Publicidad

La depresion viene ligado con el VIH en algunas personas

La depresión, un gran problema en personas con VIH

La depresión en las personas adultas infectadas con VIH se presenta como un gran problema médico, debido a su mayor frecuencia.

Los médicos especialistas en VIH ya no son ajenos a la realidad de la depresión  y son cada vez más los facultativos que advierten además de las interacciones que pueden producir algunos medicamentos.

Se ha conversado sobre este y otros temas (antirretrovirales, vacunas, negacionismo…) con el científico Paul Sax, director clínico de la división de Enfermedades Infecciosas y el programa de VIH en el Hospital Brigham and Women’s (BWH) y profesor de medicina en Harvard.

En relación a la depresión, recuerda este científico una investigación con un medicamento en el que se comprobó que las personas que lo tomaron de forma aleatoria presentaban más riesgo de tener ideas suicidas.

“Y puesto que la depresión – defiende- es un elemento tan común en personas con VIH hay que evitar utilizar fármacos que exacerben esta patología”.

El encuentro con Sax ha tenido lugar en Madrid con ocasión de unas jornadas sobre investigación básica y clínica en VIH/Sida, organizadas por Gilead.

En esta cita, los expertos han puesto de manifiesto que aunque los avances han sido muchos, hoy por hoy lo único que funciona son los antirretrovirales.

También han destacado que el futuro inmediato de la investigación está en simplificar los tratamientos y en el largo plazo en una vacuna basada en inmunoterapia.

VIH: Avance en la terapia antirretoviral

En este campo, Sax ha destacado la investigación que se está llevando a cabo con el antirretroviral bictegravir, que es un inhibidor de la integrasa, la proteína que se encuentra dentro del VIH y que evita que el virus se multiplique.

Hay, señala, muchos ensayos de fase III ya publicados, “y en esencia podríamos decir que el bictegravir es tan bueno como lo que tenemos hasta ahora y se puede tomar en una sola  pastilla”.

Según el investigador, se espera que al menos en EEUU esté disponible en muy poco tiempo y en este momento se revisa en la FDA, la agencia del Gobierno estadounidense responsable de la regulación de medicamentos, alimentos y cosméticos.

En lo que respecta a los antirretrovirales ya existentes, alude Sax a un estudio “muy importante” llevado a cabo con dolutegravir en pacientes que han fracasado con otros tratamientos y residentes en países con pocos recursos.

La investigación se llama Dawning y a su juicio “va a cambiar el paradigma” de como se trata actualmente a los pacientes, sobre todo a aquellos que son resistentes a los fármacos.

Hay un tercer estudio también con terapia antirretroviral, “que puede ser interesante para el futuro y que está demostrando que las medicaciones de acción prolongada pueden mantener bastante bien la supresión virológica”.

“De alguna manera esta es la primera oleada de fármacos inyectables de larga acción. Son inyecciones que están demostrando que funcionan y creo que cabe esperar un futuro en el que surja alguna cosa que en esta línea vaya mejorando”.

Curación VIH: sin progreso

Paul Sax es “consciente” de que el tema de la curación despierta “mucho interés, pero desgraciadamente se ha hecho muy poco progreso y, en este momento, el interés se centra más en la ciencia básica y a nivel teórico, más  que práctico”.

“Sí cabe esperar que, tal vez, tratar a la gente de manera muy precoz reduzca su reservorio de virus y seguramente pueda llevar a una remisión de VIH muy prolongada y que de alguna manera no progrese, y que se detenga la progresión del virus, pero de momento no es el caso”.

Destaca finalmente el investigador el hecho de que en estos momentos las personas sometidas a terapia no infectan a otras: “Esto es algo muy interesante, es una transformación importantísima”.

Significa que “en potencia podríamos, de hecho, detener la epidemia tratando a todo el mundo”.

Vacuna preventiva

En cuanto a la vacuna para la prevención del VIH, recuerda que la investigación ha avanzado bastante en los últimos años y que en este momento hay dos estudios en curso en África, que utilizan diferentes abordajes.

La vacuna preventiva contra el VIH se administra a las personas que no están infectadas, mientras que la vacuna terapéutica, también en fase de investigación, se administra a las personas que ya están infectadas por el virus.

Con las vacunas terapéuticas se pretende frenar la progresión de la infección por el VIH, eliminar la necesidad del tratamiento antirretroviral y a la vez mantener concentraciones indetectables del virus.

Negacionismo

Las teorías que niegan que el VIH exista es “algo que sucede desde que se descubrió el virus y durante años en África se han negado a que lleguen los tratamientos contra el virus debido a esta corriente negacionista, y esto ha llevado a la muerte de miles de personas hasta la fecha”.

Pero afortunadamente, señala este científico, el negacionismo ha disminuido, “es menos común que hace años, y en este momento hay más gente tratada contra el VIH en Sudáfrica que en ningún otro país, uno de los más afectados”.

También, señala, hay un negacionismo individual.

“De vez en cuando se da, y normalmente lo conforman personas que sienten que no están en riesgo de contagiarse, con lo cual tardan en hacerse pruebas y se van poniendo enfermas”.

“Es un problema que se da sobre todo entre personas con pocos conocimientos sanitarios”.

Compartido
Etiquetas
Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad