Publicidad

Alarmas a botellazo limpio

Hastiados de quedarse sin luz, sin teléfono y sin internet; comunidades ingenian su propia seguridad

Las comunidades se las están ingeniando para evitar el robo de cables que desde hace poco más de cinco años las afecta sobremanera.

 

La incompetencia de instituciones como Cantv y la falta de vigilancia de otras como alcaldías, gobernaciones y entes policiales, obliga a los vecinos a organizarse para tratar de pescar a los ladrones in fraganti y tomar la ley por sus manos.

 

Total, son los usuarios los que terminan pagando los platos rotos al tener que soportar meses sin servicio telefónico, luz e internet. Un agobio que termina por sumarse a las carencias de agua y gas.

 

Nadie se explica como es que, por ejemplo, los cacos logran sustraer 80 kilos de cobre  y 200 de aluminio, con total impunidad. Un hecho reseñado por la crónica policial en días recientes.

 

Aluminio, cobre, hierro, bronce, acero, níquel y todo tipo de material ferroso se han convertido en los principales productos de contrabando, mientras barrios y urbanizaciones se quedan sin comunicaciones y sin comercio electrónico.

 

Los expertos explican que el peso por metro de un elemento conductor como el cobre, una vez retirado el plástico, no llega a 100 gramos lo que implica que para conseguir cantidades superiores a los 50 kilos tienen que verse afectadas no menos de tres mil familias.

 

El «canibalismo» ha llegado a tal extremo que los ladrones se roban desde un semáforo completo hasta las pocetas de los baños públicos.

 

CAMPAÑA DE ALERTA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las autoridades iniciaron una campaña para alertar a las comunidades a estar vigilantes ante cualquier actividad que consideren sospechosa.

 

Los vecinos del barrio Jacinto Lara, en Barquisimeto, estado Lara, se ganaron la medalla de oro con su invento anti robo de cables.

 

Estos guaros, se organizaron y colgaron botellas de vidrio amarradas entre sí en el cableado poste a poste. Es una operación similar a la que antiguamente se hacía con los zapatos de goma que eran atados y lanzados contra los cables.

 

El resultado ha sido la detención de los ladrones que han sido sorprendidos in fraganti. Al cortar los cables estos caen pesadamente sobre el pavimento generando un ensordecedor ruido que enciende las alarmas.

 

Inmediatamente los vecinos de guardia salen a la calle y capturan a los ladrones para entregarlos a las autoridades, no sin antes darles una paliza.

 

 

 

Compartido
Loading...


Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad