Portada » Creando Vida en el laboratorio: El Revolucionario embrión modelo sin ovulos ni espermatozoides
Actualidad Ciencia Tecnología

Creando Vida en el laboratorio: El Revolucionario embrión modelo sin ovulos ni espermatozoides

En el laboratorio del Instituto Weizmann, ubicado en Israel, los científicos han logrado un hito impresionante en la ciencia de la reproducción humana.

Han creado un «embrión modelo» sin emplear óvulos, esperma ni útero, utilizando células madre como base. Este modelo de embrión, que se comporta de manera similar a un embrión real de 14 días, incluso liberó hormonas que arrojaron resultados positivos en pruebas de embarazo. El objetivo detrás de este avance es proporcionar una manera ética de comprender los primeros momentos de la vida, un período crítico que aún no se comprende completamente.

El Misterio de los Primeros Días de Vida:
Los primeros momentos de la vida humana son un enigma que encierra una de las principales causas de abortos espontáneos y defectos congénitos. Sin embargo, esta fase sigue siendo un territorio poco explorado debido a su naturaleza compleja y sensible desde el punto de vista ético, legal y técnico. Pero en la actualidad, un campo emergente en la investigación científica está imitando el desarrollo embrionario natural para desvelar sus secretos.

Un Embrión Modelo «Completo» Sin Precedentes:

En un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature, el equipo de científicos israelíes ha presentado su innovador modelo embrionario. Es descrito como el primer modelo embrionario «completo» debido a su capacidad para imitar todas las estructuras fundamentales presentes en un embrión en sus primeras etapas. Lo más sorprendente es que este logro se ha alcanzado sin la necesidad de un óvulo ni un espermatozoide. En cambio, se utilizaron células madre reprogramadas que poseen el potencial de convertirse en cualquier tipo de tejido del cuerpo humano.

Una Compleja Combinación de Células:

El proceso involucró la reprogramación de células madre en cuatro tipos específicos de células que se encuentran en las primeras etapas del embrión humano: células de epiblasto, trofoblasto, hipoblasto y mesodermo extraembrionario. Estas 120 células se combinaron en una proporción precisa, y alrededor del 1% de ellas comenzó a ensamblarse espontáneamente en una estructura que guarda similitudes, aunque no es idéntica, con un embrión humano.

Este logro científico asombroso plantea desafíos éticos y científicos significativos a medida que avanzamos en la comprensión de los misterios de la vida embrionaria. La creación de este modelo de embrión sin precedentes abre nuevas puertas para la investigación en el campo de la reproducción humana.

Sin embargo, es esencial que sigamos considerando cuidadosamente las implicaciones éticas y legales mientras avanzamos en este emocionante viaje científico, por otro lado, la sociedad debe colaborar de manera reflexiva y responsable en la toma de decisiones que acompañen estos avances científicos, garantizando que se utilicen para el beneficio de la humanidad y el conocimiento sin comprometer nuestra ética y valores fundamentales.

 

 

:::

Publicidad