Publicidad

El melanona (o cancer de piel) es de cuidado su tratamiento

Día Mundial del Melanoma: ¿Cómo podemos prevenir el cáncer de piel?

Los especialistas afirman que la detección temprana es fundamental para su tratamiento.

Si bien constituye el 1% de los casos de cáncer de piel en Argentina, el melanoma es el más agresivo y con peor pronóstico si no se detecta a tiempo. Aquí se registran por año más de 1.400 casos nuevos y, según la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), la falta de información y el desconocimiento de los factores de riesgo aumentan la cantidad de casos que podrían haberse evitado.

Maneras de reducir el riesgo del melanoma

Los melanomas pueden aparecen de forma repentina en la piel o pueden desarrollarse a partir de un lunar existente. Uno de los principales factores de riesgo, según la Organización, es la frecuencia de la exposición al sol. De hecho, según registros del Ministerio de Salud, nueve de cada 10 casos de cáncer de piel se deben a la exposición solar. Por estas razones, se recomienda:

  • Evitar la exposición excesiva al sol, especialmente entre las 10 y las 16 horas
  • Aplicarse protector solar con FPS superior a 15, según el tipo de piel y actividad que se vaya a realizar. En los niños, es fundamental usar protectores solares con formulaciones pediátricas ya que son más seguros y eficaces
  • Evitar el uso de camas solares para uso cosmético ya que pueden inducir lesiones malignas
  • Realizar un autoexamen de los propios lunares y visitar periódicamente al dermatólogo para evitar la detección tardía

¿Ante qué señales debe consultarse a un especialista?

Es importante la visita anual al dermatólogo, además de revisarse y realizarse un simple autoexamen de la piel conocido como el “”ABCDE” del melanoma”. A través de este examen, pueden analizarse los lunares y manchas de la piel teniendo en cuenta:

  • La asimetría (las dos mitades del lunar no deben ser asimétricas)
  • Los bordes no deben ser irregulares
  • La multiplicidad de colores. Los lunares no deben variar su color y este no debe ser oscuro ni con áreas negras, blancas, rojas o azules
  • El diámetro o tamaño, que no debe ser mayor a seis milímetros
  • La evolución, es decir, que los lunares no hayan mutado en tamaño o apariencia ni presenten sangrado o picazón

En el caso de identificarse alguna de estas anomalías en la piel, es fundamental consultar a un especialista.

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad