Publicidad

La ruptura de prótesis mamarias debe inducir en una operación de emergencia para evitar complicaciones

Cuando se rompe una prótesis mamaria

Las complicaciones, pese a lo que se pueda pensar, no son demasiado frecuentes

A propósito de la reciente ruptura de la prótesis mamaria de la presentadora paisa Sara Uribe, muchas mujeres se preguntan: ¿Cuáles son las consecuencias de esta ruptura dentro del cuerpo de la mujer y con cuánta frecuencia se puede presentar?

Lo primordial es poner en conocimiento que esta es una situación que puede darse con mayor probabilidad, según la FDA (Food and Drug Administration), “durante los primeros meses después de la cirugía y, en ocasiones, luego de varios años”. Incluso, algunos implantes pueden romperse después de 10 años o más. Sin embargo, hay que aclarar que las complicaciones no son demasiado frecuentes como algunos piensan.

¿Qué es una ruptura de implante mamario?

Se le da el término de ruptura cuando existe un desgarre o agujero en la cubierta externa del implante mamario.

Médicamente, el término ruptura se usa para los implantes mamarios rellenos de gel y de solución salina, por su parte se usa el termino desinflado sólo para los implantes rellenos de solución salina. Siendo así, estar desinflado o estar roto va a depender de la clase de implantes que la persona tiene dentro.

Cuando el que se rompe es de solución salina, significa que el líquido se fuga de la cubierta (y así el seno se desinfla como un globo), y cuando el implante es de gel, al ser más espeso que la solución salina, permanece en la cubierta o en el tejido de cicatrización que se forma alrededor del implante. A este último se le llama ruptura intracapsular.

Según la FDA, las principales causas de estas rupturas son:

– Compresión durante una mamografía.

– Daño por instrumentos quirúrgicos.

Contractura capsular. Para entender un poco qué es, hay que pensar en que cuando se introduce un “cuerpo extraño” en nuestro cuerpo, sea prótesis u otra cosa, el organismo da una  respuesta inmunitaria y trata de aislar este cuerpo produciendo una membrana de tejido a su alrededor. Eso es normal, natural y no causa molestias al ser una cápsula de colágenos.
Pero a veces, esta cápsula se desarrolla en exceso y produce un endurecimiento progresivo de la mama. A esto se le llama contractura capsular.

– Daños durante procedimientos en el seno, tales como biopsias, y drenaje de fluidos.

– Envejecimiento normal del implante.

– Llenado excesivo o insuficiente de los implantes rellenos de solución salina.

– Presiones físicas al seno tales como trauma o presión física intensa.

– Colocación a través de un sitio de incisión (umbilical), que exige más manipulación del implante.

– Demasiada manipulación durante la cirugía.

¿Qué produce?

Cuando la ruptura ocurre en los implantes mamarios de gel de silicona, el gel puede escaparse de la cápsula de cicatriz fibrosa alrededor del implante y migrar fuera del seno. Entonces, aparecen bultos en los senos, pared del tórax, axila, brazo o abdomen.

Asimismo, algunas mujeres pueden notar reducción en el tamaño de sus senos, nudos, apariencia desigual de las mamas, dolor o sensibilidad, picazón, hinchazón, adormecimiento, ardor o cambio en la sensibilidad.

Aunque casi nunca se torna grave, la persona a la que se le rompe el  implante debe saber que necesitará cirugías de urgencia adicionales para evitar complicaciones.

Según el cirujano plástico Ricardo Galán, “los implantes mamarios toleran altas compresiones de los exámenes que permiten diagnósticos importantes en las mujeres, por lo tanto es posible someterse a mamografías sin riesgo de rotura de prótesis (contrario a lo que dice la FDA). Pero cuando hay sospecha de algún tipo de rotura o fuga de gel por rompimiento intracapsular, o las prótesis ya cumplen muchos años de implantadas, la recomendación es una Ecografía Mamaria o idealmente una Resonancia Magnética Nuclear”.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad