Opinión

Yolanda Ramón: Trastorno Afectivo Bipolar

5 meses antes
Por

Yolanda Ramón: Trastorno Afectivo Bipolar

TRASTORNO AFECTIVO BIPOLAR

El trastorno afectivo bipolar tiene dos fases: maníaca y depresiva, diferenció la psiquiatra Solisbella Peña. En la fase maníaca el paciente está muy feliz y excitable y también irritable cuando otros no comparten su optimismo. Se percibe a sí mismo muy importante, va de una idea otra con rapidez, oye voces, no quiere o es incapaz de dormir, hace planes grandiosos y poco realistas, tiende a moverse y a hablar con rapidez, no se mide en gastos ni en el ejercicio de la sexualidad. Por el contrario, en la fase depresiva, tiene ganas de romper a llorar sin ningún motivo, experimenta inapetencia, insomnio, desinterés, inquietud y nerviosismo, y desconfía de sí mismo: se siente inútil, incapaz y desesperanzado, y considera la idea de suicidarse. Es fundamental que los pacientes no se trasnochen, trabajen hasta las 7 de la noche, no ingieran bebidas alcohólicas, tomen los medicamentos adecuadamente y eviten cualquier episodio que desencadene alguna de las fases.

ALERGIA OCULAR

La alergia ocular se debe a una reacción inmunológica que genera ganas de frotarse y lagrimeo, indicó la oftalmóloga Dianela Porras. El paciente es más susceptible a generar respuestas inflamatorias y alergias a nivel ocular por la presencia de los alérgenos que se encuentran principalmente en los hogares y en el ambiente. La  alergia es una respuesta inmunológica del cuerpo contra algo que lo considera extraño. Esto significa que cuando el contacto con alérgeno ha sido de manera frecuente, el cuerpo genera una memoria y emite una reacción inmediata contra el ente. A nivel ocular, se pueden detectar cuando una persona presenta picazón o ganas de frotarse los ojos con frecuencia, lagrimeo y enrojecimiento de los ojos.

LINFOMA

Según su origen celular, evolución, tratamiento y pronóstico, el linfoma se divide en dos grandes grupos: Hodgkin y No Hodgkin. El Hodgkin comprende cinco subtipos. El No Hodgkin más de 35. No existe una causa específica conocida para el origen del linfoma, pero se han logrado identificar múltiples factores de riesgo como: obesidad, exposición a la radiación y al benceno, hábito tabáquico y virus (infección por VIH, virus de Epstein Barr, Hepatitis B y C), explicó la hematóloga Carina Araujo. Síntomas característicos son: fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna, prurito generalizado, cansancio, pérdida del apetito, crecimiento de algún grupo ganglionar, palidez acentuada, sangrado espontáneo y aparición de infecciones.

asusalud1999@gmail.com

@hiloterapia