Publicidad

Yolanda Ramón: A SU SALUD

OSTEOPOROSIS

Toda persona se debe realizar la densitometría ósea cada año y medio -a dos años- dependiendo de la edad y de los riesgos, indicó la endocrinólogo María Teresa Doti. También es importante -entre los exámenes de laboratorio- el metabolismo fosfocálcico para su diagnóstico y su posterior seguimiento por el especialista. Para prevenir esta patología es fundamental que las mujeres, antes de la menopausia y los hombres menores de 70 años, consuman diariamente -por lo menos- mil mg de calcio (lácteos quesos, sardinas, vegetales, frutos secos, granos). Eso aumenta después a 1.200 mg combinado con vitamina D de 400 a 1000 unidades o tomar sol 15 minutos a media mañana o en la tarde para estimular su producción, realizar actividad física regular, evitar el consumo de alcohol y de cigarrillos, mantener un peso ideal y evitar la desnutrición.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

En los mayores de 50 años hipertensos, las arterias se van endureciendo por varias causas, siendo una de las más importantes el proceso de envejecimiento que las convierte en conductos más rígidos (arterioesclerosis). “Al perder su carácter elástico, las arterias no se amoldan al volumen de sangre que en cada latido envía el corazón a recorrer el cuerpo, así que el impacto del latido que se transmite directamente a los conductos arteriales con muy poca amortiguación, se traduce en una elevación de la presión sistólica (momento del latido cardíaco, cuando el corazón se contrae) en este grupo de edad”, explicó José Ramón Gómez Mancebo, profesor de la cátedra de Cardiología de la Escuela de Medicina Luis Razetti en la Universidad Central de Venezuela.

MEMORIA

El olvido o pérdida de memoria reciente es un marcador y un síntoma cardinal cuando se está en la búsqueda de un diagnóstico demencial de cualquier tipo: Alzheimer, vascular, de cuerpos de Levy, fronto temporal o trastornos tóxicos metabólicos, indicó Aquiles Salas, director de la Escuela de Medicina Luis Razzetti de la Universidad Central de Venezuela. En ocasiones, estos problemas se expresan como la incapacidad para entender una orden o la dificultad para reconocer un objeto. Siempre y cuando no se haga recurrentes o se origine la prosecución de otros olvidos, no hay de qué preocuparse. Para protegerse contra los fallos de memoria es necesario realizar actividades que permitan desarrollar la atención y la percepción como: leer, hacer crucigramas, sudoku u otros juegos; controlar el peso, hacer ejercicio físico y procurar la interacción social.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Yolanda Ramón

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad