocos parlamentarios viajaban a Europa a beber hasta saciarse o simplemte lo hacían “encapillados”, en los más abyectos bares de Atlantic City.

 

Esta realidad dual aparece fielmente reflejada en Boardwalk Empire (El Imperio del Contrabando), una serie original que HBO puso en pantalla en 2010 pero que hoy está siendo retransmitida por varias candenas de televisión.

 

El protagonista de la historia es Enoch “Nucky” Thompson y la caracterización le correspondió al actor Steve Buscemi. Buscemi es uno de los favoritos de los casts del director Quentin Tarantino.

 

Nucky tiene un importante cargo político que le permite comercializar clandestinamente el alcohol, lo que su vez le otorga poder sobre todo el conglomerado comercial. Tiene un hermano que resulta ser más perverso y además es jefe de la policía y ambos tienen una oscura historia familiar en la que la figura del padre resulta castrastante.

 

Reparto estelar

Steve Buscemi como Enoch “Nucky” Thompson (temporadas 1-5) – Mitad político, mitad gángster, es el tesorero de Atlantic City y la figura criminal más poderosa.
Kelly Macdonald como Margaret Schroeder / Margaret Thompson (nacida como Margaret Catherine Sheila Rohan) (temporadas 1-5) – Una joven viuda irlandesa que busca ayuda de Nucky, se vuelve su amante y finalmente su esposa.
Michael Shannon como Nelson Van Alden / George Mueller (temporadas 1-5) – Un ferviente agente del Departamento del Tesoro, identifica a Nucky como la figura clave del contrabando.
Shea Whigham como Elias “Eli” Thompson (temporadas 1-5) – Hermano menor de Nucky y sheriff corrupto de la ciudad.
Stephen Graham como Al Capone (temporadas 1-5) – Un gángster ítalo-estadounidense de bajo nivel de Chicago, con aspiraciones de entrar en el negocio del contrabando y
Vincent Piazza como Lucky Luciano (temporadas 1-5) – Gángster siciliano y asociado de Rothstein.

Tips………………………………Tips……………………..Tips……………..Tips……….

Tuve el privilegio de asistir a la presentación del libro Mi camino a la presidencia, el relato autobiográfico que hizo el periodista Tony Carrasco, de Meridiano TV. Sacar a la luz esta obra fue algo tan duro para Carrasco como la propia carrera hacia la presidencia de la Federán Venezolana de Fútbol (FCF). Cuando estaba en la recta final para llevar los originales a la imprenta, tuvo que lidiar con dos cosas terribles; la primera, la muerte de su querida madre y la segunda el robo de todos los fondos que había conseguido para la impresión de su historia. “Yo mantenía guardado el dinero en efectivo en mi cuarto, pero cuando mamá murió me vi en la necesidad de tomarlo para aligerar los trámites del sepelio. Cuando fui a mi cuarto y abrí la gaveta donde los guardaba bajo llave, me percaté de que nada quedaba de aquello que un día obtuve de mis patrocinantes. El mismo día se había ido mi vieja y toda posibilidad de dar a conocer mi historia”, dijo el escritor….Iván Martínez Urbina fue uno de los periodistas que más brilló en los predios del espectáculo, entre 1970 y 1986. Era uno de los hijos predilectos de Nelson Luis Martínez, el hombre que por más de veinte años dirigió el diario Últimas Noticias y a su vez fue la mano derecha del editor Miguel Ángel Capriles. Iván se codeó con la crema y nata del espectáculo. Llegó a volar en el jet privado de Julio Iglesias, acompañó a su tío Renato Capriles a Estados Unidos y el Caribe, con la orquesta Los Melódicos y fue jefe de prensa del Miss Venezuela. Hace pocos días Iván tomó una decisión drástica: iba junto a una amiga por el andén del metro, en la estación Altamira, cuando de repente dijo voy a tirarme al metro. Y lo hizo. Nadie ha inventado aún la vacuna contra la depresión, la soledad y el abandono, por lo tanto nadie está exento de seguir los pasos de este brillante cronista. Lo recuerdo por dos cosas. Cuando escribía de una mujer bella la calificaba como una “ensabanable” y cuando degustaba el primero de sus whiskies, a golpe de las once de la mañana, solía decir “prefiero ser un borracho conocido que un alcohólico anónimo”. Paz a sus restos.

 

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad