Opinión

Rafael Avila: ¿Qué hace un Banco Central?

7 meses antes
Por

Rafael Avila: ¿Qué hace un Banco Central?

Escuchar “Banco Central” con seguridad nos suena conocido, nos es común, y como solemos interactuar con la banca, porque manejamos cuentas corrientes y de ahorros, tenemos tarjetas de crédito y algunos préstamos, podemos aproximarnos a lo que hace un Banco Central.

Pero no es tan exacto a un banco como lo conocemos; es un banco particular. Entonces, ¿Qué funciones cumple un Banco Central?

Un Banco Central es la autoridad monetaria de un país, o de todo país que tenga la moneda que éste imprima, como moneda de curso corriente, de uso común, de curso legal. Y como autoridad monetaria tiene la responsabilidad fundamental de preservar el valor y estabilidad de la moneda. A su vez, a un Banco Central le corresponde propiciar, de manera coordinada con el Gobierno Central, las condiciones monetarias, crediticias y cambiarias para el desarrollo equilibrado y sano de toda economía.

El Banco Central es el ente rector del sistema financiero y de la política monetaria de un país.

La política monetaria puede definirse como un conjunto de acciones que tienen el propósito de regular la circulación monetaria y, a través de ella, buscar la estabilidad del valor del dinero, incidir sobre el costo del dinero y la disponibilidad de crédito para todos los sectores de la economía, y evitar desequilibrios prolongados en la balanza de pagos (relación entre exportaciones e importaciones, y entre entradas y salidas de capital; mide la variación de las reservas internacionales de un país). Un Banco Central se ocupa de cuánto dinero circula en la economía y cómo éste es valorado. Manteniendo una inflación baja, estable y predecible, un Banco Central contribuye a un sólido desempeño económico y a elevar el nivel de vida de los ciudadanos.

La política monetaria puede perseguir los siguientes objetivos:

  • Inflación.
  • Crecimiento y empleo.
  • Suavización de los ciclos económicos (etapas de crecimiento y crisis en la economía)
  • Prevención de las crisis financieras.
  • Reducción de la volatilidad de las tasas de interés, tipo de cambio.
  • Reducción de desequilibrios en la balanza de pagos.

Las relaciones del Banco Central con el sistema financiero están enmarcadas dentro de las operaciones monetarias, las de agentes financieros y las operaciones de tesorería. El conjunto de ellas confluyen en el sistema de pagos nacional. Es de suma importancia el funcionamiento eficiente y oportuno del sistema de pagos, que no es más que una infraestructura compuesta de instituciones e instrumentos, reglas, procedimientos, estándares y medios establecidos para efectuar transferencias de valores monetarios entre partes, descargando obligaciones mutuas a escala nacional. Cuando se incluyen las operaciones internacionales el sistema de pagos es transfronterizo.

Un Banco Central vela por el correcto funcionamiento del sistema de pagos y establece sus normas de operación, regula la moneda y promueve la adecuada liquidez del sistema financiero y ejerce con carácter exclusivo la facultad de emitir especies monetarias.

¿Y cómo un Banco Central ejecuta la política monetaria?

El Banco Central lo hace mediante operaciones monetarias, mecanismos e instrumentos, con el objetivo de regular y modular la liquidez monetaria.

Estos instrumentos pueden ser directos, aquellos que tienen efecto directo sobre los precios de las instituciones financieras, esto quiere decir, sobre las tasas de interés y los controles sobre los depósitos y el crecimiento del crédito.

Los instrumentos indirectos son aquellos que afectan el balance del Banco Central, bien sea por el lado del pasivo o por el lado del activo.

Estos instrumentos son:

  • Las operaciones de mercado abierto,
  • La asistencia crediticia, y
  • El encaje legal.

Las Operaciones de Mercado Abierto (OMA), son operaciones de compra-venta de títulos-valores, las cuales afectan las reservas bancarias, que no son más que las posiciones que mantienen los bancos en sus cuentas dentro de los Bancos Centrales, constituidas por el encaje legal más las reservas excedentes. Estas operaciones afectan las tasas de interés y las expectativas de la economía. Dentro de estas operaciones se encuentran las operaciones de compra-venta temporal con pacto de recompra o de reventa de un título-valor, que es lo que se conoce como repos. En los repos se acuerda una fecha para la recompra o para la reventa del título, más el pago de una tasa de interés por parte del vendedor. Los títulos recibidos pueden ser objeto de negociación durante el tiempo que dure la vigencia del repo, con la obligatoriedad de devolver al vencimiento los mismos títulos que se vendieron. En algunos países está permitida la devolución de títulos con características similares, dado que estos son totalmente fungibles.

También entre las OMA, existen las operaciones de swaps o canje de divisas, las cuales son operaciones simultáneas en el mercado spot y a plazo de una moneda contra divisas. La operación a plazo puede ser de expansión o contracción de la liquidez. Estas operaciones pueden realizarse a través del mecanismo de subasta.

Los bancos centrales efectúan operaciones de mercado abierto, de expansión o contracción, mediante el mecanismo de subastas, en las cuales puede anunciar el monto o puede anunciar la tasa. El uso de uno u otro mecanismo dependerá de lo que esté persiguiendo el Instituto. Si el Banco Central quiere mandar una señal de dónde quiere que se ubique la tasa de interés a un plazo determinado, entonces hará una subasta de tasa anunciada; pero si lo que está buscando es recibir información de las instituciones financieras, anunciará el monto de la subasta y recibirá cotizaciones de tasas para un plazo en específico.

Por su parte, los certificados de depósito (CD) son emitidos por el Banco Central con características financieras de tasa y plazos fijos, son dirigidos al portador y son negociables en el mercado secundario. Anteriormente en Venezuela, los bancos compraban los CD y estaban obligados a mantenerlos en su cartera de inversiones hasta su vencimiento, ahora se pueden negociar en el mercado secundario o pueden ser objeto de recompra por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) en función de sus objetivos.

La participación del BCV en este mercado, aparte de modular la liquidez bancaria, contribuye a evitar las fluctuaciones erráticas en las tasas de interés, cerrando la brecha entre la tasa máxima y la tasa mínima.

En un momento de grandes excedentes de liquidez pueden existir instituciones con posiciones deficitarias, incluso, puede darse el caso de que dichos excedentes estén concentrados en uno o pocos bancos. La presencia permanente de los bancos centrales en el mercado monetario imposibilita que estas instituciones puedan realizar operaciones que causen fluctuaciones erráticas de las tasas de interés o la realización de operaciones a tasas que podrían considerarse especulativas.

La asistencia crediticia es otro instrumento de política monetaria. Consiste en el otorgamiento de crédito a las instituciones bancarias que presenten problemas transitorios de liquidez y que por razones operativas, no logren obtener del mercado regular, los recursos suficientes para cubrir el fondo mínimo de encaje, con el objeto de afectar el nivel de reservas de una institución en particular, a diferencia de las OMA. Las OMA van dirigidas a todo el sistema financiero y nacen del Banco Central hacia las instituciones; la asistencia crediticia, por el contrario, nace de la institución en particular que tiene un problema de liquidez hacia el Banco Central, solicitándole a este último financiamiento.

Estas operaciones se realizan con la tasa de redescuento que el Banco Central anuncia y que revisa constantemente. Esta tasa normalmente es la más alta del mercado. Esto no es por capricho, sino que cuando el Banco Central tiene a tono todos sus instrumentos y las instituciones pueden conseguir fondos, tanto en el mercado interbancario como accediendo a otros mecanismos de expansión de liquidez del Banco Central, para el caso de solicitar asistencia crediticia, se considera al Banco Central como el prestamista de última instancia y por eso la tasa es precisamente la más alta del mercado, a los fines de propiciar que los bancos realicen sus mejores esfuerzos para cubrir sus deficiencias temporales de liquidez sin recurrir a la asistencia crediticia.

Este instrumento de política monetaria también es usado por el BCV, con el objeto de destinar recursos para atender la demanda de crédito de sectores que se consideren estratégicos de la economía, determinados por el Ejecutivo Nacional como prioritarios para el país. Los créditos que otorga el ente emisor contemplan condiciones especiales de plazo, garantía y tasa de interés de acuerdo con la naturaleza del sector; busca incentivar el desarrollo de los sectores agrario, manufacturero, de la construcción, agroalimentario y proyectos de capacidad exportadora.

El encaje legal es otro instrumento de política monetaria, que consiste en la obligatoriedad de mantener un nivel de reservas en el Banco Central, en las bóvedas de los bancos, o una combinación de ambos. Es calculado sobre las obligaciones de una institución en función de una proporción que establezca el Banco Central. Puede ser de cumplimiento diario, promedio, mensual, semanal, remunerado o no, de coeficiente único o coeficiente diferencial.

En Venezuela, el encaje legal se mantiene totalmente en las cuentas que las instituciones tienen en el Banco Central. El BCV ha modificado el coeficiente de encaje legal de acuerdo con los objetivos perseguidos y las condiciones presentes para cada oportunidad, así se han tenido encajes de coeficiente único o diferenciados, remunerado o no remunerado. Asimismo, el BCV ha tenido programas de liberación del encaje a aquellas instituciones que participen en programas para el desarrollo del sector agrícola.

El BCV se relaciona también con las instituciones financieras a través de las operaciones de tesorería, que confluyen en su totalidad en el sistema de pagos. En el BCV estas operaciones están divididas en operaciones de cuenta corriente, custodia de valores, Cámara de Compensación Electrónica y administración del efectivo.

Comentarios finales

El Banco Central cumple dentro del sistema financiero un papel muy importante, dado que diseña y ejecuta la política monetaria, es agente financiero y supervisa el sistema de pagos a los fines de su correcto funcionamiento de acuerdo con la ley, siendo el único autorizado para suscribir acuerdos que establezcan normas de funcionamiento del sistema de pagos de carácter bilateral e internacional.

Participa en el diseño y funcionamiento del sistema de pagos, lidera su modernización, establece políticas de administración de riesgo y promueve la cooperación con el BCV, y facilita así el seguimiento del sistema.

El Banco Central de Venezuela trabaja muy de cerca con las instituciones financieras. Procesa las transacciones que realizan los integrantes del sistema de pagos de manera rápida y segura, vela por la fluidez y normal desenvolvimiento del sistema, todo ello en el marco del diseño y ejecución de la política monetaria, para lo cual cuenta con una gama de instrumentos de política, los cuales son revisados y actualizados permanentemente.

Entender de economía política, identificar ganadores y perdedores, nos permite entender por qué no cambia y por qué es difícil cambiar el statu quo.

@rjavilad

rjavilad@gmail.com

www.rafael-avila.net