Opinión

Rafael Avila: Del rol del emprendedor y el mercado (VI)

6 días antes
Por

Rafael Avila: Del rol del emprendedor y el mercado (VI)

El emprendedor y la Teoría de la Agencia

En el paradigma austriaco el emprendedor-capitalista es el dueño de la empresa y la última instancia de decisión, siendo así quien asigna los recursos y define la estructura productiva de la economía, qué bienes de consumo y de capital se producen, y qué factores de producción se emplean.

“In a more sophisticated understanding, managers do not decide how much capital they want; capitalists decide where capital should be allocated.”

Como el emprendedor-capitalista decide y entrega recursos a la empresa, pero el gerente ejecuta y gestiona dichos recursos, esta circunstancia puede disciplinar a la gerencia pero a su vez comporta un riesgo en la tensión de la relación emprendedor vs.gerente: los costos de agencia; pues los gerentes podrían hacer uso de los recursos del emprendedor para su propio beneficio, que no necesariamente coincide con el beneficio del emprendedor. Este es el llamado problema del agente-principal. Para Klein, este es un problema al que se le dedica mucha investigación,

“The problem of managerial discretion—what we now call the principal–agent problem— occupies much current research in the theory of the firm.”

El reto está en ver cómo el principal (el emprendedor-capitalista en este caso) instaura un mecanismo, reglas, estructura de incentivos, que logre alinear los intereses, comportamiento y decisiones del agente (el gerente en este caso) a los suyos, para que en cada decisión el agente persiga maximizar el beneficio del principal: que cada decisión de la gerencia no sea discrecional sino que esté alineada a la maximización del valor de mercado de la empresa.

“Agency theory studies the design of ex-ante incentive-compatible mechanisms to reduce agency costs in the face of potential moral hazard (malfeasance) by agents.”

La idea es evitar el riego moral del agente: que haga con los recursos que le han sido encomendados por el principal, algo distinto a lo que le fue instruido.

En este objetivo, el monitoreo cercano del agente (gerencia) por parte del principal (emprendedor-capitalista) toma mucha relevancia. Si la propiedad accionaria es muy difusa, el costo de monitoreo para cada accionista individual aumenta, aumentando la probabilidad de las decisiones discrecionales por parte del gerente, pues los beneficios del monitoreo estarían compartidos entre todos los accionistas, pero los costos de hacerlo estarían concentrados en unos pocos accionistas que se tomen la tarea.

Bonificaciones según los resultados de la empresa, y entregar opciones sobre acciones de la empresa a la gerencia, como parte de los paquetes de compensación laboral para la gerencia, persigue también alinear los intereses del agente a los del principal (los accionistas).

El mercado de capitales también ejerce control sobre el gerente, a través de los precios de las acciones de las empresas. Si el gerente toma decisiones discrecionales que no agreguen valor a la empresa, el precio de la acción de esta caerá, aumentando la probabilidad de que se dé un takeover y el consecuente reemplazo de la gerencia. Si la gerencia está consciente de esta posibilidad, se espera que sus decisiones persigan aumentar el valor de la empresa, y en consecuencia el precio de las acciones de esta en el mercado, pues esto levantaría una barrera que los protege.

“Therefore, while managers may hold considerable autonomy over the day-to-day operations of the firm, the stock market places strict limits on their behavior.”

En comentarios de Mises sobre el mismo punto,

“It is true, Mises acknowledges, that the salaried managers of a corporation hold considerable autonomy over the day-to-day operations of the firm. Nonetheless, the shareholders make the ultimate decisions about allocating resources to the firm, in their decisions to buy and sell stock… [T]he changes in the prices of common and preferred stock and of corporate bonds are the means applied by the capitalists for the supreme control of the flow of capital.”

Las fusiones (mergers) y adquisiciones son mecanismos de control que el mercado impone sobre la gerencia, y por supuesto que no necesariamente toda decisión de este tipo resultará exitosa; podrían ser fracasos y de peores resultados que los de la situación previa. Pero se entiende que si se emprende llevar a cabo una fusión, es porque las empresas fusionadas agregarían más valor que cada una separada. Si el merger resulta en fracaso, no es debido a una falla del mercado de capitales, sino por la inherente incertidumbre y conocimiento imperfecto con el que se actúa, y acentuado por políticas gubernamentales intervencionistas.

En palabras de Mises, sobre la intervención gubernamental y el poder de la gerencia,

“‘…the emergence of an omnipotent managerial class is not a phenomenon of the unhampered market economy,’ but a result of government policy”

De manera similar, Klein afirma sobre cómo el gobierno dificulta el necesario cálculo económico que el emprendedor debe hacer, y el consecuente control que impone el mercado a la gerencia,

“…government interference impedes the entrepreneur’s use of economic calculation and the attempt to use prices to impose managerial discipline.”

También es cierto que se espera, que cuando el mercado interprete que una fusión o adquisición ha sido ineficiente, actúe (si es libre de hacerlo) rápidamente para penalizar y corregir el error.

Quien decide llevar a cabo un takeover o un merger asume riesgos; ve una oportunidad de agregar valor concretando una fusión o una adquisición, y la emprende. Asume riesgos porque enfrenta costos en el presente, esperando beneficios futuros que son inciertos. Si es exitoso en esta estimación, recibirá la recompensa por asumir el riesgo; por lo tanto es un emprendedor en la definición de Mises.

“As Hayek (1945) described it, there is a “division of knowledge” in society. The raider who discovers a difference between a firm’s current market value and its potential value under new management has an opportunity for an entrepreneurial profit (less the transaction costs of takeover).”

“Moreover, the post-takeover market value of the firm is uncertain; the raider’s profit, if he is successful, is the reward for bearing this uncertainty. In this sense, the takeover artist is a Misesian capitalist–entrepreneur.”

Bueno amigos, por razones de espacio detengámonos en este punto, por los momentos. Continuaremos argumentando sobre el rol del emprendedor y el mercado, en el próximo artículo.

Entender de economía política, identificar ganadores y perdedores, nos permite entender por qué es difícil cambiar el statu quo.

@rjavilad

rjavilad@gmail.com

www.rafael-avila.net

[1]Klein, P. (1999). Entrepreneurship and corporate governance.The Quarterly Journal of Austrian Economics, Vol. 2(No. 2).