Publicidad

Rafael Avila: Del sistema de banca en Venezuela (IV)

En este artículo continuamos mostrando la evolución cualitativa de la banca en Venezuela.

 

Más estabilidad al cierre del Siglo…

 

A la par del naciente desarrollo de un sistema bancario, ligado de manera privilegiada con el Estado, algunos sectores vinculados al comercio y a la incipiente industria manufacturera promovieron la creación de nuevas entidades financieras.

 

El 20 de julio de 1882,abre sus puertas el Banco de Maracaibo (por Sociedad de Mutuo Auxilio de Maracaibo), con un capital de Bs. 160.000 y que fue aumentado en cuatro ocasiones hasta Bs. 2.500.000 (en 1925). Este banco tenía derecho de emitir billetes. Sus estatutos le prohibían efectuar transacciones con el gobierno.Entre sus accionistas figuran nombres de grandes casas comerciales instaladas en Maracaibo, uno de lospuertos principales del país.

 

En marzo de 1883, en Caracas y por iniciativa del general Manuel Antonio Matos, concuñado del general Guzmán Blanco, se crea elBanco Comercial de Venezuela, con un capital de Bs. 3.200.000. En 1890 aumentó su capital a Bs. 8.000.000, para posteriormente transformarse en el actual Banco de Venezuela.

 

El Banco Comercial estuvo en sus orígenes destinado a satisfacer exclusivamente las necesidades del sector mercantil privado. No obstante, a partir de 1884, una cláusula autoriza la realización de transacciones con el gobierno,modificandolos propósitos iniciales. Se convierte así este banco en emisor y auxiliar del fisco nacional, aumentando paulatinamente sus actividades hasta extender nuevamente su línea de crédito hacia el sector privado, mediante una ampliación de su capital a Bs. 8.000.000, con la incorporación de nuevos accionistas y un cambio de razón social,el 1ero. de agosto de 1890, adoptando el nombre de Banco de Venezuela, que ha preservado hasta nuestros días.

 

En materia bancaria, el criterio del Ejecutivo sólo giraba en torno a la preocupación de conseguir los fondos necesarios a corto plazo para alimentar el gasto corriente. Las frecuentes crisis de tesorería de los diferentes gobiernos provocaron numerosos enfrentamientos con las instituciones financieras existentes.

 

En 1888, Guzmán Blanco intentó desplazar al Banco Comercial de Venezuela, al proponer el establecimiento en el país de un Banco Franco-Egipcio, respaldado por capitales franceses.

 

En 1883, Domingo A. Olavarríafunda en Valencia el Banco de Carabobo. Nace con capital de Bs. 500.000, que luego se amplía a Bs. 800.000. En 1890, a esta institución la adquiere el Banco de Venezuela.

 

El 1ero. de agosto de 1890 se crea el Banco de Venezuela, sucesor del Banco Comercial. Nace con un capital de Bs. 8.000.000, que luego es modificado en tres oportunidades: Bs. 15.000.000 (en 1897), Bs. 12.000.000 (en 1899), y Bs. 24.000.000 (en 1921). Este es el banco que más emitió billetes y de gran variedad de diseños, hasta la creación del Banco Central de Venezuela. Este era uno de los bancosque tenía derecho de emitir billetes, autorizado por la legislación vigente.Entre sus accionistas figuraban nombres de las grandes casas comerciales instaladas en la capital.

 

El Banco de Venezuela funcionaba principalmente para préstamos al gobierno y como recaudadora fiscal del Estado. En 1920 por una ley se le concede el derecho de no pagar ningún impuesto o hacer cualquier aporte al fisco nacional debido a su función recaudadora nacional, para este año ya había logrado establecer sucursales en unas 10 ciudades del interior del país. Ante la falta de un banco central, es seleccionado junto con otras 5 instituciones para emitir papel moneda (bolívares).

 

El 23 de agosto de 1890, se crea el Banco Caracas, con un capital de Bs. 6.000.000, y fundado por Manuel Antonio Matos, el mismo que era accionista del Banco de Venezuela. Matos asegurala vinculación entre las dos instituciones financieras que, para el momento, eran las más importantes del país. Este banco no estuvo relacionado con los tres homónimos anteriores.Entre sus accionistas figuraban nombres de las grandes casas comerciales instaladas en la capital.Este banco también tenía derecho de emitir billetes. El Banco Caracas se consolida sin relaciones particulares con el Estado.

 

En 1893, el gobierno de Joaquín Crespo buscó una fuente alterna de crédito con un contrato para el establecimiento de un Banco Comercial Anglo-Venezolano, debido a las tensas relaciones con la banca nacional, que tenían como origen la avidez del gobierno de captar financiamiento de su gasto corriente.

 

En 1897, un proyecto de Banco Nacional de Venezuela proponía, de hecho, la absorción del Banco de Venezuela por parte del DiscontoGesellschaft que, el año anterior, había otorgado un cuantioso empréstito al gobierno venezolano.

 

A comienzos del año 1900, la negativa de los directivos del Banco Caracas y del Banco de Venezuela en suministrarle sumas adicionales al nuevo gobierno de Cipriano Castro, provocó como represalia el arresto de los banqueros y su encierro en la cárcel de La Rotunda.

 

Los proyectos fomentados por inversionistas extranjeros para la creación de nuevos bancos en Venezuela durante este período, al aprovecharse de estos enfrentamientos, buscaban de hecho, asegurarse el respaldo del Ejecutivo para lograr una posición privilegiada que les asegurara a su vez el control de los ingresos del fisco nacional, invocando, en algunos casos, el pretexto de desarrollar la agricultura, la cría o planes de colonización. Ninguno de estos proyectos logró prosperar (se contaron ocho entre 1892 y 1899).

 

La existencia de este incipiente sistema financiero no lograría, en sus inicios, cambiar la situación general de las estructuras crediticias de Venezuela, pues por una parte, fuera de los principales centros urbanos,los billetes emitidos porlos bancos Maracaibo, Venezuela y Caracas, tenían una limitada circulación; y por otra parte, las casas comerciales, generalmente de origen extranjero, seguían controlando las operaciones financieras relacionadas con la producción agrícola y la exportación de sus principales rubros (café, cacao y cueros).

 

La legislación bancaria, sistematizada a partir de 1895, definía a 4 tipos de instituciones: los bancos de giro y préstamos; los bancos de comercio facultados para recibir depósitos; los bancos de emisión, que gozaban del privilegio de emitir sus propios billetes; y los bancos hipotecarios y de crédito agrario. Aunqueentre 1877 y 1916 se elaborarony presentaron ante los poderes públicos,muchos proyectos de bancos hipotecarios y de crédito agrario, estos nunca llegaron a constituirse.

 

La sujeción de la actividad bancaria a los avatares de una inestabilidad política crónica no podía sino desvirtuar el propósito para el cual se fundaba un banco y poner trabas al desarrollo de un verdadero aparato financiero en el país.

 

Bueno amigos, dejémoslo en este punto por los momentos. En el próximo artículo continuaremos desarrollando este interesante tema.

 

Entender de economía política, identificar ganadores y perdedores, nos permite entender por qué es difícil cambiar el statu quo.

 

@rjavilad

[email protected]

www.rafael-avila.net

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Rafael Ávila

Ingeniero Civil, UCAB (1998). Master en Administración de Empresas, IESA (2002), Master en Políticas Públicas, IESA (2005), Master en Finanzas, IESA (2005), Caracas, Venezuela. PhD. in Economics (candidato) de la SMC University, Zug, Suiza (en etapa de Tesis Doctoral). Profesor con concentración en Contabilidad, Finanzas Personales, Economía, Emprendimiento, Evaluación de Proyectos y Finanzas Corporativas, en IESA, UCAB, Universidad Monteávila e Instituto de Finanzas y Empresas, en Caracas, y en el IGEZ (Maracaibo, Edo. Zulia).

Ha sido ponente en distintos foros, nacionales e internacionales, sobre Economía y Finanzas, y Emprendimiento. Columnista en diarios web de alcance nacional, regional y universitario. Es Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Monteávila. Es director-fundador del Centro de Estudios para la Innovación y el Emprendimiento de la Universidad Monteávila, del Centro de Políticas Públicas “Siglo y Compromiso”, del Centro de Estudios Políticos “Tomás Moro” y del Centro de Estudios Empresariales “Idea y Emprende”

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad