Publicidad

El Papa fustiga a los cristianos adormecidos: «Rezan como papagayos» (+Video)

Indignado con los fariseos modernos, que dicen ser seguidores de Cristo sin serlo en realidad, el papa Francisco les dijo este domingo sus cuatro verdades al señalar su crítica a los cristianos “Anestesiados” que “rezan como papagayos” y “sin pasión por el Evangelio”.Durante el rezo del Ángelus dominical, desde la ventana de su despacho con vistas a la Plaza de San Pedro (El Vaticano), el papa mostró su cuestionamiento al mal cristianismo.

Francisco ha criticado este domingo en El Vaticano a los cristianos “adormecidos” que “rezan como papagayos”, porque esta actitud les hace vivir indiferentes y con apatía. Y eso ha quedado muy enfatizado antes del rezo del Ángelus dominical desde el Palacio Apostólico.

Guardar el corazón de la acedia
El papa pidió guardar el corazón de la acedia, que es un gran enemigo de la vida espiritual”. En efecto, el Papa explicó que “la acedia es esa pereza que nos sume en la tristeza, que nos quita la alegría de vivir y las ganas de hacer”. Es también “un espíritu maligno que ata al alma en el letargo, robándole la alegría”.»Es triste ver a cristianos tirados en el sillón, protegidos en el sueño del sillón», afirmó.

De hecho – recordó el Pontífice – en el Libro de los Proverbios se lee: «Guarda tu corazón, porque de él mana la vida».

“Guarda tu corazón: ¡eso significa estar atento! Y añadamos un ingrediente esencial: el secreto para ser vigilantes es la oración. Porque Jesús dice: ‘Estén atentos orando en todo momento’”

A lo que añadió que “es la oración la que mantiene encendida la lámpara del corazón”, añadió el Papa, “especialmente cuando sintamos que nuestro entusiasmo se enfría, la oración lo reaviva, porque nos devuelve a Dios, al centro de las cosas”.

Papa saca “látigo”
“Estad atentos porque no se puede ser un ‘cristiano adormecido’, ya sabemos que hay muchos, cristianos anestesiados por la mundanidad espiritual, sin impulso espiritual, sin ardor en la oración, que rezan como papagayos, sin entusiasmo por la misión y sin pasión por el Evangelio”, ha sostenido el papa Francisco desde la ventana a los fieles en la Plaza de San Pedro.

Repasando el Evangelio, el papa ha instado a los fieles a no permitir que su vida espiritual “se ablande en la mediocridad”.

“Y esa es una vida triste, no hay felicidad ahí”, ha avisado Francisco.

Porque esta actitud, ha señalado, lleva a “dormitar, a seguir adelante por inercia, a caer en la apatía, indiferentes ante todo excepto con lo que nos conviene”.

Loading...


Acerca del Autor

elclarin

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad