Opinión

Yolanda Ramón: Somos Venezuela

Viernes, 21 Abril 2017
Por

Yolanda Ramón: Somos Venezuela

EMINENTE CIENTÍFICO: JOSÉ ANTONIO O´DALY, FALLECIÓ TAL DÍA COMO HOY:

21 DE ABRIL

 A su actividad estrictamente científica, el médico José Antonio O´Daly agregó otras inquietudes. Fue musicólogo, conocedor del género operístico y sinfónico; y fue un apasionado por el cultivo de orquídeas y por ello obtuvo premios nacionales e internacionales. Falleció tal día como hoy: 21 de abril, pero de 1992, en Caracas. Tenía 84 años. Nació en Valencia, estado Carabobo, el 3 de enero de 1908.

José Antonio O´Daly obtuvo su doctorado en medicina en 1932 en la Universidad Central de Venezuela. Asiduo asistente del laboratorio a cargo de Jesús Rafael Rísquez en el hospital Vargas de Caracas, ya desde el último año de su carrera, éste lo asignó a la dirección de una sección del laboratorio dedicada a histología microscópica. En 1934, al retirarse Rísquez, pasó a ser Jefe del Servicio de Laboratorio y de Anatomía Patológica.

Fue docente en el liceo Andrés Bello y en la Universidad Central de Venezuela. Llegó a ser Decano de la Facultad de Medicina de 1956 a 1958.

Perteneció a la Academia Nacional de Medicina, donde ejerció hasta la presidencia, y a la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales; y estuvo entre los fundadores de la Sociedad Venezolana de Anatomía Patológica y otras instituciones.

Fue un consecuente investigador científico. Varios de sus trabajos realizados individualmente o en colaboración aparecieron en diversas publicaciones de prestigio.

El hijo de José Antonio O´Daly: José Antonio O´Daly Carbonell también es un eminente médico y científico.

José Antonio O´Daly… médico… investigador… docente… musicólogo… apasionado por el cultivo de orquídeas… padre ejemplar… la Venezuela que sí somos…

 

1942:

MUJER VENEZOLANA

OBTIENE DERECHOS CIVILES

La obtención de los derechos civiles en 1942 fue uno de los grandes logros del movimiento de las mujeres iniciado el 30 de diciembre de 1935 con el Mensaje de las Mujeres Venezolanas al presidente López Contreras.

Este movimiento de mujeres concretó su acción hacia el mejoramiento de la mujer y el niño en su más amplio sentido(social y legal), y presentó a la Comisión Codificadora Nacional, el 14 de septiembre de 1937, una petición de reforma del Código Civil donde se exponían concretamente las modificaciones propuestas. Ya antes, la Asociación Venezolana de Mujeres había preparado el terreno para ilustrar a la ciudadanía con una serie de conferencias tituladas: “La mujer ante la ley”, dictadas por ilustres abogados venezolanos en junio de 1936. Esta iniciativa estuvo apoyada por varias organizaciones femeninas reunidas en las Asociaciones Unidas Pro Reforma del Código Civil como: Asociación Venezolana de Mujeres, Unión de Mujeres Americanas y Agrupación Cultural Femenina.

Como delegada de la Asociación Venezolana de Mujeres, la abogada Francisca –Panchita– Soublette Saluzzo fue la primera mujer que defendió jurídicamente la necesidad de reformar el Código Civil en su ponencia presentada en la histórica Conferencia Pro Primer Congreso Venezolano de Mujeres.

En 1942, el movimiento de mujeres logró en el Congreso Nacional, la aprobación del nuevo Código Civil, con el cual se alcanzan algunas de las reformas pedidas. Pero, por sobre otros logros destaca que: la mujer obtiene su plena personalidad. Ya puede manejar bienes en el matrimonio, ya puede comparecer en juicio, ya comparte la patria potestad sobre sus hijos. Había finalizado una etapa. El siguiente paso fue alcanzar el voto en idénticas condiciones a como lo ejercía el hombre. Esa fue la consigna de entonces y se luchó incansablemente hasta que se logró.

La nueva reforma del Código Civil hecha en 1982, bajo la presidencia de Herrera Campins, fue consecuencia de la de 1942 y un nuevo avance, aunque las dirigentes femeninas que apoyaron esa vez a la ministra Mercedes Pulido de Briceño, quien la impulsó; si bien se sintieron contentas con los logros de aquel cambio, expresaron también que aún faltaban otros decisivos artículos para hacer más justo aquel código con relación a las mujeres.

 

JOTA MARGARITEÑA:

FORMA ESTRÓFICA

MEDIEVAL ESPAÑOLA

Estamos en Alhama de Granada, Andalucía, España… es 28 de febrero de 1482… Las huestes militares cristianas reducen tras una cruenta lucha, cuerpo a cuerpo, la plaza fuerte de la ciudad, desde hace siglos en poder de invasores moros, y así dan inicio a un conflicto que habrá de concluir con la expulsión definitiva de éstos, con la toma de la ciudad de Granada en el año 1492.

El hecho es narrado en un célebre romance, forma estrófica medieval española, la cual consiste en la sucesión de un número indeterminado de versos octosílabos, en los cuales sólo riman los versos pares. Específicamente, a este romance se le conoce con varias denominaciones, entre las cuales destacan: «La caída de Alhama», «De la pérdida de Alhama» o «Paseábase el rey moro». Hay que destacar que en el siglo XV la palabra «Alhama» se pronunciaba «Aljama» —con la «h» aspirada— y no «Alama», como hacen los españoles actuales. Este es uno de los rasgos arcaicos que conserva el español de América en su modalidad venezolana, como fue señalado tantas veces por el profesor Ángel Rosenblat en su monumental obra Buenas y Malas Palabras.

Con la llegada de los conquistadores a América, la típica forma del romance se asimiló a los cantos y géneros musicales de los estratos populares. Así, pervive después de cinco siglos en contados géneros musicales venezolanos, en especial los de estilo declamativo o dramático, siendo característico el uso repetitivo de sintagmas. En el romance a que hacemos referencia, se ve con frecuencia en la utilización reiterada de la expresión «¡Ay de mi Alhama!», mientras que en la jota margariteña u oriental también, como el célebre «¡María María!» en la voz de Gualberto Ibarreto.

La jota margariteña se adapta tan perfectamente al antiguo romance medieval que, si cometemos la audacia de usarla como letra de una jota cantada por un cultor margariteño de nuestros tiempos, éste sin ninguna dificultad podrá hacer el trabajo adaptativo.

La toma del bastión de Alhama en el año 1482 fue un hecho violento, sangriento, en la larga y amarga lucha entre moros y cristianos durante la Guerra de Reconquista española. Del mismo modo, la invasión y sojuzgamiento del continente americano, no fue de ningún modo una inocente empresa. Empero, la férrea permanencia de elementos de la antigua cultura española —la mayoría de los cuales desaparecieron en la península ibérica— vivos en nuestras tradiciones musicales más arraigadas, demuestra fehacientemente que, aún los procesos históricos más trágicos y dolorosos, pueden generar a la postre frutos espirituales trascendentes y mucho más permanentes que las hazañas bélicas de unos guerreros cuyo nombre… la historia ya olvidó.