Publicidad

Capitán Rafael Acosta Arévalo es recordado a un año de muerto

Waleswka Pérez, esposa de Rafael Acosta Arévalo, reveló este domingo 28 de junio una carta en donde cuenta todo lo que vivió el capitán de corbeta en manos de funcionarios del Estado venezolano.

Pérez escribió en la misiva, luego de haberse cumplido un año del asesinato de Acosta Arévalo, que este militar fue secuestrado en un centro comercial del estado Miranda, el 21 de junio de 2019, por una comisión de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) que estaba encapuchada y con armas largas, según información de testigos.

Cuenta que vivió angustiada sin saber dónde lo tenían o si estaba vivo, después de haber pasado 5 días de su secuestro y desaparición forzada.

»Fue hasta el día viernes 28 de junio, 120 horas después de su secuestro, incumpliendo con el debido proceso, cuando la dictadura decide celebrar la audiencia de presentación ante un tribunal militar en el Fuerte Tiuna, a las 8:30 de la noche. El abogado Alonso Medina Roa nos informó que era increíble el estado de tortura, en silla de ruedas, no podía hablar, y en plena audiencia convulsionó», recordó la esposa de Arévalo.

Indicó que al capitán le fracturaron 16 costillas. Además, siguió contado: lo electrocutaron, fracturaron los dedos, presentaba quemaduras, cortadas, fractura en la nariz y golpes.

Aseveró que el juez se vio obligado a ordenar que trasladaran al capitán de corbeta a un hospital que no era acorde para atender los signos de tortura, en donde tiempo después informaron que este había fallecido.

»Lo mataron siendo inocente, sin que se cumpliera el debido proceso y violando el principio de Presunción de Inocencia», agregó.

Inhumación controlada

Waleswka Pérez dijo que la inhumación controlada fue el nombre que el Estado venezolano »les había puesto a los entierros de todo aquellos que asesinaba, negándole a la familia, el derecho de un funeral y elegir donde ser enterrados». Denunció que solo 5 integrantes de la familia de su esposo pudieron ir a su entierro, mientras que ella y sus hijos, no les fue permitido.

Pérez se preguntó en su carta al gobierno de Nicolás Maduro: ¿qué paso con los derechos de los presos? ¿y la ley de tortura?»

»Hoy (28 de junio de 2020) a un año de tu asesinato, yo, Waleswka Pérez de Acosta, actuando en tu nombre y el de tus hijos, invoco a la verdad y la justicia por los más de 420 presos políticos, militares y civiles que aún están siendo torturados en manos del narcorégimen», concluye.

Fuente; El Pitazo

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad