Publicidad

Restaurantes victorianos sobreviven a dura penas

Dueños afirman que tienen que estar “cazando” los productos para cocinar

La falta de alimentos en los mercados no sólo ha afectado a las familias victorianas, sino también a dueños y encargados de restaurantes que tienen que convertirse en verdaderos detectives para encontrar los productos.

No conforme con esto, cuando al fin encuentran los insumos, estos están tan caros que tienen que aumentar los precios de los platos, lo que les ha  alejado  gran  parte  de la clientela.

El señor Esteban Arcce, encargado de un restaurante en la calle Rivas Dávila, comenta que la mayoría de los alimentos que compra para el establecimiento los consigue bachaqueados. “Cada 8 días debo salir a comprar arroz, azúcar, pasta, aceite, carne y pollo, gasto muchísimo especial- mente en la carne y el pollo, pero debo seguir trabajando, los granos y verduras cuando no los encuentro aquí en La Victoria, voy para Maracay al mercado mayorista. Por supuesto resulta mejor comprarlos en Maracay porque son un poco más económicos”.

Explicó que la clientela ha disminuido, ya que las personas están optando por comer en sus hogares. “Por más ofertas que hagamos o pongamos precios accesibles, la gente prefiere comprar comida para cocinar en su casa.

No obstante siempre contamos con todos los ingredientes necesarios para preparar los platos habituales como pabellón, sobre barriga, pollo guisado, albóndigas o milanesa, que son los más buscados por los clientes”, aseveró.

Youseef Ezequilian, dueño de otro establecimiento de comida, afirma: “Siempre he tenido que salir a buscar comida. Todo dueño de un buen restaurant debe encargarse de buscar los mejores alimentos, debo asegurarme de contar con comida de calidad. Claro ahora es más difícil con la escasez que hay, pero hemos podido resolver y sustituir unos alimentos por otros”.

En cuanto a productos como arroz y azúcar, explicó que los consigue con sobreprecio.“Los comerciantes siempre somos los más perjudicados porque pagamos por la especulación. Ahora vendemos menos porque tenemos que subir los precios, por eso la clientela ha bajado a la mitad”.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Sathya Arteaga

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad