Opinión

Yolanda Ramón: Somos Venezuela

8 meses antes
Por

Yolanda Ramón: Somos Venezuela

EL DESTACADO MÉDICO TROPICALISTA: MARTÍN MAYER,

FALLECIÓ TAL DÍA COMO HOY: 17 DE FEBRERO

 El médico Martín Mayer falleció tal día como hoy: 17 de febrero -de 1951- en Caracas. Tenía 76 años. Nació en Alemania en 1875 y decidió ser venezolano… La Venezuela que sí somos…

Sus trabajos sobre paludismo, enfermedades de los países tropicales y parasitología, incluyendo el descubrimiento de la bartonelamuris, bacteria transmitida por las ratas; lo consagran como uno de los más destacados médicos tropicalistas del siglo XX.

Contratado por el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, mientras se hallaba acosado por los nazis; el médico Martín Mayer llegó a Venezuela el 15 de abril de 1939.

Trabajó en el Departamento de Investigaciones del Instituto Nacional de Higiene de 1939 y hasta su muerte -en 1951- dirigió la cátedra de Patología Tropical en la Universidad Central de Venezuela que le confirió, en 1947, el título de Doctor Honoris Causa.

Sus trabajos publicados en la Revista de Sanidad y en Archivos Venezolanos de Patología Tropical y Parasitología Médica entre 1941 y 1951, año de su muerte, constituyen valiosas contribuciones de quien es considerado como uno de los maestros en parasitología en Venezuela.

MARÍA JOSEFA BÁEZ REVERÓN:

PRIMERA DAMA

NACIDA Y CRIADA EN

LA VICTORIA

La Primera Dama de la República: María Josefa Báez Reverón de Rojas Paul, nació en nuestra ciudad de La Victoria el 8 de diciembre de 1834. Falleció el 9 de abril de 1899 en Caracas. Tenía 65 años.

Hija de Mauricio Báez y Báez, y de Ana Antonia Reverón y Mena; fue educada entre La Victoria y Caracas.

En 1853 contrajo matrimonio con Juan Pablo Rojas Paúl. Durante la presidencia de éste: 1888 a 1890, influyó en la formación de un magisterio consciente y eficaz, contribuyó económicamente a la ampliación de la Santa Capilla, así como a la construcción de las iglesias de La Pastora, San José (1889) y de la Capilla del Rincón del Valle.

Así mismo, apoyó la iniciativa del padre Santiago Florencio Machado, también victoriano, de traer al país la Congregación de las Hermanas de San José de Tarbes en 1891.

Mujer de gran sensibilidad para con los niños, adoptó, durante la visita a un orfanato en La Habana, Cuba, a una niña. Eso fue en 1891.

María Josefa Báez Reverón de Rojas Paul… primera dama de la república nacida y criada en nuestra ciudad de La Victoria… que estimuló un magisterio consciente y eficaz… La Venezuela que sí somos…

MONTES DE OCA: SACERDOTE VENEZOLANO ASESINADO DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Salvador Montes de Oca es uno de los más ilustres y valientes prelados que haya dado nuestra Santa Iglesia católica. Se destacó por sus valores y virtudes cristianas. Nació en Carora, estado Lara, el 21 de octubre de 1895.

Inclinado desde niño a la carrera sacerdotal, recibió la ordenación sacerdotal en Barquisimeto, de manos de su mentor: monseñor Agüedo Felipe Alvarado. Su primera misa la dice en Carora.

A tan sólo dos días de cumplir 32 años, fue consagrado como Obispo de Valencia el 23 de octubre de manos de monseñor Fernando Cento. Dos años más tarde, en octubre de 1929, durante la presidencia del doctor Juan Bautista Pérez, es expulsado de Venezuela acusado de rebelarse contra la soberanía nacional al publicar un artículo en donde fija la posición de la Iglesia contra el divorcio.

Según el Cardenal José Humberto Quintero en su obra: Para la Historia, él se reunió con Salvador Montes de Oca en enero de 1930, en Puerto España, en la isla de La Trinidad. Éste le explicó lo acontecido en su Diócesis que tuvo como desenlace su expulsión del país.

Montes de Oca refirió que se le presentó, cierta mañana, en el Palacio Arzobispal de Valencia, una joven señora, en un estado de suma turbación. Le confió que momentos antes, acompañada de su esposo, había ido a visitar a un alto político. Habiéndola dejado sola su marido por haber tenido que atender algo urgente, el político -primero con insinuaciones- y luego ya por la fuerza, había pretendido hacerla objeto de su lujuria. Ella logró huir hasta el Palacio. Él le indicó que se fuera a su casa, esperara allí a su esposo y lo impusiera del hecho. Un poco más tarde, la misma señora, en un estado de mayor turbación aún, retornó al Palacio y le dijo que su marido la había vendido y que estaba furioso porque le había hecho perder la posición que ya tenía conseguida. Él le brindó asilo a aquella joven y atribulada dama, y llamó a su padre.

Pues bien: ese político, de cuya calidad moral podemos formarnos idea por lo que dijeron Pío Gil, que lo señala como un traidor, y Fernando González, que lo presenta como un corrompido; disfrutaba de influencia en el régimen que entonces mandaba en Venezuela. Y al enterarse de que había perdido la cacería por la intervención del Obispo, maquinó venganza y se aprovechó para ello de la publicación en esos días de la Instrucción sobre el matrimonio.

Cuando Gómez regresó al ejercicio de la presidencia en 1931, ordenó el levantamiento de la medida de expulsión del obispoMontes de Oca. Después de dos años de destierro en Trinidad y Europa, regresó triunfante a Venezuela y reorganizó su Diócesis, a la cual dio lustre con su virtud, carácter, ilustración e inteligencia. Su actuación fue caracterizada por la valentía, apoyo y respaldo a los necesitados. Tal es el caso del apoyo a los estudiantes del 28, presos en el Castillo de Puerto Cabello.

Montes de Oca volvió a Roma en el Año Santo, cayendo gravemente enfermo. Presentó su renuncia al Papa. Ese día fue nombrado Obispo titular de Bilta, un cargo honorario que mantuvo hasta 1940. Posteriormente, ingresó en Italia a la Congregación de los Padres Sacramentinos y después, llevado por el deseo de entregar totalmente su vida a Dios, que había sido siempre su sueño; se incorporó a la Cartuja de Farneta, cerca de Massa (Italia), con el nombre de Hermano Bernardo. En ese estilo de vida, va reservando siempre un rinconcito de su corazón, al cuidado de los pobres y perseguidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, por haber amparado a refugiados de la guerra, fue vilmente apresado por los soldados alemanes, encerrado en la cárcel y fusilado el 10 de septiembre de 1944.

Salvador Montes de Ocaque derramó su sangre y dio su vida por ejercer la caridad cristiana al débil y perseguido, que aceptó y sufrió la muerte con íntimo júbilo, es -para la mayoría de los venezolanos- un desconocido… Salvador Montes de Oca: la Venezuela que sí somos…