Publicidad

Maite Araujo Olivares: Venezuela lastra derechos humanos con el arco minero (Videos)

Arco Minero del Orinoco: Desertización sin fauna y flora, sin capa arable del suelo, el envenenamiento de aguas y ríos, desvíos de sus   cauces, desaparición de etnias ancestrales, grottas con agua de los ríos

Arco Minero arrasa los derechos humanos de Venezuela y su ambiente, de su economía  salud  y los de todos los venezolanos.

El decreto de creación de la “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO)” es un flaglante compendio violatorio de garantías fundamentales, al no realizar los estudios previos de impacto ambiental para la actividad minera, al  desconocer los derechos particulares de los pueblos indígenas y de mineros artesanales, como los de libre asociación y poner estado de sitio suspendiendo las garantías constitucionales para no permitir protestas a favor del ambiente o de sus habitantes.

TRILLA, TRILLA Y MÁS TRILLA EL VENEZOLANO Y NO SE LE ESCUCHA SU RECHAZO A TAL ABERRACIÓN.

  • Amnistía Internacional, reseña que para el actual gobierno lo único importante es la búsqueda de divisas, lo que compromete derechos ambientales, humanos, destruye medios de subsistencia y otros recursos económicos.
  • En  el Arco Minero del Orinoco (AMO), se extrae y comercializan materias primas como la bauxita, cobre, diamante u oro, sin ningún estudio adecuado de impacto ambiental o sociocultural en la zona, lo que se traduce en daños profundos. Así lo expresó la ingeniera Yezenia Frontado, activista de la organización no gubernamental Vitalis.
El 14 de febrero apareció publicado el decreto número 2.248 mediante el cual se crea la llamada “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO)”. Mediante esta normativa el Ejecutivo nacional entrega en concesión para la explotación minera una extensión de 111.843 km2, lo que comprende el 12,2% del territorio nacional.
  • La directora de investigación y desarrollo de Provita, Tina Oliveira, señala que la explotación del AMO, tiene terribles implicaciones debido a su gran extensión, pues lleva consigo cambios en la cobertura vegetal, es decir, deforestación y eliminación de otros ecosistemas no boscosos, cambios en el curso de los ríos, así como en su calidad del agua, aumento de las emisiones de contaminantes para la atmósfera, el agua, el suelo y el subsuelo, contaminación de las especies y su extinción. Todo ello repercutirá negativamente en la economía y recursos del país, que ya ha vivido las graves consecuencias de la sequía –traducida en falta de agua y dramáticos cortes eléctricos–, fenómeno que se acrecienta con la deforestación y que por tanto puede llegar a tener dimensiones catastróficas.
  • La contaminación de la fauna también debe tenerse en cuenta, Yezenia Frontado, agrega que muchos procesos de extracción de minerales usan productos químicos, como ácidos y cianuros, que los peces terminan consumiendo y pasan a formar parte de la cadena alimentaria llegando a los seres humanos con consecuencias como enfermedades “que pueden llegar a ser graves y mortales”.

  • ELlCoordinador general de Provea expone que el AMO no sólo incumple requisitos establecidos en la Carta Magna para promover proyectos extractivos, sino que además contraviene los estándares y pactos internacionales de derechos humanos suscritos por la República.

El AMO busca la extracción y comercialización, por parte del capital nacional, trasnacional o mixto, de los minerales de bauxita, coltán, diamantes, oro, hierro, cobre, caolín y dolomita en toda la margen sur del rio Orinoco.

El AMO tiene su fundamento en el denominado Plan de la Patria que, en su primer objetivo, establece la ampliación de la frontera para la explotación minera del país y la profundización del modelo extractivo de desarrollo.

En el decreto 1.425, “Ley de Regionalización Integral para el Desarrollo Socioproductivo de la Patria”, que establece la creación de las llamadas “Zonas Económicas Especiales” cuyo objetivo es la atracción de capitales extranjeros mediante la creación de las llamadas ventajas comparativas, como exenciones tributarias y flexibilización de la normativa laboral en estas extensiones territoriales.

Rafael Uzcátegui, directivo de Provea, durante entrevista. Caracas, 04-11-2010 (SANDRA BRACHO / EL NACIONAL)

La decisión de crear el AMO se formaliza incumpliendo las obligaciones constitucionales de realizar estudios de impacto ambiental y sociocultural en las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas (artículo 129) así como consultar de manera previa, libre e informada a los pueblos originarios cuando se aprovechen recursos naturales en hábitats indígenas (artículo 120, Convenio 169 de la OIT).

Según el censo del año 2011 en el estado Bolívar habitan 54.686 personas indígenas, mientras que como registró el mapa editado en el 2010 por el Ministerio de Pueblos Indígenas, dentro del territorio decretado como AMO habitarían los pueblos Inga, Mapoyo, Eñepá, Kariña, Arawak y Akawako, cuyo modo de vida sería afectado por la actividad minera.

Además de ignorar los requisitos establecidos por la Carta Magna, el decreto del AMO lesiona diferentes garantías en materia de derechos humanos. El artículo 25 elimina tanto los principios de universalidad y progresividad como los contenidos inherentes al derecho de libre asociación y reunión al establecer que los intereses de Estado, en maximizar la producción minera en la zona, se encontrarían por encima de los derechos de los particulares: “Ningún interés particular, gremial, sindical, de asociaciones o grupos, o sus normativas, prevalecerá sobre el interés general en el cumplimiento del objetivo contenido en el presente decreto”.

Este artículo también establece nociones que pueden interpretarse como la proscripción del derecho a la manifestación pacífica -“los sujetos que ejecuten o promuevan actuaciones materiales tendentes a la obstaculización de las operaciones totales o parciales de las actividades productivas (…) serán sancionados-” y el derecho a la huelga –“los organismos de seguridad de Estado llevarán a cabo las acciones inmediatas necesarias para salvaguardar el normal desenvolvimiento de las actividades”.

La restricción de garantías constitucionales sólo puede hacerse de forma temporal, mediante la declaratoria de estado de excepción por parte del presidente en Consejo de Ministros, decreto que debe ser aprobado por la Asamblea Nacional y declarado constitucional por el Tribunal Supremo de Justicia.

Provea también resalta que dentro del conjunto de medidas económicas anunciadas para enfrentar la crisis, el presidente Maduro anunció una reforma fiscal para elevar los niveles de recaudación. Sin embargo, mientras las y los trabajadores deben asumir una mayor carga impositiva, el decreto del AMO, en su artículo 21, establece la otorgación de “exoneraciones totales o parciales del impuesto sobre la renta y del impuesto al valor agregado, aplicables, exclusivamente a las actividades conexas a la actividad minera”, una medida discriminatoria y que contribuye a la pérdida de poder adquisitivo del salario de la clase trabajadora.

Ante los graves hechos ocurridos en la población de Tumeremo, estado Bolívar, el presidente Maduro anunció la “creación de una Zona Militar Especial para proteger a los municipios mineros de ataques violentos”. Según el artículo 30, numeral 2, de la Declaración de los Pueblos Indígenas de Naciones Unidas, los Estados deben celebrar consultas eficaces con los pueblos indígenas antes de utilizar sus tierras o territorios para actividades militares.

Finalmente, Provea recuerda que el defensor del Pueblo tiene la obligación constitucional (artículos 280 y 281) de ejercer acciones legales ante la evidente inconstitucionalidad del decreto del AMO, tanto por el incumplimiento de los requisitos constitucionales y legales para iniciar proyectos de aprovechamiento de los recursos naturales en territorios indígenas, como por la expresa violación de garantías y libertades democráticas, presentes en esta nueva iniciativa extractivista que, vale decir, desdice el discurso gubernamental sobre la superación de la economía rentista en Venezuela.

  • Arco Minero del Orinoco y su impacto ambiental, Desde una Perspectiva de los Derechos Humanos”, es el título de la ponencia que presentó el profesor Gustavo Montes, realizada dentro del foro organizado por Visor 360: “Arco Minero del Orinoco, ¿Un decreto que viola los Derechos Humanos?”
 A través de diapositivas un trabajo cartográfico  muestran varios mapas que describen la situación del AMO; varios del Ministerio de Ecosocialismo y Agua, donde se puede ver la superficie de 113.599,86 Kms que abarca el Arco Minero del Orinoco, al norte del estado Bolívar, bordeada por la margen sur del Orinoco, entre Puerto Páez y y Punta Cabrián. En su extremo oriental limita con una porción del Territorio Esequibo, el AMO ha sido dividido en 4 áreas de explotación.

En su exposición, señala varias inexactitudes e incongruencias en uno de los mapas del área 1, del MINEA, en cuanto a la ubicación del bloque Parguaza y donde no aparecen los mapoyos ni los hiwis y manifiesta que esta situación “es una bomba de tiempo social”

En su exposición advierte sobre el problema ambiental que compromete a 13 grandes ríos fundamentales para la sobrevivencia del país: Parguaza, Suapure, Chaviripa, Guaniamo, Cuchivero, Caura, Aro, Caroní, Hacha, Yuaruani, Cuyuní, Chicanán, que define Montes como “una red hidrográfica, única y excepcional”

Hace un llamado de atención sobre los mogotes, unos domos graníticos milenarios, en la serranía de Parguaza, donde prosperan, en sus hendiduras, bosques de una gran diversidad que solo existen allí y que podrían desaparecer de la tierra con la explotación en el área.

Toda Venezuela, cada venezolano clama, habla, expone, diserta, critica, lanza la alarma de los graves dilemas y peligros a los que este gobierno con su  explotación despiadada de nuestros soberanos recursos sin mediar ningun remilgo por los desastrozas y graves consecuncias de POR VITA que le está ocasionando a este soberano paós cuyo  único pecado es estar dotado de todas las maravillas del mundo, pero, que parece, todo está dispuesto a que sea destruido todo y desaparezca todo, hasta el mismo venezolano que sin cuentos chinos MUERE DE MENGUA por hambre y enfermedades, sin medicinas, sin alimentos.

Desertización por la deforestación, la devastación de la fauna y flora, de los árboles, de la capa arable que permite el renacimiento de las plantas, por el envenenaiento de las aguas y ríos y los desvíos de sus   cauces, por la desaparición de sus etnias ancestrales por su eliminación física, por las agresiones y devastaciones en sus pueblos, por las explotaciones de las grandes grottas de kilómetros de ancho, largo y profundo adonde van a parar las aguas de los ríos desviscos y vaciados con superbommbas y supermangueras luego de talar y ROBARSE la madera de los árboles de los bosques amazónicos, son algunas de las infinitas consecuencias que solo nos va a quedar en nuestro territorio violado por el aberrante AMO.

Con los videos quizá podamos ver y hacer algo por los DERECHOS HUMANOS que se nos arrebatan a los venezolanos con tan impositiva medida de explotar a cielo abierto y en terrenos ancestralmente indígenas y del Amazonas sin anestesia y sin dolor, sin reparos y sin conciencia. De la soberanía y los derechos humanos hicieron una tabla rasa sobre la que camina la bota de la discriminación y el desconocimiento de toda humanidad.

Que Venezuela pueda reponerse de todos los daños que esto nos está causando comenzando con el Guri que ya tiene varias válvulas tapiadas con las areniscas sedimentadas en los ríos  por las explotaciones mineras y las trancas, además de que se están lodolizando  los cauces dismunuyendo el volúmen de agua porque también los están desviando y no llegas al Guri, esto incluye al Caroní y otros seis principales ríos que surten a nuestra principal represa hidroeléctrica de Venezuela.

Dios nuestro Padre Eterno, el único ser al que debemos adoración, nuestro Creador y Señor del Universo nos proteja y permita a nuestro país el bienestar y la salud que amerita este pueblo noble y digno.

Naturaleza, Salud y Bienestar te saludo hasta otro nuevo encuentro.

Maite Araujo Olivares

[email protected]/ @maitearaoliv

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Maite Araujo

Maite Araujo Olivares: Docente Educ. Especial área Talento, en C.E.A.C, área de Ciencias. Funda el Grupo Conservacionista EL MANGLAR y "FuMuJEAM".Publica la columna "Naturaleza, Salud y Bienestar" en elclarínweb.com y en maitearaoliv.wordpress.com

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad