Publicidad

Rafael Ávila: Del sistema de banca en Venezuela (V)

En este artículo continuamos mostrando la evolución cualitativa de la banca en Venezuela.

Ya en el Siglo XX…

El 25 de junio de 1910, el gobierno del general Juan Vicente Gómez promulga una nueva Ley de Bancos, debido a la necesidad de modernizar la estructura bancaria venezolana. A su vez, se aprueba la fundación de un Banco Comercial, Agrícola e Hipotecario, que tomaría bajo su responsabilidad las operaciones de Tesorería Nacional que venía efectuando el Banco de Venezuela.

El encargado del proyecto, general Román Delgado Chalbaud, planteó la necesidad de buscar para ello el apoyo del capital extranjero, estableciendo contactos con un grupo de capitalistas franceses representados por el financista y aventurero Paul Bolo, conocido también como «Bolo Pachá».

El proyecto original de Delgado Chalbaud fue modificado en el sentido de crear un Banco Nacional de Venezuela que funcionaría, de hecho, como un banco central de emisión y un Banco Territorial que tendría la exclusividad de todas las operaciones hipotecarias en el país.

La controversia desatada en torno al asunto se extendió hasta noviembre de 1911, cuando Gómez tomó la decisión de cancelar las negociaciones en curso por considerarlas dañinasa los intereses nacionales. El sistema bancario venezolano sólo empezaría a evolucionar con la llegada del petróleo.

El 1 de septiembre de1916 se crea el Banco Comercial de Maracaibo, con un capital de Bs. 400.000, que luego es elevado a Bs. 2.000.000, apareciendo este monto en los billetes de la emisión de 1928. El comienzo de las inversiones en la nueva industria petrolera, aunado a la necesidad de obtener capitales que reemplazaran a los que antes eran aportados por las casas comerciales, particularmente las casas alemanas del occidente de Venezuela que ven sus actividades paralizadas en los últimos años de la Primera Guerra Mundial, lleva a la creación del Banco Comercial de Maracaibo.

También, entre 1916 y 1920 se instituyen bancos extranjeros y del Estado, impulsados por la explotación petrolera: el Royal Bank of Canada, que se instala el 2 de octubre de 1916;el Banco Internacional;el FirstNational City Bank of New York, que se instala el 10 de noviembre de 1917 (actualmente conocido como Citibank);y el Banco Holandés Unido, que se instala el 13 de marzo de 1920. Estas organizaciones no estaban autorizadas para emitir billetes.

En 1917 se crea elBanco Mercantil Americano (American Mercantile Bank). En 1918 éste se transforma en el Banco Neerlando Venezolano. Este instituto luego es absorbido por el Royal Bank en 1925. El 15 de julio de 1926 se convierte en el Banco Mercantil y Agrícola. Se emiten sus primeros billetes con un capital de Bs. 8.000.000.

La instalación en el país, tanto en Caracas como en Maracaibo o Valencia, de las primeras filiales de los grandes bancos internacionales, se debe al impulso y atractivo que da la actividad petrolera y su demanda de fondos para atender sus inversiones.

Los bancos extranjeros tuvieron un gran impacto en el país, por la competencia que significaron para los bancos criollos, así como para las casas comerciales. El aumento en los suministros de fondos y en la disponibilidad de los servicios bancarios contribuyó a la baja de las tasas de interés y de los costos de los servicios financieros. Pero, si bien los bancos extranjeros no se beneficiaron del derecho de emisión de papel moneda, gozaban sin embargo de una gran ventaja sobre sus competidores nacionales, ya que podían depender de las cuentas de capital de sus casas matrices para cualquier tipo de contingencia.

Durante la segunda década del siglo XX, el Banco de Venezuela realizó,entre 1916 y 1917, un cambio en su equipo gerencial; luego en 1920 una modificación de sus estatutos administrativos y un aumento en su capital, de Bs. 12.000.000 a Bs. 24.000.000, todo a causa de una seria crisis interna en el país.

Como se puede observar, la expansión del aparato bancario en Venezuela se mantuvo en la década de 1920, tanto con la creación de bancos de origen extranjero, como de origen nacional. En esta época, precisamente entre 1925 y 1929, se duplica el volumen de los depósitos recaudados por la banca.

El 4 de junio de 1925 se crea el Banco Venezolano de Crédito, por resolución del Ministerio de Fomento, y fundado por Henrique Pérez Dupuy. Inicia con un capital de Bs. 6.000.000. Este banco recibe la facultad de emitir billetes, efectuando emisiones por 15.430.000 de bolívares. Para la época, eran seis los bancos con la autorización para emitir. Durante el gobierno del general López Contreras, el Banco Venezolano de Crédito financió gran parte de la modernización de la ciudad de Caracas.

Al mismo tiempo, aún bajo el régimen de Juan Vicente Gómez, los poderes públicos promovieron la creación de entidades bancarias. Se crearon dos bancos especializados para incentivar el sector agrícola y de construcción de viviendas populares, ambos en Maracay, y luego trasladados a Caracas.

El 3 de junio de 1928 se crea el Banco Agrícola y Pecuario, con un capital de Bs. 30.000.000 y sede en Maracay, destinado a financiar el crédito agropecuario. Su creación responde a una vieja aspiración, pero ocurre en momentos en que el sector dinámico de la economía venezolana ya no es el agro-exportador y, de hecho, gran parte de los créditos solicitados ante este instituto sirven para cancelar hipotecas previamente contraídas.

Por otra parte, el 30 de junio de 1928 se crea el Banco Obrero, con un capital inicial de Bs. 6.000.000 y también sede en Maracay, dedicado a facilitar la adquisición de viviendas a los obreros.Este instituto apoya el financiamiento de una serie de proyectos de construcción de viviendas, en las urbanizaciones de San Agustín del Sur, los Jardines del Valle, Agua Salud y Catia, en Caracas, así como en varias ciudades del interior del país.

Después de 1936, ambas sedes fueron transferidas a Caracas.

 

La crisis económica mundial, iniciada en 1929, afectó principalmente a los bancos extranjeros establecidos en el país, y liquidó el papel de intermediarios financieros desempeñado por las casas comerciales, reorientándolas hacia otro tipo de actividades. A pesar de la difícil situación, el 1 de agosto de 1936 se crea el Anglo-South American Bank Ltd., de origen foráneo.

La formación y conducción del sistema financiero nacional reposaría, de ahora en adelante, en el aparato bancario y sus 2 elementos promotores: el Estado y los capitales privados.

El Estado toma las primeras iniciativas con la creación del Banco Industrial de Venezuela, el 23 de julio de 1937.Este instituto es creado por ley, y para financiar e impulsar el desarrollo industrial del país. Es originalmente concebido como de capital mixto, pero el Estado elevará gradualmente su participación mayoritaria.

La influencia y conducción del Estado se verificará, principalmente, con la creación del Banco Central de Venezuela, el 15 de agosto de 1940, cuyo proyecto de ley, sancionado el 13 de julio de 1939, es el producto de un largo debate que se da entre 1936 y 1939. Esta entidad también fue originalmente concebida como de capital mixto, pero el Estado elevará gradualmente su participación mayoritaria.

Como nota curiosa podemos destacar, que en 1940 el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social recogió las fichas de valores mayores a Bs. 0,50; que circulaban en las Leproserías Nacionales, y emitió billetes en valores de Bs. 0,25; 0,50; 1, 2 y 5. Esta emisión de billetes fue motivada por la falsificación de las fichas. Aquí se destaca que un instituto del Estado, y distinto a un banco, también emitió sus propios billetes.

 

Bueno amigos, dejémoslo en este punto por los momentos. En el próximo artículo continuaremos desarrollando este interesante tema.

Entender de economía política, identificar ganadores y perdedores, nos permite entender por qué no cambia y por qué es difícil cambiar el statu quo.

@rjavilad

[email protected]

www.rafael-avila.net

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Rafael Ávila

Ingeniero Civil, UCAB (1998). Master en Administración de Empresas, IESA (2002), Master en Políticas Públicas, IESA (2005), Master en Finanzas, IESA (2005), Caracas, Venezuela. PhD. in Economics (candidato) de la SMC University, Zug, Suiza (en etapa de Tesis Doctoral). Profesor con concentración en Contabilidad, Finanzas Personales, Economía, Emprendimiento, Evaluación de Proyectos y Finanzas Corporativas, en IESA, UCAB, Universidad Monteávila e Instituto de Finanzas y Empresas, en Caracas, y en el IGEZ (Maracaibo, Edo. Zulia).

Ha sido ponente en distintos foros, nacionales e internacionales, sobre Economía y Finanzas, y Emprendimiento. Columnista en diarios web de alcance nacional, regional y universitario. Es Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Monteávila. Es director-fundador del Centro de Estudios para la Innovación y el Emprendimiento de la Universidad Monteávila, del Centro de Políticas Públicas “Siglo y Compromiso”, del Centro de Estudios Políticos “Tomás Moro” y del Centro de Estudios Empresariales “Idea y Emprende”

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad