Publicidad

El chavismo y la oposición tienen la mirada fija en este 5 de enero

Una vez más las expectativas están puestas en lo que suceda un 5 de enero en Venezuela. En este 2021, por el inicio de una nueva legislatura –la quinta desde que fue creada la Asamblea Nacional (AN) de este país, en 1999–, con una importante mayoría oficialista (256 de 277 diputados).
Tras los cuestionados comicios legislativos del 6 de diciembre, el Gran Polo Patriótico (GPP, la coalición que apoya la denominada Revolución Bolivariana) volverá, así, como primera fuerza política al Parlamento.

“Van a hacer una entrada apoteósica, pero es producto de que ellos se trazaron rescatar la AN y van a vender el 5 de enero como un día de victoria”, adelantó a EL TIEMPO el politólogo Pablo Quintero, quien, sin embargo, considera que será un día “lamentable” para los venezolanos, pues, a su juicio, traerá “más desesperanza e incertidumbre”.

Él no lo duda: “(Vamos a) volver otra vez al tablero político de conflicto, muy parecido al del año pasado”. Pero esta vez –asegura– la oposición estará más fragmentada y el chavismo más cohesionado.

El panorama es poco alentador para los adversarios a Nicolás Maduro, especialmente para los diputados que fueron electos en 2015, y quienes en una polémica sesión virtual, el pasado 26 de diciembre, aprobaron, mediante la reforma parcial de un estatuto, extender por un año más sus funciones y las de Guaidó como jefe del Poder Legislativo, cargo que le permitió asumir la presidencia interina de Venezuela en enero de 2019, una acción que fue reconocida por Colombia y más de 50 países democráticos del mundo.

La reforma, sin embargo, fue declarada nula mediante una sentencia emitida por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el miércoles. Que lo hicieran, así como que la oposición apelara a la continuidad administrativa, no fue sorpresa. Distintos actores habían anunciado esto último a este diario, entre ellos el dirigente opositor Leopoldo López.

“Si el fraude del 6 de diciembre fue reconocido como tal por los países, no puede ser esa asamblea la que sustituya a la legítima elegida en 2015. Por eso debe haber continuidad, tanto de la AN como del presidente Juan Guaidó, con un mandato muy concreto, muy claro, que, insisto, es el mandato que tiene que unificar a los sectores democráticos, a los países, en un mismo objetivo: lograr elecciones presidenciales libres, justas y verificables”, dijo López a este diario, durante su visita a Colombia.

La manera como se aprobó, sin embargo, ha dado mucho que hablar.

“La oposición forzó la continuidad administrativa violando algunos artículos del Reglamento Interior y de Debates y dejando a libre interpretación todos los argumentos jurídicos respecto al tema de la continuidad administrativa”, sintetizó Quintero, para quien lo ocurrido es consecuencia de la “falta de coordinación” en la oposición.

Nuevos cismas, de hecho, aparecieron en ella. La aprobación de la reforma del estatuto para garantizar la continuidad se hizo con el voto salvado de una de sus cuatro fracciones más importantes: la de los integrantes originales de Acción Democrática (AD), uno de los partidos que el Supremo arrebató a los adversarios de Maduro en el preludio de los comicios legislativos del 6 de diciembre.

Guaidó
Expertos dicen que la oposición, que lidera Juan Guaidó, podría verse debelitada tras la posesión de la nueva Asamblea. Foto:  AFP

“No se celebraron elecciones; por lo tanto, debe continuar el Parlamento en su Plenaria, y no delegar en nadie, sino que la Plenaria asuma la responsabilidad que el pueblo nos dio en 2015”, dijo el diputado Piero Maroun, jefe de la fracción de AD, durante la discusión virtual.

La reforma establece que, en esta prórroga, las funciones estarán a cargo de una comisión delegada, integrada por la junta directiva y los presidentes de las comisiones permanentes del Parlamento.

Esto, además, profundizó las diferencias entre el bando encabezado por Guaidó e importantes sectores de la oposición, como el que integra la dirigente opositora María Corina Machado.

“Consideramos que esa reforma del Estatuto para la Transición es una traición y deja atrás la lucha por la liberación del régimen autocrático como una prioridad”, se lee en un hilo que publicó su partido, Vente Venezuela, en la red social Twitter, donde critica que se revirtiera el orden del mantra con el que nació el interinato de Guaidó: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Otros, como el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, han insistido en que el 5 de enero termina el período de la AN electa en 2015, “porque lo dice la Constitución”. Él, además, ha advertido que la continuidad de la misma constituiría un “precedente bastante complejo” para el futuro. “Abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su gobierno sin hacer una elección”, dijo Capriles Radonski en entrevista reciente con la BBC.

De allí que la misión que se propuso Guaidó el pasado domingo, de realinear “a la mayor cantidad de fuerzas democráticas nacionales e internacionales para que el pueblo recupere su soberanía” y lograr la convocatoria de elecciones libres, luce difícil, por no decir imposible.

Y a este complicado escenario interno se suma la realidad de la comunidad internacional. “Cada país tiene una visión totalmente distinta sobre el caso venezolano”, dijo Quintero, para quien la oposición tendrá que transitar el curso electoral interno si quiere solucionar el conflicto venezolano y acceder de manera real al poder.

No hay certeza, sin embargo, de que sus dirigentes logren mantenerse en Venezuela y en libertad para ello. Sobre Guaidó y los demás diputados opositores que se mantengan en funciones después del martes pesa una importante amenaza.

Frente a estas ínfulas de autoproclamación y de extensión ilegal e inconstitucional de supuestos mandatos, que se cumpla la ley, que se haga justicia (…) Cuenten conmigo, que no me temblará el pulso para actuar férreamente de acuerdo a la justicia y a la ley”, dijo Maduro en el marco del acto de salutación de fin de año a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), la misma a la que Guaidó pidió nuevamente respaldo para este 5 de enero.

A juicio del politólogo Quintero, a partir de esa fecha el chavismo tendrá más determinación para acabar con el gobierno interino. “La oposición tiene un camino bastante oscuro, no tanto por la fortaleza del chavismo, sino más por las debilidades de la misma oposición”, insistió.

Por si fuera poco, el covid-19 podría complicar aún más las cosas. “Va a frenar mucho la actividad política. Por un lado, a la oposición la limita para poder hacer política de reconstrucción, reorganización. Por otro lado, al Gobierno le beneficia porque a través de la crisis, del desastre, gobiernan de forma más severa pero vigilan y perfeccionan sus mecanismos de control social”, acotó Quintero.

Para este 5 de enero, se espera que Venezuela esté en un nuevo período de radicalización de la cuarentena, tras una criticada flexibilización por las fiestas decembrinas. Sin embargo, Guaidó hizo un nuevo llamado a la sociedad civil para ese día. “Los convoco a organizarnos desde ya para que a partir del 5 de enero alcemos la voz en las calles de Venezuela y el mundo para luchar por la salvación de nuestro país y exigir el cumplimiento del mandato popular”, dijo el pasado domingo.

Y a las restricciones por la pandemia se sumaría, además, el desgaste social. “La gente anda por su lado, en su misma dinámica de supervivencia de hace cuatro años y los políticos andan tratando de alguna manera de generar un cambio, pero a través de simbología y falta de poder real, que es lo que pasa con el gobierno interino o virtual”, dijo Quintero, quien no tiene muchas expectativas de que la gente salga a protestar este 5 de enero.

Fuente: El Tiempo

 

Loading...


Acerca del Autor

Martín Flores Araujo

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, estado Zulia. Músico, Oboísta y compositor, Es autor de varias obras Musicales y Literarias, además de haber realizado diversos Documentales y videos institucionales, así como diversos trabajados en medios tanto impresos como digitales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad