Opinión

Maite Araujo Olivares: Oración para el Día Mundial del Medio Ambiente

miércoles, 6 septiembre 2017
Por

Maite Araujo Olivares:  Oración para el Día Mundial del Medio Ambiente

Esta oración para el Día Mundial del Medioambiente se desarrolla en tres partes o momentos: celebración de la vida, arrepentimiento y compromiso. Sea creativo haciendo uso de música, drama y espacio. Puede elegirse entre las lecturas de la Escrituras aquí propuestas. También se podría rezar cada momento en tres días diferentes

Resultado de imagen para dia de la oración por el medio ambiente

10 consejos del Papa Francisco para cuidar el medio ambiente de la encíclica “Laudato Si” ante la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación del 1 de septiembre

 “Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida”

 (Opus Dei Camino Católico)   El Papa Francisco, tras la promulgación de la encíclica Laudato si´ en la que nos invita a una “conversión ecológica”, el día 31 de agosto de 2014,  ha establecido el 1 de septiembre como Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. La fecha ya se celebra en la Iglesia Ortodoxa, y el Papa ha decidido incluirla en la Iglesia Católica para concienciar y rezar por el cuidado del planeta.

En su última encíclica, el Papa nos recuerda que “merecen una gratitud especial quienes luchan con vigor para resolver las consecuencias dramáticas de la degradación ambiental en las vidas de los más pobres del mundo” y, continúa diciendo, “los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos”.

La Jornada se celebrará anualmente, y Francisco busca que todos podamos “renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación”. Con la elección de la fecha, también refuerza la “creciente comunión” con la Iglesia Ortodoxa.

Compartimos algunos consejos concretos con los que el Santo Padre nos alienta a colaborar para proteger y construir nuestra casa común, pequeñas acciones que derraman un bien en la sociedad “más allá de lo que se pueda constatar, porque provocan en el seno de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces invisiblemente”.

1. Calefacción: nos aconsejó abrigarse más y evitar prenderla.

2. Evitar el uso de material plástico y de papel.

3. Reducir el consumo de agua.

4. Separar los residuos.

5. Cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer.

6. Tratar con cuidado a los demás seres vivos.

7. Utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas.

8. Plantar árboles.

9. Apagar las luces innecesarias.

10. Dar gracias a Dios antes y después de las comidas.

Dios es Amor.Hacernos participes de ese Amor no es una cuestión menor. Se necesita tiempo de escucha y de silencio interior.Sólo una escucha diaria y comprometida nos irá conduciendo en nuestro crecimiento personal en el Amor de Dios. Por eso este blog, sencillamente quiere compartir nuestra experiencia cotidiana de escucha de la voluntad de Dios para cada momento de la vida y de aquellos hechos que nos preocupan, conmueven y nos hacen clamar a Dios por mediación de Jesucristo, el Señor.

Algunas reflexiones sobre el cuidado del Medio Ambiente que el Papa Francisco nos propone en la Laudato si´

1. San Francisco de Asís “manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal. (…) En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior”. (10)

2. “Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades.” (14)

3. “Este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable, porque eso es negarles el derecho a la vida radicado en su dignidad inalienable. Esa deuda se salda en parte con más aportes económicos para proveer de agua limpia y saneamiento a los pueblos más pobres.” (30)

4. “Pero hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres.” (49)

5. “Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana. No hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos, y por eso mismo tampoco hay espacio para la globalización de la indiferencia.” (52)

6. “Los jóvenes tienen una nueva sensibilidad ecológica y un espíritu generoso, y algunos de ellos luchan admirablemente por la defensa del ambiente, pero han crecido en un contexto de altísimo consumo y bienestar que vuelve difícil el desarrollo de otros hábitos. Por eso estamos ante un desafío educativo.” (209)

7. “Es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas, y es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida.” (211)

8. “En la familia se cultivan los primeros hábitos de amor y cuidado de la vida, como por ejemplo el uso correcto de las cosas, el orden y la limpieza, el respeto al ecosistema local y la protección de todos los seres creados.” (213)

9. “Esta misma gratuidad nos lleva a amar y aceptar el viento, el sol o las nubes, aunque no se sometan a nuestro control. Por eso podemos hablar de una fraternidad universal.” (228)

10. “Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos.” (229)

Hacemos llegar este mensaje del Papa Francisco en el día de la oración por el Medio Ambiente a manera de reflexión en este convulso momento que pasamos en nuesta querida patria Venezuela.

El conocimiento ecológico que hoy día poseemos de la biodiversidad venezolana nos llama a promover un aprovechamiento de los recursos naturales en forma racional y organizada, colocando en práctica los principios del desarrollo sostenible analizado en el contexto de las necesidades futuras de la población.

Sólo de esa manera podemos salvar el mayor tesoro de la Tierra, el Edén que se encuentra presente frente a nosotros, nuestra Biodiversidad, la mayor que se le haya dado a pueblo alguno en el Globo, muy superior al Petróleo como recurso porque se trata de la irremplazable vida . La vida que Dios nos dió.

Pero el tenerla tan cerca de nosotros, quizás no nos permita ver lo que debería ser transparente para nuestra consciencia.

Hasta un nuevo encuentro con Naturaleza, Salud y Bienestar.
Maite Araujo O., email: sandaliadelpescador@gmail.com, Twitter: @maitetiens.