Publicidad

5 soluciones naturales para reducir el dolor de túnel carpiano

Es importante tener en cuenta que estos remedios solo nos ayudarán a aliviar el dolor del túnel carpiano de forma temporal y que debemos buscar ayuda médica para obtener un diagnóstico y un tratamiento

El síndrome del túnel carpiano es una dolencia que se produce por la irritación del nervio mediano, aquel que se encarga de dar sensibilidad y movimiento a ciertas áreas de la mano.

Es una condición cuyo número de afectados ha incrementado en los últimos años, ya que el uso prolongado de dispositivos electrónicos es uno de sus desencadenantes.

Suele darse por hacer movimientos repetitivos de la mano y la muñeca, aunque también se produce por lesiones, infecciones y exceso de peso.

Si bien la sensación de dolor puede ser leve y de carácter esporádico, algunas veces tiende a complicarse, interfiriendo en la capacidad para realizar tareas cotidianas.

De hecho, un número reducido de casos requieren intervención quirúrgica, puesto que se produce una reacción inflamatoria que no se controla con medicamentos.

Por fortuna, antes de llegar a esta medida tan drástica, se pueden probar algunos remedios de origen natural que, por sus propiedades, promueven la sensación de alivio.

A continuación queremos compartir en detalle los 5 mejores para que no dejes de probarlos cuando sientas que te aqueja esta afección.

¡Descúbrelos!

  1. Compresas de jengibre y eucalipto

La aplicación de compresas de jengibre y eucalipto es un método terapéutico que reduce la severidad de la inflamación y dolor ocasionado por el túnel carpiano.

Sus propiedades medicinales ayudan a mejorar la circulación en la zona afectada y, de paso, ejercen un efecto calmante.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de jengibre rallado (20 g)
  • 4 hojas de eucalipto

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando alcance el punto de ebullición, agrégale el jengibre rallado y las hojas de eucalipto.
  • Baja el fuego y deja que las plantas liberen sus extractos durante 2 minutos.
  • Luego, espera que repose 10 o 15 minutos y procede a utilizarlo.

Modo de aplicación

  • Sumerge un paño limpio en la infusión y aplícalo como compresa sobre las muñecas y manos rígidas.
  • Deja que actúen 20 minutos y repite el remedio hasta 2 veces al día.
  1. Masaje con aceite de ciprés y romero

La aplicación de un masaje con aceites antiinflamatorios puede calmar la sensación de dolor que impide mover las manos con normalidad.

En este caso proponemos los aceites de ciprés y romero, ambos conocidos por su capacidad para disminuir la inflamación de los músculos y articulaciones.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de ciprés (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite de romero (30 g)

Preparación

  • Combina los aceites hasta obtener un producto homogéneo.

Modo de aplicación

  • Frota los aceites sobre las zonas doloridas, haciendo suaves masajes hasta que el producto se absorba bien.
  • Repite su uso todas las noches hasta curar esta condición.
  1. Compresas de flores de ulmaria

Las flores de ulmaria tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias, idóneas para calmar los síntomas del túnel carpiano.

Estas pueden emplearse a través de compresas, ya que es un método que genera un efecto calmante inmediato.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de ulmaria (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Agrega las flores de ulmaria en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 20 minutos.

Modo de aplicación

  • Humedece un paño con la infusión y aplícalo sobre las zonas afectadas.
  • Deja que actúe 10 minutos y, si lo consideras necesario, repite su uso 2 veces al día.
  1. Baño con sales de Epsom

Una de las aplicaciones terapéuticas de las sales de Epsom es el remedio para calmar el dolor ocasionado por el síndrome del túnel carpiano.

Estas actúan como un relajante muscular y antiinflamatorio que, de forma local, reducen la rigidez, el hormigueo y las dificultades de movimiento.

Ingredientes

  • 5 tazas de agua (1250 ml)
  • ½ taza de sales de Epsom (100 g)

Preparación

  • Pon a calentar las tazas de agua hasta que alcancen una temperatura soportable para la piel.
  • Agrégale las sales de Epsom y remuévelas para que se diluyan.

Modo de aplicación

  • Sumerge las manos en el líquido, asegurándote de cubrir las muñecas doloridas.
  • Deja que las sales actúen durante 20 minutos y enjuaga.
  • Úsalas 2 veces al día hasta controlar el problema.
  1. Masaje con aceite de ricino y oliva

Tanto el aceite de ricino como el de oliva tienen compuestos antiinflamatorios que ayudan a restaurar el movimiento de las muñecas.

Sus ácidos grasos, además de antioxidantes y aminoácidos, mejoran el paso de la sangre en la zona inflamada y, con esto, calman el dolor.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de ricino (45 g)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

Preparación

  • Vierte los aceites en un recipiente resistente al calor y ponlos en el microondas durante 20 segundos.

Modo de aplicación

  • Comprueba que la temperatura es apta para la piel y, a continuación, frota el aceite sobre las muñecas y manos.
  • Realiza un suave masaje durante 8 minutos y deja que los productos absorban bien.
  • Repite el tratamiento hasta curar el dolor.

Ten en cuenta que los remedios mencionados pueden reducir el dolor del túnel carpiano de modo temporal.

El proceso de curación puede tardar hasta un mes y, para ello, es necesario complementar el uso de estos productos con la práctica de hábitos saludables como el ejercicio.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad