Publicidad

Crisis de la gasolina: Las colas pican y se extienden

¡Se está moviendo!. Este grito es más que suficiente para que centenares de personas que hasta ese momento se mantenían inactivas, comiencen a correr hacía sus vehículos. La expresión indica que, luego de horas de espera, determinado surtidor de gasolina está dando acceso a quienes desde hace mucho tiempo estaban esperando.

Y es que la paradójica escasez de gasolina en un país con ancestral tradición petrolera como Venezuela continúa agudizándose.

En las últimas semanas las colas de vehículos en espera para cargar combustible se han hecho descomunales, lo que ha originado incluso el resguardo de las estaciones de servicio por parte de las Fuerzas Armadas.

Las estaciones de servicio se mantienen bajo fuerte custodia militar

En La Victoria, capital del municipio José Félix Ribas del estado Aragua, los propietarios de los vehículos tienen que mantenerse hasta cuatro o cinco días durmiendo en sus carros para poder equipar.

“Hasta los momentos -dijo Luis Mendoza, conductor de un vehículo particular- tengo tres días haciendo cola. De vez en cuando viene mi esposa y me suple para poder ir a comer y a bañarme, pero no sé cuánto tiempo más tendré que estar aquí”.

“La última vez -refiere otro conductor que se identificó como Víctor Rojas- pasé casi una semana y sólo logré echar 20 litros porque supuestamente la gasolina se estaba acabando”

Los motorizados también hacen colas para cargar gasolina

Colas “VIP”

Una de las estaciones más concurridas, porque supuestamente es la que más combustible recibe, es la Gran Campo, ubicada en el extremo este de la ciudad, allí uno de los conductores en espera, quien pidió no ser identificado, refirió:

“Uno ya está casi que acostumbrado a estas colas. Ya uno se ha resignado y busca la forma de pasarla lo menor posible, bien sea jugando dominó o conversando con los otros conductores. Pero molesta mucho que mientras uno tiene que pasar varios días esperando, cuando llega la gasolina montan una cola paralela que pasa primero que los que estamos aquí. Uno pregunta y nos dicen que son funcionarios. Es decir…que existe una cola VIP.”

Otro conductor, visiblemente molesto, reclamaba:

“Hasta hace poco hacíamos cola para comprar gasolina barata, pero ahora hacemos la misma cola pero la tenemos que pagar a precios internacionales. Eso no lo entiende nadie”.

La falta de gasoil ha afectado al transporte público
Loading...


Acerca del Autor

Prensa

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad