Publicidad

Edward Olivares se unió a los Tigres

Joven prospecto se apresta a hacer su debuto en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP)

Edward Olivares se unió a los Tigres de Aragua durante los entrenamientos con el halo que rodea a los prospectos. Tal vez pocos aficionados de los bengalíes lo conozcan, pero puertas adentro existen grandes expectativas por conocer cuán lejos puede llegar en su año de debut en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

“Tenemos permiso para usarlo alrededor de un mes, tal vez un poco más. Sus condiciones son excepcionales y no me extrañaría que pueda ser considerado como Novato del Año”, soltó Luis Márquez, gerente deportivo de Aragua y director de scouts para Latinoamérica de los Dodgers de Los Ángeles.

 

Olivares, de 22 años de edad, es el prospecto 28 de los Padres de San Diego, de acuerdo con MLB Pipeline. Reclutado originalmente por los Azulejos de Toronto, durante el proceso de firmas internacionales de 2014, se convirtió en la pieza clave del cambio que envió a Yangervis Solarte a la organización canadiense el pasado 6 de enero.

 

“Estoy muy contento y ansioso. Quería jugar en esta liga”, señaló el atlético y veloz jardinero. “En San Diego no me indicaron que trabajara algo específico de mi juego, sólo que saliera al terreno, mostrara mi talento y me esforzara al 100%, día tras día”.

 

Olivares combina la velocidad de su bate con un swing corto, que produce contactos sólidos con la bola, que viaja por todos los jardines, de acuerdo con el reporte de los scouts. Los expertos también creen que puede desarrollar mayor poder a medida que sepa controlar el swing y vaya madurando y fortaleciendo su cuerpo.

 

“Tengo muchas habilidades, gracias a Dios. Puedo sacar la bola y ser un bateador de promedio. Me gusta ser agresivo en el plato. En la mayoría de las veces trato de llevar mis conexiones a los pasillos para producir carreras”, destacó el novato.

 

Olivares, originario de La Troja, una localidad del municipio Buroz en el estado Miranda, ubicada a unos 10 kilómetros de Barlovento, como afirma puede hacer daño de muchas formas. Viene de exhibir una línea ofensiva de .277/.321/.429, con 25 dobles, 10 triples y 12 jonrones, 21 bases robadas en 29 intentos, 62 remolcadas y 79 anotas, en 129 encuentros con el Lake Elsinore (A+).

 

El mirandino también brilla a la defensiva. Su velocidad le otorga un alcance por encima del promedio y la potencia del brazo le permite jugar en las tres posiciones del outfield. Un buen piso para ser un cuarto patrullero en las Grandes Ligas y, si sigue desarrollándose, un posible centerfielder de todos los días.

 

“Es un pelotero que nunca ha jugada aquí, pero existen muchas expectativas a su alrededor. Tiene muchas condiciones”, apuntó el manager Ramón Hernández. “Ese muchacho va a llegar lejos, pero tiene que seguir trabajando, apenas está empezando”.

Como toda promesa, Olivares no es perfecto, como advierte Hernández. El bateador derecho se ponchó sólo el 17,7% de las veces, pero apenas negoció boletos en 4,7% de las 575 apariciones legales que consiguió. Esos números estuvieron más balanceados en la Liga del Estado Florida (A+) en 2017 (22,1 % y 10,4 %), pero apenas apareció en 19 encuentros en ese nivel. También podría añadir más poder a su contacto si lograra reducir su taza de rodados (46,2%).

 

Aunque su mezcla de poder natural y velocidad, lo convierten en una pieza de mucho valor en cualquier alineación.

 

“Quería jugar en esta liga, porque además de ser muy buena, sé que voy a aprender mucho estando rodeado de peloteros de tanta experiencia, con más tiempo que yo en un terreno de juego”, analizó. “Así que espero aprovechar la oportunidad que me están dando. Deseaba estar tanto aquí, que desde que comencé la temporada de Ligas Menores solicité el permiso (a San Diego). Sé que aprenderé de todo lo que me rodea. Sé que me va ayudar en mi carrera”.

Con información de la LVBP

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad