Opinión

Yolanda Ramón V: Enfermedades reumáticas

Martes, 27 Junio 2017
Por

Yolanda Ramón V: Enfermedades reumáticas

ENFERMEDADES REUMÁTICAS

Las espondiloartritis o espondiloartropatías son un conjunto de enfermedades reumáticas que afectan al esqueleto, fundamentalmente, columna vertebral y articulaciones sacroilíacas; así como articulaciones alejadas de la columna o periféricas. En algunos casos producen cambios en la piel, aparatos digestivo y urinario, ojos y sistema cardiovascular; explicó el reumatólogo Marco Rivera. La inflamación afecta, en especial, las entesis, zonas de unión del hueso con los tendones, ligamentos y cápsula articular. La inflamación aguda o entesitis afecta, básicamente, la columna vertebral y zonas periféricas como talones. La inflamación crónica produce fibrosis, osificación y formación de hueso nuevo; provocando la pérdida de movilidad del tronco y rigidez progresiva del paciente.

TRASTORNO DEL SUEÑO

El sueño es un estado de conciencia inmediatamente reversible, de menor respuesta al entorno e interacción con éste. Por lo tanto, un trastorno del sueño es una condición que afecta el equilibrio del estado de reposo o vigilia de un individuo, el cual suele ser causado por la sucesión de eventos emocionales y físicos, o por el uso prolongado de medicamentos; explicó el neurólogo Claudio Cárdenas. El trastorno del sueño más frecuente es el insomnio.

CÓLICO INFANTIL

Un bebé que llora por más de tres horas diarias, durante más de tres días a la semana y por un período de tres semanas, puede tener cólico. El llanto se produce sin ninguna razón aparente y pese a que el bebé esté bien alimentado y con pañal limpio. El llanto diario –normalmente– aumenta después del nacimiento y alcanza su punto máximo alrededor de las seis semanas, antes de empezar a mejorar gradualmente. Si bien el cólico puede ser muy angustiante para los bebés y los padres, normalmente no requiere atención médica. Los bebés, a veces, pueden tragar más aire mientras comen y eso los puede llevar a sentir molestias posteriores. A fin de evitarlo, se les debe alimentar en una posición más vertical y tomar pausas regularmente para hacerles eructar. Experimentar con varios tipos de chupones o biberones también puede ser útil, así como moverles las piernas como si estuviesen en bicicleta y bañarlos en agua tibia o frotarles suavemente el estómago, recomendó Kara Fine de Medicina Comunitaria para Niños y Adolescentes en clínica Mayo.

asusalud1999@gmail.com

@hiloterapia