• Salud

Tratamientos para las venas varicosas

1 semana antes
Por Editor Jensy Mier y Terán

Tratamientos para las venas varicosas
Fuente www.mejorconsalud.com

No hay una edad específica para la aparición de venas varicosas. Aunque son más recurrentes en mujeres entre los 40 y 50 años, algunos hombres también las presentan.

¿Qué son las venas varicosas?

Los vasos sanguíneos que se presentan de forma irregular y se dilatan cuando se debilitan las paredes se les llama venas varicosas. Son racimos de venas con tonos verdes, azules y morados.

Inclusive hay algunas que están rodeadas de capilares muy delgados y rojos, conocidas comúnmente como arañas vasculares.

Tanto las venas varicosas como las araña vasculares pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, son muy frecuentes en las piernas y la zona de la pelvis.

Síntomas

  • Inflamación
  • Venas azules, moradas y verdes muy marcadas
  • Calambres en las piernas
  • Dolor detrás de la rodilla
  • Comezón alrededor de la vena
  • Cansancio
  • Úlceras
  • Tono marrón en la piel
  • ¿Por qué se forman?

Se originan cuando las venas sanas se inflaman y provocan que la sangre se estanque.

Lo normal es que la sangre sólo utilice la vena para transportarse al corazón. Sin embargo, no se conoce la causa exacta por la que se queda estancada, aunque hay factores que aumentan la probabilidad:

  • Herencia génetica
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Cambios hormonales
  • Permanecer de pie por períodos largos
  • Usar ropa demasiado ajustada

Diagnóstico

Si presentas algunos de los síntomas anteriores lo mejor es acudir con un especialista. Este realizará un examen físico.

Posteriormente se requiere la toma de un ultrasonido, el cual ayudará a verificar el estado de la sangre y la manera en la que fluye. El ultrasonido permite analizar tanto las venas superficiales como profundas.

Afortunadamente no todas las venas varicosas requieren de un tratamiento médico. Es decir, siempre y cuando no sean un problema para que desarrolles tus actividades cotidianas. Debes preocuparte cuando:

  • No te permitan caminar o estar de pie
  • Aparecen úlceras
  • Los pies y tobillos se inflaman

Cabe resaltar que el tema de las úlceras es delicado, pues es posible que se desarrollen úlceras venosas por estasis, es decir, cuando las venas se agrandan y no drenan de forma habitual.

El problema es que cuando esto sucede la piel no recibe oxígeno y, por ende, revienta en forma de llagas.

De igual manera, es posible la aparición de flebitis (inflamación de la vena) y trombosis (coágulos en las venas).

Tratamiento

Uno de los tratamientos más comunes y que no involucra ningún procedimiento quirúrgico es la escleroterapia.

Consiste en la aplicación de una inyección con solución salina que provoca que las venas colapsen. Es decir, una vez que la sangre se queda estancada en la vena, esta última ya no funciona y la inyección hace que desaparezca.

Pero, ¿qué pasa con la sangre? El trabajo de transportarla al corazón se cambia naturalmente a los vasos sanguíneos más cercanos y que sí están sanos. Por lo tanto la circulación vuelve a su ciclo normal.

Sin embargo, el proceso de curación con escleroterapia requiere de múltiples sesiones pues, en promedio, se necesitan 3 inyecciones para curar cada vena.

¿Cómo funciona?

En una sesión se pueden tratar hasta 40 venas. Posteriormente se requiere un descanso de 4 a 6 semanas para que se curen (se recomienda el uso de calcetines con soporte).

Durante este lapso se puede tratar el resto de las venas, pero nunca la misma vena en dos sesiones continuas.

¿Qué se siente?

Es claro que al principio es incómodo, pues tienes la sensación de pequeños pinchazos similares a una aguja. Hay personas que presentarán efectos secundarios como:

  • Inflamación leve
  • Moretones
  • Comezón
  • Enrojecimiento
  • Dolor

Se recomienda realizar alguna actividad física de forma moderada para acelerar el proceso de recuperación.

La buena noticia es que las venas tratadas desaparecen en 6 meses pero difícilmente vuelven aparecer.

Es importante señalar que la escleroterapia no va impedir la aparición de nuevas venas, solo elimina las que ya están dañadas.

¿Hay más opciones?

Entre los distintos tratamientos también sobresalen los siguientes:

  • Aplicación de luz intensa y pulsada. Se requiere entre uno y seis tratamientos.
  • Terapia láser, indicada para los pequeños vasos sanguíneos del rostro y piernas.
  • Ligación: Se trata de un procedimiento quirúrgico en el que las venas son extraídas o atadas por medio de una incisión en la piel.
  • Uso de un aparato de radiofrecuencia  conectado por un catéter a la válvula de la vena para sellarla.

¿Cómo prevenirlas?

  • No te expongas al sol durante períodos largos.
  • Se recomienda mantener las piernas elevadas durante unos minutos antes de dormir.
  • Si pasas mucho tiempo de pie, lo recomendable es parar cada dos horas y realizar estiramientos.
  • Utiliza medias de compresión o calcetines con soporte elástico.
  • Lleva una alimentación equilibrada para controlar el peso.
  • Evita la ingesta de bebidas alcohólicas y cigarrillos.
  • Ten cuidado con los cambios bruscos de temperatura.
  • Realiza actividad física, por lo menos, 3 veces a la semana, durante 30 minutos.
  • No se recomienda el uso de fajas ni medias de nailon.
  • Evita cruzar las piernas mientras estés sentada.
Compartido
Loading...

Noticias recientes