Publicidad

Es cada vez más evidente el impacto de las empresas tecnológicas en el día a día de las personas

Preocupa el poder creciente de las empresas tecnológicas

Ejercen un enorme control sobre lo que ven y cómo viven las personas

En los últimos años, Apple, Alphabet —la matriz de Google—, Facebook y Amazon se han convertido en algunas de las empresas más valiosas del mundo.

Junto con Microsoft y crecientes estrellas como Netflix, las firmas tecnológicas ejercen un enorme control sobre lo que ven y cómo viven las personas, es por ello que en Estados Unidos crece el debate sobre si éstas representan un peligro para la sociedad.

Políticos y legisladores consideran cada vez más la posibilidad de regular o poner coto al poder de estas grandes compañías, aunque una acción inminente es poco probable.

Mientras muchos consumidores saludan la innovación del sector tecnológico, muchos critican el poder que han cosechado estos “guardianes” de la información y otros contenidos.

De que manera penetran las empresas tecnológicas en la vida cotidiana

Google detenta cerca de 90% del mercado de búsquedas en internet en Estados Unidos y Europa. Facebook y Google recogen en torno a 60% de las ganancias de la publicidad digital y se tragan 90% del crecimiento del sector publicitario en Estados Unidos.

Los sistemas Android de Google e iOS de Apple están presentes en una abrumadora mayoría de dispositivos móviles. Amazon tiene casi la mitad de las ventas online en Estados Unidos y se expande a nuevos sectores.

Pese a que la idea de ir contra los gigantes de la tecnología parece extrema, la inquietud que este tema ha causado en el último año ha generado alianzas entre políticos estadounidenses de todo el espectro, preocupados por la concentración de poderío económico.

Ed Black, presidente de la Asociación de la Industria de Computación & Comunicaciones, que representa a firmas que incluyen a Google, Facebook y Microsoft, estimó que quebrar a los gigantes de la tecnología podría tener “un escalofriante efecto sobre la innovación”.  

Compartido