Publicidad

«Estoy poniendo mis esperanzas en la dolarización»

Bloomberg publicó un artículo donde narra la historia de algunos venezolanos que decidieron emprender una vida en el extranjero, deciden retornar a Venezuela tras la dolarización de facto

Tras el colapso de la economía venezolana el gobierno de Nicolás Maduro ha flexibilizado las regulaciones que caracterizaban al Socialismo del Siglo 21 promovido por Hugo Chávez. De esta manera, los dólares circulan libremente y ciertos sectores de la economía se han visto reanimados.

De acuerdo a un reportaje de Bloomberg la emigración ha comenzado a disminuir. Además, Nicolás Maduro está promulgando leyes para gravar las transacciones en dólares y permitir a las empresas emitir deuda en monedas extranjeras.

Carlos Viloria, es uno de los venezolanos que retornó el mes pasado. El abogado de 35 años de edad, había tenido suficientes días de 15 horas laborares y jefes abusivos en un restaurante en Argentina durante un año y medio. «Voy a encontrar un trabajo que me pague en dólares en mi país», dijo.

«Todos son signos de que, a pesar de una gira mundial triunfante que incluye una reunión de la Casa Blanca con el presidente Donald Trump, el presidente interino Juan Guaidó está más lejos de derrocar a Maduro que hace un año cuando anunció ese plan y obtuvo un amplio apoyo internacional», afirma parte de la reseña.

Ayuda de aliados

A pesar de las sanciones de Estados Unidos, el régimen las surfea gracias a la colaboración de sus aliados. Incluso adopta una versión del capitalismo de Estado al estilo chino.

«Las economías de los países que nos han ayudado son capitalistas: China, Turquía e India», dijo David Paravisini, legislador de la asamblea nacional constituyente.

«Para obtener su ayuda, se necesitan condiciones de liberalismo económico. Eso es lo que hizo China para avanzar. Es lo que tenemos que hacer», agregó.

El nuevo enfoque incluye conversaciones secretas que Maduro ha tenido con los tenedores de 60.000 millones  de dólares en bonos. Algunos de ellos estadounidenses, que ofrecen unirlos con una compañía de perforación extranjera a la que se les otorgarían los derechos de los campos petroleros como medio de recuperar su deuda.

Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo conocidas del mundo y, si este acuerdo se concreta, muchos inversores podrían obtener enormes ganancias.

Varios de los que se han reunido con Maduro recientemente dicen que tiene más confianza de lo que lo han visto en mucho tiempo. Hablaron bajo condición de anonimato.

Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, no está de acuerdo.

«¿Por qué sucede esto?», preguntó a los periodistas este jueves, refiriéndose a la dolarización y la privatización. «Porque sus espaldas están contra la pared«, respondió.

Bolívar sin valor

El dólar estadounidense se ha convertido en la moneda no oficial de Venezuela. El bolívar, la moneda oficial, se ha vuelto inútil a través de años de hiperinflación.

«Lo que vimos no fue una liberalización, sino una permisividad, y en algunos casos un marco legal que existió pero no se hizo cumplir», dijo Tamara Herrera, economista jefe de la consultora Sintesis Financiera.

«La necesidad surgió debido a la intensificación progresiva de las sanciones estadounidenses. Los nuevos decretos muestran el hambre fiscal y la naturaleza punitiva del gobierno», añadió.

La asamblea constituyente aprobó un impuesto al valor agregado el mes pasado para obtener beneficios de 70% estimado de todas las transacciones este año que se realizarán en dólares.

«Estamos haciendo esto ahora porque hay signos que apuntan a una recuperación de la economía«, dijo Jesús Faria, un legislador del partido socialista.

«Pero tenemos una economía altamente especulativa en la que los fijadores de precios, especialmente los comerciantes. Aprovechan todas las oportunidades para establecer y obtener ganancias extraordinarias, y se deben crear incentivos para la producción nacional a través de políticas más eficientes».

Maduro y la policía de precios

Esto ha significado un regreso abrupto a algún socialismo estatista. La agencia de control de precios de Venezuela dijo que inspeccionó más de 1.900 tiendas en enero.

La ministra de Comercio del régimen, Eneida Laya, dijo recientemente que 135 agentes habían sido enviados a todo el país para «poner fin a la economía especulativa».

El escrutinio había disminuido en los últimos meses. El régimen está observando de cerca nuevamente.

«Vinieron la semana pasada para decirnos que reduzcamos nuestras ganancias al 30%, lo que tuvimos que hacer, pero perjudicó nuestro negocio», dijo Maria Luisa Pereira, que vende harina, arroz y condimentos en el mercado de Quinta Crespo.

Menos venezolanos se van

Mientras tanto, menos venezolanos se van, según dos estudios electorales, Datanalisis y Delphos. En un informe de diciembre de Datanalisis, aquellos que expresaron su deseo de abandonar el país cayó a 38%, 5 puntos menos que el año anterior.

De los que han emigrado en los últimos cinco años, 17%, o aproximadamente 1 millón, han regresado durante el mismo período.

Sin embargo, Naciones Unidas aún proyecta que este año el número de venezolanos emigrantes superará a los 6 millones de sirios que han sido expulsados ​​de su tierra natal.

Ecoanalítica dice que las remesas han aumentado de 2.7 mil millones de dólares en 2018 a lo que estima serán 4.000 millones de dólares este año.

«Pongo mis esperanzas en la dolarización»

Luis Vicente León, jefe de Datanálisis, dijo que la emigración de venezolanos se ha desacelerado recientemente no solo por las nuevas oportunidades en el hogar sino también por las nuevas restricciones y la reacción xenófoba en el extranjero.

«Las barreras en esos países están aumentando dramáticamente y hacen que la salida sea más difícil, especialmente para aquellos sin visas o recursos», dijo Leon.

«Además, con la dolarización, quedarse en casa parece ser menos traumático que emigrar».

Viloria, el abogado que acaba de regresar de Buenos Aires, dijo que encontró la vida allí difícil.

«Al principio, me exigían que trabajara muchas horas, a veces 15 horas al día, y me pagaban mucho menos que el salario mínimo», dijo.

«No podía quejarme o me despedirían. No me hicieron parar durante 10 horas seguidas, solo tenía 15 minutos para comer, y muchas veces tenía que comer de pie».

Alquiló una pequeña habitación en un departamento que compartió con otros dos. También se sintió incómodo a menudo.

«Algunos de los gerentes argentinos eran xenófobos… Una vez le dijeron a un compañero venezolano que había venido de Venezuela como una cucaracha. En Venezuela tenemos fallas de agua y electricidad, pero al menos vivo en mi casa. En Argentina, es cierto que podría caminar de forma segura por la noche y hay muchos eventos culturales, pero pasé todo mi tiempo trabajando, a menudo maltratados, y el dinero no era suficiente. Estoy poniendo mis esperanzas en la dolarización».

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad