Publicidad

Yolanda Ramón: Ejercicio

Cuando la persona se mantiene físicamente activa se liberan sustancias químicas que protegen a las células nerviosas de daños y mejoran la plasticidad del cerebro

EJERCICIO

Cuando la persona se mantiene físicamente activa se liberan sustancias químicas que protegen a las células nerviosas de daños y mejoran la plasticidad del cerebro. Ésta es la capacidad que tiene este órgano para cambiar y adaptarse al entorno, afirmó el neurólogo Ciro Gaona. Esto explica por qué durante y después del ejercicio las personas se sienten mejor y por qué mantenerse físicamente activos resulta tan bueno como la medicina para combatir la ansiedad y la depresión, entre otras condiciones. Para obtener estos beneficios es necesario activarse. Nunca es tarde para cuidar el cerebro, pero cuanto antes se haga mejor. Las personas que no realizan ninguna actividad física tienen el doble de probabilidades de desarrollar enfermedades debilitantes como el Alzheimer y otras demencias.

RABIA

De esta infección existen dos tipos: furiosa y paralítica. En la rabia furiosa, la persona muestra signos de hiperactividad, excitación, temor al agua (hidrofobia) y a veces miedo a volar (aerofobia), produciendo la muerte a los pocos días por paro cardiorrespiratorio. La rabia paralítica es de evolución más prolongada causando parálisis progresiva y llevando de semanas a meses en coma hasta la muerte, diferenció el infectólogo Manuel Figuera. No existe un tratamiento antiviral efectivo para el virus de la rabia y se considera 100% fatal cuando se presentan los síntomas neurológicos. Es fundamental que, luego de la mordedura de un animal sospechoso de rabia, se evite el desarrollo y penetración en el sistema nervioso siguiendo los siguientes pasos: limpiar y tratar localmente la herida lo más pronto posible, aplicar de manera rápida una vacuna antirrábica y administrar inmunoglobulina antirrábica si está indicado.

CÁNCER DE MAMA

Aunque el cáncer de mama aún no puede evitarse completamente, se puede disminuir el riesgo de desarrollarlo modificando el estilo de vida mediante una dieta saludable y ejercicio frecuente, evitar el consumo de alcohol y el tabaquismo, el uso prolongado de anticonceptivos hormonales y prescindir de las terapias de reemplazo hormonal; señaló el oncólogo Jorge Sánchez Lander. Es recomendable: la mamografía anual a partir de los 40 años de edad, la exploración clínica mamaria anual a partir de los 25 años de edad y la autoexploración mamaria para familiarizarse con la forma, textura y características normales de las mamas e identificar cualquier anormalidad que requiera atención.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Yolanda Ramón

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad