Publicidad

Desde 2013, 7.5 millones de venezolanos abandonaron el país, según Observatorio de la Diáspora

De agosto a noviembre el número de migrantes venezolanos se incrementó un 5%, según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Pasando de 6.8 millones de criollos a 7.1 millones ahora. Pero esta plataforma sólo contabiliza la presencia de venezolanos en 33 países y la investigación la hace desde 2017.

Según el Observatorio Venezolano de la Diáspora que coordina el sociólogo, Tomás Páez, las cifras de la migración venezolana son más elevadas.

Su equipo de trabajo ha monitoreado desde 2013 la cantidad de 7.500.000 migrantes venezolanos que hacen vida en 90 países.

Afirma que ni la política de visas aplicada por un centenar de naciones ni el proceso de parol humanitario que aplica la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, desde el 12 de octubre para los venezolanos, ha impedido que sigan saliendo del país porque las condiciones de emergencia humanitaria compleja persisten.

“La migración no se va a frenar porque la situación no ha mejorado en Venezuela. El dólar paralelo se ubicó el viernes 09 de diciembre en 18.26 bolívares. Lo que representa que solamente en la primera semana de diciembre la devaluación del bolívar fue de 35%. A pesar de que hay una economía dolarizada, el país sigue registrando una inflación que ronda el 200% anual. Es un país que no tiene reservas internacionales y que no ha podido sostener una política cambiaria de inyectar dólares a los bancos para mantener el precio de la divisa estadounidense artificialmente estable en 4.30 bolívares, que era el precio cuando el Gobierno de Maduro aplicó la tercera reconversión monetaria en octubre 2021“, expresó.

Aunado a esto, el sociólogo argumenta que las fallas en los servicios públicos se mantienen y esto también es un motor que impulsa el éxodo de criollos.

Según el Observatorio Venezolano de los Servicios Públicos, el 58,9% de los venezolanos hasta mayo valoraban negativo el servicio de agua potable que recibía por la falta de suministro continuo y por las deficiencias en su potabilización. En cuanto al servicio eléctrico, el 56% del país sigue registrando cortes eléctricos casi a diario.

“En Caracas, que es un lugar privilegiado, la gente puede pasar 60 horas sin luz porque el servicio eléctrico está fallando, pero es que el agua también está fallando. Hay quienes están haciendo inversiones en pozos, están buscando mecanismos para resolver su problema, pero eso no da respuesta a la mayoría porque hacer un pozo cuesta unos cuantos miles de dólares. Otro tema es que en efecto la economía se ha movido un poco, según estimaciones de Fedecámaras y Conindustria, el crecimiento económico del país puede estar entre 8 a 10% este año, pero eso significa que si Venezuela fuera una persona que pasó de pesar 100 kilos a 20 kilos, ahora con esta leve recuperación está pesando 30 kilos. Es una mejoría que dista mucho a la adecuada”, resaltó.

Un tercer factor es la cantidad de visas que piden países de Latinoamérica.

“Este tipo de controles lo que ha desatado es el trabajo de organizaciones que operan en el delito, como el tráfico de droga, prostitución, trata de personas, y los migrantes venezolanos por su vulnerabilidad son un blanco fácil para estos delitos. Los controles migratorios que aplican los países sólo ralentizan la migración criolla, pero no la han podido frenar“, explicó.

Migrantes caminan en caravana hacia la frontera con Estados Unidos, hoy, en Tapachula (México). Una caravana de migrantes venezolanos partió este miércoles de la frontera sur de México rumbo a Estados Unidos como protesta al cumplirse 20 días del anuncio de las nuevas medidas estadounidenses para controlar la migración de Venezuela. EFE/Juan Manuel Blanco.

Afirma que con el parol humanitario que decretó EEUU hace dos meses, la migración lo que hizo fue cambiar de rumbo. Disminuyó la cantidad de criollos que arriesgaban su vida atravesando la inhóspita Selva del Darién en Panamá. Según el Servicio Nacional de Migración (SNM) de este país, hasta el 30 de noviembre se registró el paso de 16.632 migrantes irregulares por el tapón del Darién que divide la frontera con Colombia. En octubre hubo un flujo de 59.773 migrantes por esa zona.

“Si bien ya los venezolanos no encabezan la lista de los que arriesgaban su vida por el Darién, no han dejado de emigrar hasta Trinidad y Tobago, Guayana, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Chile o hacia Uruguay, este último país ha recibido muchos venezolanos en los últimos dos meses. Son cerca de 30 mil criollos los que ahora hay en esa nación pequeña de tres millones de ciudadanos, cuando en 2021 había unos 16 mil migrantes venezolanos solamente“, precisó.

 

Con información de La Prensa de Lara

Publicidad

Publicidad

Publicidad