Publicidad

Conoce la importancia de nuestro sistema inmunológico

El sistema inmune nos defiende contra las infecciones, bacterias y los virus llamados antígenos que lo invaden y a quienes destruye segregando anticuerpos, pero, si estamos convalecientes de una enfermedad  o en contacto con enfermos infecciosos de enfermedades no vacunables, por tratamientos agresivos como la quimioterapia o a un tratamiento con antibióticos, debemos reforzar el sistema inmunológico en farmacia Soler.

Si el sistema inmunológico no funciona correctamente, no distingue sus propias células de las ajenas. En vez de luchar contra antígenos externos, las células del sistema inmunológico o los anticuerpos que producen y pueden ir en contra de sus propias células y tejidos por error.

 

El metabolismo de cada persona es único, pero, va cambiando según las circunstancias. En este caso, nuestros profesionales te ayudaran a comprender los factores incidentes y te sentirás mejor.

 

Vemos como a partir de cierta edad, alrededor de los 50 años, el organismo comienza a disminuir su capacidad de regenerarse, las células mueren antes y las estructuras de músculos, cartílagos, tendones y piel, se debilitan como parte del proceso  fisiológico que forma parte del proceso natural de envejecimiento.

Razón muy importante para cuidar nuestro sistema inmunológico para evitar también las “enfermedades contagiosas”. De cómo esté el estado de nuestro organismo dependerá de que los agentes infecciosos se transmitan y conviertan en enfermedad o no.

Por ello es importante optimizar su funcionamiento para reducir la posibilidad de infecciones, tumores y el desarrollo de células cancerosas. Sin embargo, en ciertas circunstancias puede estar en desequilibrio y causar molestias o agredir las propias estructuras (alergias y enfermedades autoinmunes).

Puede que Hipócrates dijese que el cuerpo tiene la capacidad de sanarse por sí solo, pero, la belleza de la piel requiere de un conocimiento profesional y un protocolo de diagnóstico, la prescripción de los tratamientos adecuados y seguimiento personalizado.

 

Para entender las necesidades de cada organismo y su piel y  adaptarse a sus exigencias a lo largo del tiempo, conozcamos las principales alteraciones inmunitarias:

  • Inmunodeficiencia: Hay bajo número de células inmunitarias  con una actividad deficiente, y el organismo no puede defenderse ante virus, hongos, bacterias, etc. y manifesta debilidad con infecciones recurrentes o crónicas (gripe, resfriados, infecciones urinarias, renales o hepáticas).
  • Hipersensibilidad inmune: Muchas células inmunes que defienden de forma exagerada ante la presencia de una sustancia inocua para la mayoría de personas, provocando reacción inflamatoria, entre ellas la “alergia“.
  • Inmunopatología: Algunas de estas células inmunes producen anticuerpos contra algún tejido propio causando daños y lesiones, en lugar de defendernos, tales como enfermedad autoinmune o autoagresión inmune (artritis-reumatoide, diabetes tipo 1, lupus, enfermedad de Crohn, psoriasis…).

Recomendaciones para conservar en buen estado el sistema inmune:

  • Balancear la dieta alimenticia para asegurar que el organismo genere suficiente energía, con un contenido completo de:      . glúcidos (carbohidratos),

              . lípidos (grasas), entre ellos omega 6 y omega 3 (antiinflamatorio, antitumoral y reduce la incidencia de alergias, en especial, las alergias dermatológicas),  y

               . proteínas (animal o vegetal), vitaminas y minerales.

 

 

Alimentos que no deben faltar en nuestra dieta para ayudar al sistena inmune:

  • Ajo y cebollas: estimula las defensas, su efecto antibiótico natural ayuda en infecciones urinarias, respiratorias e intestinales. Podemos consumirla en crudo, en sopas y purés, además son depurativas por favoreces la eliminación de toxinas a través del sudor.
  • Naranja, limón, mandarina, pomelo, kiwi, guayaba, lichi y pimientos previenen infecciones por la vitamina C .
  • Semillas (legumbres, cereales integrales y frutos secos)
  • Vegetales de hojas verdes obtiene multitud de micronutrientes esenciales para la formación de nuestras células defensivas (vitamina E, vitamina B9, calcio, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc).
  • Manzana: depurativa, efectiva contra el cáncer de colon.
  • Piña: antitumoral, antiinflamatoria reduce los síntomas alérgicos. Efectiva contra el cáncer de estómago.
  • Uva: depurativa, antioxidante y anticancerígena.
  • Zanahoria: favorece la producción de secreción protectora en las mucosas (respiratorio e intestinal).
  • Bayas (moras, fresas, arándanos y grosellas): antioxidante, antivírico.
  • Yogur, kéfir, miso no pasteurizado, tempeh y tamari: proporcionan bacterias que regeneran la microbiota intestinal (probiótico).

Debemos evitar lo siguiente:

Dieta incorrecta con carencias nutricionales (exceso de azúcar refinada, aditivos, conservantes, dulces, refrescos, harinas refinadas, etc.).

Estrés

Falta de horas de sueño

Vida sedentaria sin ejercicio

Estado emocional y actitud personal

Tóxicos, alcohol, mal uso de fármacos…

Obesidad

Organizando un estilo de vida saludable, un buen estado de ánimo y una correcta actitud personal, con esta dieta sana,  conseguiras un buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad